Posts sobre alimentación

La cárcel, último hogar de la tercera edad japonesa

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Asomarse al mundo de la pobreza nos hace conectar ineludiblemente con el de la marginación, entendida como forma de exclusión social, soledad, discriminación y otros muchos modos de aislamiento, como el que se desprende de la vergüenza que se siente ante el pobre, quien no suele estar presentable, suele padecer enfermedades, va mal vestido, sucio, huele mal y su presencia a nuestro lado nos incomoda, entre otras razones, porque su necesidad le arrastra, a menudo, a desestabilizar e incumplir el orden establecido, incluso con la comisión de delitos.

Japón, ¿jubilación dorada?

En Japón, la población está envejeciendo a pasos agigantados. Tanto que casi no hay recursos para atenderlos. Ante el desamparo en el que viven, algunos ancianos toman decisiones desesperadas… como ir a la cárcel. La soledad y la falta de recursos económicos son las principales razones que empujan a delinquir a este colectivo, cada vez mayor en la sociedad japonesa.

Este  grupo de delincuentes tienen alrededor de 60 años. Son arrestados por robar en tiendas y por reincidir hasta seis veces en el mismo delito. Esto ocurre en un estado donde el hurto de un sándwich de 200 yenes (1,4 €), puede generar una sentencia de prisión de hasta dos años. De esta forma, los ancianos han encontrado en estos delitos una vía por la que tener un hogar y asistencia social gratis.

Las bajas pensiones públicas, la contraprestación mensual media es de 78.000 yenes (609 euros), impiden a estos ancianos adquirir los servicios y productos básicos para sobrevivir.

Como dato significativo, por primera vez en la historia, las ventas de pañales para adultos han superado a las de pañales para bebés.

El envejecimiento de la población del país y las escasas pensiones no lo explican todo. Atribuyen este fenómeno a los cambios registrados en la sociedad nipona, mucho más individualista y dura que antes. Se ha roto la tradición ancestral nipona de reunir bajo un mismo techo a tres generaciones de una misma familia, una situación que garantizaba a las personas mayores que en la etapa final de su vida estarían bajo el cuidado de sus familiares más próximos. Este panorama ha dejado prácticamente de existir.

En los tiempos actuales, los más jóvenes abandonan el hogar familiar antes y a menudo se trasladan a otra ciudad en busca de un trabajo. Una coyuntura que provoca que las personas de la tercera edad se encuentren solas, desorientadas, aisladas de la sociedad que las rodea.

La cárcel vista como un hogar.

Los presos en Japón tienen prohibido hablar en el trabajo, solo pueden caminar en fila india, y si tienen la rara oportunidad de asistir a un espectáculo artístico deben sentarse erguidos con las manos sobre su regazo y, por lo general, no pueden aplaudir.

Restricciones que, sin embargo, pasan a un segundo plano para muchos ancianos que encuentran una seguridad y un bienestar en la cárcel. Además, en el plano afectivo, en la prisión los ancianos son prisioneros mimados, mientras que la sociedad exterior es muy dura con ellos.

Por consiguiente, ante el aumento de la población carcelaria de la tercera edad, las autoridades japonesas han decidido adecuar sus instalaciones penitenciarias. Así, por ejemplo, una planta entera de la prisión de Onomichi, cerca de Hiroshima, ha sido adaptada a las necesidades de estos reclusos.

Es difícil de asimilar que en los tiempos que corren, la gente de avanzada edad después de trabajar toda su vida y sacar el hogar y una familia adelante, tengan que recurrir a la comisión de delitos para poder tener un plato de comida y asistencia médica, bien sea porque con su pensión no les llegue o por el hecho de que no tengan a nadie que les cuide.

A nuestra sociedad se le debe poder exigir una mayor lucha y respeto para que nuestros mayores, sean de donde sean, tuvieran una buena vida después de haber luchado tanto para que nosotros, los más jóvenes, pudiéramos disfrutar de los derechos y libertades que ellos nos consiguieron.

Fuente de información

https://m.magnet.xataka.com/en-diez-minutos/los-ancianos-en-japon-que-buscan-ir-a-prision-para-no-quedarse-solos-y-pobres

 

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

03-XII-2017 Día Internacional de las Personas con Discapacidad: Un reto constante.

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

¿Sabías que…?

