Posts sobre úlceras por presión

“Piel de Mariposa”: Una fragilidad extrema

Quizá el nombre no te suene en absoluto o quizá sí sepas de qué trata porque has tenido que encontrarte con este tipo de piel en tu vida o en tu entorno más cercano. La epidermis bullosa es conocida como “la piel de mariposa” o “piel de cristal” y aunque tiene un nombre bonito no es para nada agradable. Veamos que hay detrás de esta delicada condición.

Desde el nacimiento

La piel de mariposa o epidermólisis bullosa es una enfermedad rara, degenerativa y sin cura. Las personas con piel de mariposa tienen la piel tan frágil como las alas de una mariposa, y cualquier roce, por mínimo que sea (el agua de la ducha al caer, el cambio de un pañal, una etiqueta), les produce heridas que llegan a cubrir el 80% de la superficie del cuerpo.

No resulta nada fácil acostumbrarse a ver a un niño con este tipo de enfermedades. No obstante, aún es más duro para esos padres y madres que cuidan con esmero que la ropa no les haga daño, que no se hieran al jugar, que no se caigan, que no rocen nada ni sean rozados. Otro aspecto a tener en cuenta de los niños con piel de mariposa es la soledad con la que muchas familias viven esta realidad. El alto coste que implica el mantener atendidos a los pequeños como merecen y necesitan es altísimo.

Esta enfermedad implica vivir con dolor desde el mismo momento del nacimiento. Y todo porque la proteína encargada de unir las dos capas más externas de la piel, la dermis y la epidermis, no funciona correctamente.

La modificación genética como caso de éxito

La ingeniería genética ya ha podido revertir uno de estos casos, el de un niño alemán que tenía el 60% de su piel gravemente afectada por esta enfermedad. Para ello, extrajeron células de su propia piel y las modificaron genéticamente para corregir el malfuncionamiento de esta proteína. Tras este proceso, le injertaron de nuevo su propia piel crecida en laboratorio, y tras 8 meses consiguió regenerar de nuevo su dermis.

Pues bien, hoy, casi dos años después de la intervención, este niño, que entonces tenía siete años, no sólo no sufre prácticamente molestias, sino que además puede ir al colegio e, incluso, juega al fútbol, recuperado y con una piel nueva.

Más de la mitad de los afectados con piel de mariposa ha recibido un tratamiento inadecuado por parte de los sanitarios debido a la falta de conocimiento de la enfermedad, una realidad que se intentará paliar con la creación de dos centros de referencia para la atención de estos enfermos.

Se trata del Hospital Universitario La Paz en Madrid y el Hospital Sant Joan de Déu-Clínic en Barcelona, que atenderán a las entre 3.000 y 5.000 personas que se estima padecen esta enfermedad poco frecuente en España.

La solución aplicada al niño alemán ha sido extrema, ya que se trataba de un caso de vida o muerte. Es un caso muy individual ya que su variante no afectaba a las mucosas, algo que es habitual en el resto de pacientes. La solución por tanto no es universal, y habría que ver si se puede y cómo se puede aplicar en otros casos, pero cualquier paso adelante es un avance.

Fuentes de información

http://www.larazon.es/sociedad/un-nino-con-piel-de-mariposa-logra-regenerar-el-80-de-su-piel-gracias-a-una-terapia-genetica-IJ16865296

http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2017/11/08/5a03217fca4741417b8b46ce.html

Cuidados paliativos: De curar a cuidar

El envejecimiento de la población y el creciente número de personas con enfermedades crónico-degenerativas y con cáncer representan un reto importante para los servicios de salud en las sociedades desarrolladas. Muchos de estos enfermos, al final de su vida, padecen un sufrimiento intenso y precisan una atención sanitaria y social que implica a todos los ámbitos asistenciales. Los tratamientos no han conseguido revertir la enfermedad y la ésta avanza. En estos momentos la calidad de vida cobra una mayor importancia. Ante esta realidad, conoce qué opciones se presentan, qué ayudas hay y de qué manera puedes enfrentarte a esta situación.

Diferenciar entre tratamiento y cuidado paliativo

Son muchas y complejas las necesidades que se deben atender cuando nos enfrentamos con una enfermedad avanzada: desde la esfera física de la persona enferma hasta la dimensión psicológica, social y espiritual de la misma y de sus familiares. Sin embargo, la medicina actual está básicamente centrada en la atención de la esfera física, es decir, en curar siempre y cuando sea posible, al margen de la persona que padece esa enfermedad. Ahí entran en acción los equipos sanitarios que conforman los servicios de cuidados paliativos.