Según se desprende del informe elaborado hace dos años por la Fundación Adecco con motivo del Día Internacional de la Discapacidad, el 53% de los españoles admite sentir algún grado de incomodidad al relacionarse con personas con discapacidad, fundamentalmente, por desconocimiento, indiferencia, prejuicios y/o sobreprotección.

La discapacidad es aquella condición bajo la cual ciertas personas presentan alguna deficiencia física, mental, intelectual o sensorial.

La discapacidad existe, ha existido siempre y en las más diversas formas. Desde el año 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas,  instauró que cada 3 de diciembre fuese el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, fecha en que los talentos, contribuciones y capacidades de este colectivo se celebran a nivel mundial. El objetivo es promover una mayor comprensión de los derechos de las personas con discapacidad y movilizar el apoyo a la construcción de una sociedad más inclusiva.

Actualmente hay mil millones de personas en el mundo con discapacidad, de las que cerca de cuatro millones están en España. Estas personas se enfrentan a barreras físicas, sociales, económicas y a actitudes que los excluyen de participar de una forma total y efectiva como miembros iguales en la sociedad.

¿Qué nos sugiere hablar de discapacidad?

Nadie espera o desea que otra persona tenga una discapacidad, sin ser el fin del mundo, es en cambio el  comienzo de una historia que jamás soñaron escribir. Una vez dentro, te darás cuenta que es algo mucho más cercano de lo que creías, descubriendo que la discapacidad es una parte natural de la vida, con la que todos convivimos en diferentes proporciones. El secreto es simple: Aprender a enfocarte en la capacidad.

Cuando oímos la palabra discapacidad es posible que lo primero que nos venga a la mente sea una realidad que nos complica la vida, que nos hace más difícil afrontar los retos que se alzan en nuestro camino y reducen nuestras posibilidades de vivir con plena autonomía.

Esto es cierto, convivir con cualquier discapacidad exige más tiempo y dedicación en las actividades básicas de cada día y en la superación de las innumerables barreras que hemos de afrontar para acceder a la educación, al trabajo, a los servicios de salud, así como para participar en la cultura, el ocio y en cualquier actividad de nuestro barrio o de nuestra ciudad. Sin embargo, si cambiamos de perspectiva, se trata de una realidad que nos ofrece algo muy valioso: nos enseña lo mucho que podemos aprender para crear una sociedad mejor.

Participar por la libertad, desde la discapacidad, puede ser arduo, una cuesta que nos parece imposible de subir, pero es entonces cuando hemos de recordar las sabias palabras de Nelson Mandela: Todo parece imposible hasta que se hace.”

La libertad necesita una sociedad más accesible, más justa, más empática. Una sociedad capaz de reconocer el inmenso valor de la diversidad humana. Pero, sobre todo, la libertad se nutre del valor de muchas personas concretas, de muchas personas con  nombres y apellidos que a diario luchan por hacer realidad sus sueños más nobles.

Las personas con capacidades diferentes somos, hoy en día, mucho más visibles en nuestra sociedad que hace algunas décadas. Antes, a muchos de ellos, se les segregaba y no se le abrían puertas para ser realmente parte de la vida en comunidad. Hoy las cosas han cambiado, muchas personas con diversos tipos de discapacidad trabajamos, estudiamos e incluso algunas forman sus propias familias. Sin embargo, como país estamos lejos de ser una sociedad realmente inclusiva. Si bien existen leyes que promueven la integración, en la práctica aún existen un sin número de barreras que interfieren en dicho proceso. Para ir avanzando en esta dirección son fundamentales dos cosas: crear conciencia ciudadana y seguir elaborando políticas públicas orientadas a promover una inserción real.

En la actualidad, el enfoque de la discapacidad pone el énfasis en la capacidad de adaptación, es decir, en cómo lograr un adecuado ajuste entre las necesidades de la persona y sus capacidades respecto al medio en el que le toca desenvolverse. Por eso la sociedad  tiene una gran responsabilidad y, hoy en día, nadie puede sentir que el tema es ajeno a su vida.

El objetivo final de los días internacionales no debería ser limpiar la conciencia dedicando un día a un colectivo y ya está. El objetivo es totalmente opuesto, recordar a todos que las personas con cualquier tipo de discapacidad vivimos un reto diario, y vamos aún más allá, no se trata de cubrir necesidades o suplir dificultades, sino de desarrollar al máximo las habilidades y potencial de cada uno, pues ninguna discapacidad debe ser un obstáculo para llegar a ser aquello que queremos ser. Y tú, ¿Qué opinas?

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Hipersensibilidad: un trastorno cuestionado

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

El intenso desarrollo tecnológico apoyado en la emisión de ondas electromagnéticas de baja frecuencia, expone al ser humano, incluso desde el vientre materno, a los campos de baja o muy baja frecuencia cuyos efectos a medio y largo plazo desconocemos. Es muy difícil encontrar un lugar donde no exista una conexión wifi, ya sea pública o privada, por lo que si en los últimos años comenzaste a sentirte mal, puede que la culpa no la tenga un virus o una bacteria, sino que quizá internet inalámbrico tenga algo que ver.

Un causante que no se ve

¿Conocías un trastorno llamado hipersensibilidad electromagnética? Se trata de una dolencia bastante poco común, en que la persona experimenta una serie de síntomas causados por las ondas liberadas, no solo por el wifi, sino también por teléfonos móviles y casi cualquier aparato que libere este tipo de radiación.Electrosensibilidad 1

Todos estamos rodeados por un campo electromagnético en el cual circulan diferentes tipos de ondas sin que nos demos cuenta, pero quienes padecen de hipersensibilidad electromagnética sienten sus efectos, incluso cuando el nivel de radiación provocada por estas ondas es mucho menor a los máximos permitidos.

El organismo de los afectados reacciona frente a la “contaminación electromagnética” al considerarla una agresión externa, lo que se traduce en diferentes problemas de salud como insomnio, nerviosismo, fatiga crónica, mareos, cefaleas, taquicardias, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria, alteraciones digestivas, infecciones recurrentes y sensación de tristeza sin motivo. La razón por la que este trastorno es conocido como “alergia al wifi” es porque los síntomas también se notan en la piel en forma de enrojecimiento, picazón y sensación de quemazón ante las ondas, de manera similar a una dermatitis de contacto.

Consejos ante una sintomatología no enmarcada en el ámbito sanitario

En España oficialmente no está tipificada ni aceptada por el Ministerio de Salud, lo que hace que se tilde a las personas afectadas como alarmistas o hipocondríacas pero ellas ven enormemente mermada su calidad de vida, no sólo por sus síntomas físicos, sino también por los profundos cambios emocionales que suele llevar aparejados.

Es muy difícil diagnosticar hipersensibilidad electromagnética, ya que sus síntomas pueden corresponder casi a cualquier cosa y en la mayoría de los que la sufren no tienden a ser demasiado graves, pero su vida sí se ve complicada.

Todavía no se conoce ningún tratamiento que corrija la hipersensibilidad electromagnética, y se ha observado que los afectados se hacen progresivamente más sensibles a estas emisiones, por lo que lo único que pueden hacer para aliviar sus síntomas es evitar la exposición todo lo posible, tomando medidas como:

  • Solicitar que un especialista examine el hogar y lugar de trabajo para que determine las principales fuentes de radiación que podrían estar afectando, para minimizar la exposición a sus emisiones.
  • Sustituir los teléfonos inalámbricos por teléfonos fijos, y las redes wifi por conexión por cable.
  • No utilizar el teléfono móvil a menos que sea imprescindible y, en ese caso, hacerlo en zonas con buena cobertura y utilizando el altavoz para mantenerlo lo más apartado posible de la cabeza.
  • Emplear tejidos naturales y evitar los sintéticos (que favorecen la electricidad estática), tanto en la ropa de hogar como en las prendas de vestir.
  • Mantener cualquier dispositivo desconectado cuando no se utilice.

Electrosensibilidad 3

Con estas indicaciones, en muy pocos casos es necesario que quienes padecen estos síntomas se vean obligados a mudarse a lugares donde las tecnologías no estén tan instauradas.

Pese a que los síntomas pueden ser incapacitantes, quienes los padecen no cuentan con el respaldo de la comunidad científica, quien afirma que no existe una relación causa-efecto que se pueda probar, ni de la Organización Mundial de la Salud, que no lo considera una enfermedad, y lo enmarca en el campo de los trastornos psicológicos. Pese a todo, en los últimos años, jueces de todo el mundo han reconocido casos de incapacidad laboral a personas afectadas por la electro-sensibilidad.

Como ha ocurrido en otras épocas de la historia de la medicina ante nuevas enfermedades la respuesta ante el desconocimiento y es el rechazo. ¿Existe la hipersensibilidad electromagnética? La ciencia insiste en que no, pero la gente sigue enfermando. El debate está sobre la mesa.