Estos especialistas tienen presente que la medicina puede curar a veces, aliviar la mayor parte de las ocasiones y debe consolar siempre. De ahí que su prioridad sea aliviar el sufrimiento tanto del paciente como de sus familiares. Los profesionales de cuidados paliativos identificarán y tratarán de forma temprana e impecable tanto el dolor físico, como los problemas de índole psicológica, del entorno socio-familiar e incluso las necesidades espirituales, independientemente de que haya o no presencia de creencias religiosas. El enfoque de la atención integral va dirigido siempre al binomio paciente-familia proporcionando la mejor calidad de vida posible.

 

Inicialmente, los cuidados paliativos se plantearon para ayudar a los enfermos con cáncer, sin embargo, su uso se ha extendido hacia una infinidad de enfermedades crónicas y degenerativas. Los cuidados paliativos son aplicables de forma precoz en el curso de la enfermedad y no excluye a otros tratamientos activos, como pueda ser la quimioterapia o la radioterapia en el supuesto de los enfermos con cáncer avanzado. Por tanto, es erróneo pensar que los cuidados paliativos se aplican cuando “ya no hay nada que hacer” por la persona enferma. Esto sí ocurre con los tratamientos paliativos, los cuales comienzan después de que se suspende el tratamiento de la enfermedad y cuando es claro que la persona no va a sobrevivir a ella.

El objetivo de los cuidados paliativos es tratar los síntomas apremiantes, como el dolor, las dificultades para respirar o las náuseas, entre otros. Recibir cuidados paliativos no implica necesariamente que uno se esté muriendo.

Muchas veces, los especialistas en cuidados paliativos trabajan como parte del equipo multidisciplinario para coordinar el cuidado médico. Este equipo de cuidados paliativos puede estar formado por médicos, por enfermeras, dietistas titulados, farmacéuticos y por asistentes sociales, incluso psicólogos o sacerdotes del hospital. Los especialistas en cuidados paliativos pueden recomendar a los médicos de atención primaria cómo controlar el dolor y otros síntomas en sus pacientes.

Hay que tener en cuenta que cuando el equipo de cuidados paliativos entra en acción para atender a un enfermo terminal y a su familia, se pueden producir dos tipos de situaciones. En ocasiones, puede que algunos procesos de estos enfermos hayan sido rápidos, lo que supone un duro golpe para el afectado y sus seres queridos, pero otras veces puede que hayan llegado a esta situación tras varios años de un lento e inexorable deterioro, lo que entraña un gran desgaste para el cuidador.

El entorno es clave para el enfermo

Lo lógico es que, por una parte, sea el profesional (el médico, oncólogo, neurólogo…) que está en contacto constante con el enfermo y sus síntomas quien decida derivarlo a cuidados paliativos para controlarlo. Otras veces, los familiares, que ven a su ser querido sufriendo, con dolor, sin dormir y que no responde bien al tratamiento, son quienes buscan aliviar sus síntomas. Es importante que se tome conciencia de que los cuidados paliativos están ahí y que son un derecho que tiene toda la población. Ante una situación avanzada, el enfermo y su familia pueden pedir ser atendidos por especialistas de cuidados paliativos.

Cuando llega el momento de dar cuidados especializados a un familiar en condiciones delicadas, nuestra primera idea es hospitalizarle, para que este pueda recibir la atención que necesita por parte de profesionales. Sin embargo, la hospitalización no es siempre la mejor respuesta a esta situación. Al contrario, elegir hospitalizar al paciente terminal puede ser una medida altamente contraproducente.

Los hospitales, clínicas y otros centros de cuidado médico están estrechamente relacionados con el sufrimiento humano y otras emociones de notable connotación negativa. Asimismo, los pacientes que están hospitalizados suelen sufrir la soledad a un nivel mucho más elevado, al compartir menos tiempo con familiares y amigos. Esto implica un importante riesgo de depresión y dolor emocional. Sin embargo, estar en casa implica un ambiente familiar, en el cual no hay reglas institucionales y otros factores que suelen ser decisivos en condiciones de hospitalización. Asimismo, el paciente terminal no ve a otros pacientes, los cuales probablemente estén sufriendo, impresiones que resultan muy negativas para la persona.

Dejar de ser autónomo y comenzar a dar problemas a la familia es uno de los mayores miedos de nuestro tiempo. Nos hemos convertido en una sociedad en la que le damos sentido al ser humano en función de lo que es capaz de hacer. Los objetos, incluso los animales, sí tienen un valor económico pero las personas tenemos algo más y es que nuestra propia existencia vale por sí misma Hay que recordar que la vida es como un círculo: de la misma manera que nacemos sin poder valernos por nosotros mismos es posible que muramos de igual forma. Por tanto, morir es igual de importante y tenemos que ayudar a que esa persona se sienta querida hasta el final, que sepa que no está sola y que las personas que deja atrás se quedan lo mejor posible.

 

Fuente de información

http://www.lavanguardia.com/salud/medicina-familia/20140520/54408131228/cuidados-paliativos-final-vida.html

http://www.20minutos.es/noticia/3160380/0/enfermos-terminales-quieren-recibir-cuidados-paliativos-casa/

Atención de la salud emocional en personas mayores: la desatención de los afectos

Fuente:http://www.serpentinasenior.com

Fuente:http://www.serpentinasenior.com

Durante demasiado tiempo hemos confundido lo urgente con lo importante, el tener con el ser y lo superfluo con lo necesario. Sólo a partir de este reconocimiento podemos disfrutar de la vida con plenitud, a cualquier edad y bajo cualquier circunstancia.

Los avances en el campo de la medicina nos han regalado años de vida pero sabemos que lo saludable va más allá del control de la glucosa. Mientras dilatábamos la vida desatendíamos el mundo de las emociones, olvidando que las emociones siempre se manifiestan fisiológicamente con distinto grado en nuestro sistema inmunológico, respiratorio, digestivo, la tensión sanguínea o el ritmo cardiaco.

Y en esa desmemoria, hemos olvidado a las personas mayores en la atención de la salud emocional.

Es de ‘vital’ importancia considerar a las emociones como fundamentales para el un bienestar saludable y satisfactorio. Algunos estudios determinan que el sistema nervioso central y el inmunológico se comunican. Esto quiere decir que las emociones y el cuerpo no están separados sino muy interrelacionados. Tan interrrelacionados como la sociedad en la que creemos y por la que trabajamos, solidaria e intergeneracional.

Los seres humanos somos cuerpo, mente y afectos. Estas tres dimensiones unidas forman una realidad única, cada persona; y es preciso mencionar que la dimensión emocional carece de fronteras definidas. De hecho todo lo que nos pasa y toda la información que manejamos, sea cual sea su origen, tienen un “tinte afectivo”, y esto siempre nos provoca cambios en nuestro humor y descontrol emocional.

Con Serpentina Senior hemos venido a colorear los años, a poner en valor la experiencia, a regalarnos esperanza para nuestra propia vejez y sobre todo, a corresponder de una forma más humana al colectivo más generoso y agradecido, el de las personas mayores.

Hace años que apostamos por aquella idea. Regalar vida. Por entonces nuestros socios eran los miedos internos de emprender en plena recesión y las voces cercanas que nos decían que sería un disparate; pero para nosotros lo que de verdad era un sin sentido era continuar trabajando sin pasión para otros y seguir regalando marcos de plata, corbatas o figuras de porcelana a aquellos que ya les sobraba todo.

#RecordamosJuntos ahora las palabras de la señora Amparo (ya fallecida): “Hoy no tenía ni ganas de levantarme pero desde que habéis venido, se me han quitado todos los males”. Éste y otros tantos testimonios, son la prueba palpable de que las emociones positivas nos ayudan a superar una enfermedad, la dependencia o cualquier situación de desánimo.

Fuente: http://www.digital-magazine.org/fiestas-mayores/

Fuente: http://www.digital-magazine.org/fiestas-mayores/

Francisco Olavarría Ramos
Director de Cuentas

Serpentina Senior ©. Agencia de Eventos Sorpresa para la Tercera y la Cuarta Edad.
Nunca es Tarde para Celebrar la Vida!

Página web: www.serpentinasenior.com

Facebook: https://www.facebook.com/SerpentinaSenior

Twitter: @Sr_Serpentina

Stop a las úlceras por presión hoy y siempre

¿Tienes a una persona dependiente en casa que está inmovilizada? Seguro que ya sabes que tienes que tener mucho cuidado con las úlceras por presión, más conocidas como llagas, escaras o úlceras por decúbito, lesiones que afectan a la piel y que pueden también afectar al hueso, músculo o estructuras de sostén.

stop-uppEstudios realizados por expertos señalan que, fundamentalmente, se trata de un problema de salud que afecta a los mayores (84%), aunque también a otras personas como neonatos ingresados y lesionados medulares. Hoy, queremos, coincidiendo con el Día Internacional Stop a las Úlceras por Presión concienciar a todos de la importancia de su prevención y cuidado.

Además, queremos facilitarte algunos consejos y recursos para facilitarte tu labor. No debes olvidar que tienes que examinar bien la piel y tenerla limpia y seca. Si la persona dependiente no se puede mover tienes que facilitar que pueda cambiar a menudo de posición. También tienes que cuidar su alimentación.

El Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP) cuenta con un canal de YouTube que te guiará en los cuidados. Además, ha elaborado una Guía para la prevención, diagnóstico y tratamiento de las úlceras por presión que da respuesta a toda tus dudas.

Si además necesitas ayuda de profesionales no dudes en ponerte en contacto con nosotros que estudiaremos de forma detenida al paciente y su entorno. Así, daremos respuesta de forma adecuada e individualizada a tu situación. Cuéntanos en qué podemos echarte una mano.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.

Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Número de autorización S2941 y S5424, posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ACEPTAR

Aviso de cookies