 

Fuentes de información

https://www.ara.cat/es/Hipersensibilidad-electromagnetica-trastorno-desconocido-alza_0_1688231329.html

http://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/hipersensibilidad-electromagnetica-wifi-telefonia-movil-electrosensibles_0_460904772.html

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

“Con este tipo de hechos me ratifico: casi todo esfuerzo tiene su recompensa”

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

En nuestra apuesta, rubricada hace semanas con nuestros compañeros de Fundación Bobath, de ofrecer una oportunidad a personas con capacidades diferentes, es nuestro deseo poder seguir cooperando con distintas entidades y personas en el futuro para continuar integrando entre todos a más personas con discapacidad al mundo del empleo. Es nuestra responsabilidad como sociedad y nosotros cogemos el guante.

La incorporación de nuestra compañera Elena no es motivo de ningún cupo o ley que nos obligue, apostamos por ella por su gran capacidad y motivación. Creemos en ella, sabemos que esta andadura conjunta será un éxito para todos.

 

Elena Arranz

En palabras de la propia Elena: “El pasado Martes 17 de Enero fue un día muy especial para mí y, me atrevería a decir, que también para todas aquellas personas que pudieron estar presentes en la firma de mi primer contrato laboral.

Ilusión, nervios, incertidumbre y mucha energía positiva fueron las emociones más destacadas que sentí, tanto alrededor de la mesa como durante el resto de la jornada. Con este tipo de hechos me ratifico en que casi todo esfuerzo tiene su recompensa. Ahora, con la incorporación a Gerosol, voy a aprovechar al máximo esta nueva y deseada etapa de mi vida que afronto con responsabilidad y entusiasmo”

Sin más, bienvenida COMPAÑERA. Comenzamos!

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

“La vida a través de mis ojos” por Elena Arranz

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

A continuación os dejamos el escrito ganador de nuestro “Concurso de Relatos sobre empleo y discapacidad” que llevamos en colaboración con Fundación Bobath y su “Curso de Formación para el Empleo”.

Enhorabuena a la ganadora, Elena Arranz quien ha realizado un trabajo excelente, tanto en este concurso como en el Curso que está realizando con nuestros compañeros de la Fundación Bobath.

Gracias a Elena y a todos los integrantes del “Curso de Formación para el Empleo” por participar en nuestro concurso. De nuevo, enhorabuena a la ganadora y felicidades a los demás, ha sido una difícil decisión coronar a uno de vosotros, ¡gran trabajo!.

Disfrutad!

Elena Arranz realizando sus tareas como recepcionista en la Fundación Bobath

La vida a través de mis ojos

Sí, Parálisis Cerebral es el nombre de la lesión neurológica que me lleva acompañando desde hace tres décadas. Aunque implique necesitar ayuda para por ejemplo vestirme, comer, asearme o desplazarme a la hora de salir, soy una persona que veo esta discapacidad como una oportunidad para aprender y enseñar cosas que para la mayoría de la gente resultan insignificantes por el simple hecho de alcanzarlas  de manera automática con un “chasquido de dedos”. La paciencia, el sentido del humor y la constancia son las  principales características para poder ir superando los retos que me va proponiendo la vida.

Cuento con una familia como pocas, la cual contribuye a que las dificultades en muchas ocasiones desaparezcan y en otras tantas se hagan más llevaderas. Sin lugar a dudas, mis seres queridos son los pilares para lograr las metas que me propongo, pero también la fuerza interior que me inyecto  a mí misma cada día es fundamental.

La Parálisis Cerebral es una gran desconocida para la inmensa mayoría de la sociedad. Uno de los motivos se debe a la amplia variedad de problemas motores que entraña. Aún así, directa o indirectamente, de forma permanente tratamos de demostrar nuestras capacidades para poder jugar en una liga similar; así es como me siento a veces. Pienso que una buena manera de mejorar es actuando, no hablando, recordando que, “la silla de ruedas esta en el culo, no en la cabeza”.

El cómo y el cuándo son cuestiones que en un porcentaje elevado no dependen de ti, sino de los que te rodean ¿Cuándo o cómo haces…? Pues cuando se pueda o como se sepa. Es decir, convivir en general supone una adaptación a las circunstancias, pero cuando se tiene una diversidad funcional (discapacidad), la adaptación al entorno se multiplica, de forma que en muchos aspectos no puedes elegir lo que realmente quieres o te apetece por el escaso abanico de posibilidades que encuentras. Los estudios son un claro ejemplo, haces lo que te ofrecen, no lo que te gustaría. Este puede ser el lado más complicado de encajar, la falta de libertad y oferta para elegir: o no se tienen oportunidades o las mismas están tasadas o preestablecidas.

Indiscutiblemente, hasta que cada persona no experimenta en su piel o en su entorno cualquier limitación, resulta muy difícil querer, o más bien necesitar, que exista un profundo conocimiento e igualdad en oportunidades. Pero las barreras, tanto arquitectónicas como humanas son continuas para poder, desde dar un simple paso, hasta para acceder al mercado laboral. ¿Por qué ocurre esto? Porque vivimos en un mundo individualista, competitivo, dependiente del dinero y lleno de prejuicios, que parece que sólo disminuye un poco en determinadas fechas y entornos. En concreto, la imagen que percibo de la sociedad sobre mi discapacidad es primeramente el miedo al ver acercarse la silla. Luego, si se paran para observar, sus caras reflejan asombro, pena y condescendencia. Y por último, si dicen algo, sus conclusiones son positivas pero insuficientes. En definitiva, da la impresión de que somos “bichos raros”, se nos quiere pero no se nos incluye en el ritmo real de la vida social.

Mis sueños y deseos no creo que disten demasiado de los de cualquier otra persona que se sienta joven, con infinita ilusión por llevar a cabo su proyecto de vida. Esto significa acceder a un puesto de trabajo digno, tener opciones de independencia viables que no sea la típica residencia… y el deseo más importante es que me encantaría hacer ver a la gente, que abran los ojos, teniendo en cuenta que el corazón no tiene ninguna minusvalía para amar la vida en general, ni mucho menos a alguien en particular.       

Puedo trabajar, ¿puedo?

La búsqueda de empleo está siendo desde hace aproximadamente seis años una carrera de fondo en la cual a veces la impotencia y la resignación parece ser la meta más cercana. Aunque se trate de un tema complicado, la fuerza mental es el mayor secreto.   

En 2010 obtuve el título de Grado Medio en Gestión Administrativa en la Fundación Bobath y, gracias a ello, pude realizar unas prácticas en Repsol en el departamento de gestión laboral, desempeñando las siguientes funciones: 

  • Proceso de altas y bajas de los contratos en la aplicación de gestión laboral. 
  • Extracción de ficheros de SAP de empleados. 
  • Comunicación, seguimiento, y actualización de contratos en la web contrat@ del Servicio Público de Empleo Estatal. Verificación de la actualización de los datos. 
  • Análisis de datos y elaboración de gráficos sobre ficheros Excel de empleados temporales. 

El grado de discapacidad que tengo no me ha impedido además desarrollarme profesionalmente como auxiliar de gestión de contenidos web en la Fundación Bobath durante 5 años. Actualmente, me encuentro colaborando como recepcionista en el centro de adultos de esta misma fundación.

Esta experiencia me ha servido también para descubrir que soy excesivamente perfeccionista y que esto, a veces, incide en mi lentitud en la ejecución de tareas. No obstante, mi afán de superación y mi sentido de la perseverancia me ayudan a concluir mis tareas siempre con diligencia.

Cuando comencé la aventura de intentar hacerme un hueco en el mundo laboral imaginaba que sería una misión complicada, pero parto de la base de que nada es fácil. Ahora bien, creo que influyen varios factores: el desconocimiento de la  ley de inserción laboral de personas con discapacidad (LISMI), que establece una cuota mínima de un 2% de empleados con discapacidad para empresas de 50 o más empleados; la dificultad de encontrar personas con discapacidades compatibles con el puesto de trabajo disponible; el coste de adecuación del puesto de trabajo a la discapacidad del trabajador y un teórico mayor absentismo de nuestro colectivo.  Sin duda también la crisis económica ha agudizado esta situación.

Aun siendo tanto consciente como compresiva con lo expuesto anteriormente, resulta duro comprobar en tu piel las escasas oportunidades que se nos brinda. Estamos en constaste demostración y reinvención para, en definitiva, sentirme/sentirnos útiles e integrados de verdad en este ámbito. ¿Consideran que pido demasiado?

 

 

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.

Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Número de autorización S2941 y S5424, posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies