Posts sobre cuidados sanitarios

Neumonía: Esfuerzo hasta para respirar

Descienden los termómetros y llegan las enfermedades más frecuentes asociadas al invierno, como la gripe, catarros, bronquitis o faringitis, que afectan principalmente a las vías respiratorias y otras más graves como la neumonía. De hecho, en los adultos de más de 65 años, los casos de neumonía se dan con más frecuencia debido a que tienen una menor reserva respiratoria y una capacidad inmunológica disminuida, siendo una afección muy grave que puede tener consecuencias peligrosas.

Infección a nivel pulmonar

Los pulmones están formados por unos pequeños “sacos” llamados alveolos que, en el caso de las personas sanas, se llenan de aire al respirar. La neumonía o pulmonía son términos que se refieren a la infección de uno o ambos pulmones, causada por virus, bacterias, hongos o parásitos. Estas infecciones vienen acompañadas de una gran respuesta inflamatoria sobre el pulmón, que deriva en un proceso respiratorio doloroso y una limitación en la absorción de oxígeno.

La infección puede desarrollarse a través de tres vías distintas: por aspiración desde la nariz o la faringe, por inhalación o por vía sanguínea. El mecanismo más frecuente es la aspiración de microorganismos desde las vías respiratorias más altas, como boca y nariz.

No existe un cuadro único de signos y síntomas que se ajuste en todos los pacientes, pudiendo variar en función de la edad, la condición médica anterior y el agente infeccioso individual. No obstante, las manifestaciones típicas son tos, expectoración, falta de aire, fiebre o dolor torácico, aunque también puede desarrollarse confusión, somnolencia, caídas o deterioro funcional entre otras posibilidades.

También es importante remarcar que la neumonía como tal no es contagiosa, pero los virus y las bacterias que la provocan sí. Esto significa que por estar en contacto con enfermos de neumonía no necesariamente tendremos esta enfermedad, sino que podemos desarrollar otros síntomas relacionados con afecciones respiratorias como congestión, dolores de garganta, tos…

Una atención extrema y un tratamiento adecuado.

El tratamiento que se utiliza para combatir la neumonía es a base de antibióticos y antivirales, pero siempre adaptándose a la gravedad de cada paciente. Todos los pacientes, tratados en casa o en el hospital, deben tener especial cuidado de sí mismos durante el período de convalecencia. Esto incluye descansar adecuadamente por la noche y echar una siesta durante el día, si es necesario.

En los casos más leves el paciente puede permanecer en su domicilio, pero en casos más severos, bien por la condición del paciente que lo tiene, la gravedad de la neumonía o incluso la situación social, puede ser necesario un ingreso hospitalario.

Ayer, día 12 de noviembre se celebró como cada año el Día Mundial de la Neumonía. Con esta efeméride se quiere llegar a todos los públicos en general para sensibilizar y dar a conocer la enfermedad, que a lo largo del año se lleva la vida de muchos niños y adultos mayores.

En Gerosol Asistencia, nos preocupamos y trabajamos por el bienestar de nuestros mayores con esta patología u otras. Por eso, creemos que en casa es muy importante mantener todas las indicaciones, utilizando todos los medicamentos recetados por el médico. Además de esto, es necesario tener otros cuidados para acelerar el tratamiento como evitar salir de casa durante todo el tratamiento; beber alrededor de dos litros de agua al día, para evitar la deshidratación; evitar usar medicamentos para la tos sin indicación del médico y vestir ropa adecuada a la temperatura, evitando cambios bruscos.

La neumonía constituye un problema actual y un reto futuro. Este objetivo puede ser utilizado por los profesionales que participan en la asistencia de esta afección en cualquier nivel de atención. Su aplicación pudiera mejorar la atención médica, disminuir la letalidad, los costos y mejorar la calidad de vida.

Fuente de información:

http://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/PuestaDia/Cursos/3400?ver=sindiseno

Hipoglucemia: una mochila pesada, pero controlable

Nuestro organismo necesita glucosa para afrontar con energía el día a día. Sin embargo, los niveles de azúcar en sangre fluctúan, y en ocasiones lo pueden hacer de manera drástica, lo que puede suponer una preocupación. Por ello, es importante controlar el nivel de glucosa en sangre, y conocer los síntomas de una bajada excesiva de glucosa, conocida como hipoglucemia, y cómo actuar ante este hecho.

Un correcto control del nivel de glucosa

Tras una comida, en un correcto funcionamiento metabólico, la glucosa ingerida se absorbe en el torrente sanguíneo y se transporta a las células del cuerpo. La insulina, una hormona producida por el páncreas, ayuda a las células a usar la glucosa como fuente de energía. Cuando una persona ingiere más glucosa de la necesaria, el cuerpo almacena el exceso en el hígado y en los músculos (glucógeno), aunque también se puede convertir en grasa que se almacena en las células grasas, y que se utilizará como recurso energético a largo plazo.

Sin embargo, los diabéticos ven afectada esta función metabólica de la insulina, por lo que el consumo de glucosa o de productos muy ricos en hidratos de carbono debe reducirse. Las bases del tratamiento de la diabetes son la dieta, el ejercicio y la medicación, y algún fallo en el control de estos tres factores puede conllevar que los valores de glucosa en sangre desciendan por debajo de 70 mg/dL, el límite establecido para la hipoglucemia.

Los síntomas de la hipoglucemia tienden a aparecer con rapidez y pueden variar de una persona a otra. Generalmente se perciben los síntomas característicos de forma clara, como sudor frío, temblor, mareo, palpitaciones, falta de coordinación y visión borrosa.

El grado de afectación de la hipoglucemia puede variar, yendo desde leve, en el que el paciente nota los síntomas y es capaz de tratarse por sí mismo, hasta grave o muy grave, donde puede necesitar ayuda externa o incluso perder la consciencia. Por tanto, el conocimiento de la sintomatología puede ayudar a una rápida intervención mediante la ingesta de azúcar, frenando así la evolución de esta patología y recuperando los niveles normales de glucemia.

Aprender a reaccionar ante los niveles hipoglucémicos

Una primera intervención consiste en la ingesta de glucosa a través de alimentos ricos en azúcar, como medio vaso de refresco, o zumo de fruta o una cucharada de miel. Tras 15 minutos, se debe comprobar el nivel glucémico, y si sigue bajo ingerir de nuevo las mismas cantidades hasta conseguir alcanzar la cifra de 70 mg/ml. Una vez corregida la situación, es recomendable el consumo de 10 a 15 gramos de hidratos de carbono de absorción lenta, como galletas, pan o pasta.

Si, por el contrario, la situación no evoluciona adecuadamente y la persona llega incluso a perder el conocimiento, estas serían las pautas de actuación por parte de las personas a su alrededor:

Revisar si el paciente porta algún identificador sobre una posible enfermedad diabética o relacionada con hipoglucemias repetidas. Si es así, lo siguiente sería administrarle bebidas o alimentos azucarados, pero solo debemos hacerlo si el paciente puede tragar sin riesgo. Pero si el paciente no se encuentra en situación de poder tragar o ingerir alimentos sólidos o líquidos, hay que solicitar con urgencia asistencia sanitaria para que los profesionales adecuados procedan a administrarle glucosa intravenosa y glucagón, que es la hormona encargada de revertir rápidamente la situación.

Quizá este sea el punto más determinante en el control de la hipoglucemia, y en muchas ocasiones, al que menos atención se le presta. La educación diabetológica y la tecnología bien utilizadas, consiguen hoy en día reducir significativamente el riesgo de hipoglucemia. Sin embargo, a pesar de esto, el miedo a la hipoglucemia sigue siendo una barrera en muchos casos. Por eso, atender a los aspectos psicológicos y emocionales de la persona con diabetes mediante apoyo profesional es la clave en la mayoría de los casos para conseguir un buen control glucémico y una mejor calidad de vida.

Si no tienes diabetes, pero padeces episodios recurrentes de hipoglucemia, comer pequeñas raciones de comida a lo largo del día es una medida temporal para evitar que bajen mucho tus niveles de azúcar en sangre. No obstante, este enfoque no es una estrategia recomendable a largo plazo. Trabaja con tu médico para identificar y tratar la causa oculta de la hipoglucemia.

Vivimos en un mundo lleno de paradojas. En la salud y en la diabetes, también. Cuando pasas el día con la mochila de la diabetes la observas y aprendes a tolerarla se ve de otro color este problema.

Personas mayores abandonadas en hospitales

Lamentablemente la violencia puede ocurrir en todos los escenarios de la vida. Hay, sin embargo, algunos contextos en los que ocurre con mayor frecuencia. El primero de ellos es, obviamente, la guerra. Pero el segundo, mucho más llamativo, es la familia, una estructura que, basada teóricamente en el amor entre sus miembros, parece que debería estar libre de conductas dañinas. Sin embargo, los casos de maltrato se suceden dentro de los núcleos familiares, una cuestión que en España que no había sido analizada con la profundidad que su gravedad merece hasta la actualidad.

Recordemos que la violencia consiste en una acción, por ejemplo, pegar o insultar a alguien. Pero también puede ser tipificada como violenta aquella conducta en la que se desatiende la obligación de dispensar los cuidados necesarios a una persona, cuando ésta presenta una dependencia. Esta última clase de violencia es la denominada “negligencia” o “abandono” y se trata de una forma de violencia muy presente en los casos de maltrato de personas mayores en la familia. ¿Pero cómo hemos llegado a esta situación de abandono de nuestros mayores?

No hay justificación válida para el abandono

A medida que nuestro país va envejeciendo, comenzamos a ver, con más asombro que frecuencia, cómo algunos de nuestros mayores son abandonados en centros geriátricos y hospitales. Los familiares responsables del ingreso del anciano en el centro, desaparecen cuando reciben la notificación de que tienen que recogerle de nuevo, o sencillamente alegan que no pueden hacerse cargo por falta de tiempo o exceso de trabajo.

Una justificación cada vez más común en el abandono de ancianos está relacionada con la falta de recursos y las deficiencias económicas del núcleo familiar, que considera que aunque en soledad, sus familiares podrán al menos comer y pasar la noche calientes. Este fenómeno incluso puede ser fruto de la evolución de la población de nuestro país, ya que es cada vez más mayor, aunque a estos motivos debemos añadir otro más, como es la evidente falta de valores en la sociedad actual.

Por sus cabezas jamás se les hubiera pasado que un día ellos serían los protagonistas de una historia de soledad y abandono, pero así ha sido. Se trata de trece ancianos que permanecen abandonados por sus familiares en el Hospital General de La Palma. Una cifra tras la que se esconden hombres y mujeres en plena vejez y sin patologías que obliguen a un ingreso hospitalario, algunos de ellos en procesos de depresión y todos víctimas de una profunda tristeza por la situación que les ha tocado vivir. Los perfiles más habituales son las personas de entre 75 y 85 años.

En casos como éstos, la labor del personal sanitario pasa en muchos casos a ser asistencial y hasta de acompañamiento y ayuda emocional. Pese a todo, ello no puede suplir la enorme decepción que les sobrecoge, aunque sigan defendiendo que lo más importante es la familia.

Sin el respaldo de la justicia

A la hora de ingresar a una persona en el hospital hay un trámite legal que se puede seguir, sin embargo para dar un alta los médicos se encuentran desamparados ante la ley. El profesional puede forzar un ingreso por orden judicial yendo a un juzgado de guardia, pero al contrario es un problema, porque si la familia se niega, no hay nada que hacer. Si el médico, por ejemplo, lo lleva a una residencia por su cuenta, la familia le puede denunciar. Este es un problema muy serio que requiere de un abordaje social, jurídico y político urgente.

Cuando se produce un abandono en el hospital, las soluciones son diversas, dependiendo de la situación. Generalmente se les traslada a un centro de mayores o se les facilita asistencia a domicilio. Sin embargo, hay ancianos que no tienen un entorno que pueda apoyarle y otros casos en los que se carece de una vivienda digna o que no cumple las condiciones necesarias para habitarla.

Las denuncias ante la Fiscalía por abandono no suelen tener éxito debido a que dicho delito no está lo suficientemente tipificado en el Código de Derecho Penal. De hecho, dado que los ancianos siguen siendo atendidos en los hospitales, no se produce un abandono real.

En Gerosol Asistencia trabajamos por tu calidad de vida y la de los tuyos

Debemos trabajar como sociedad, con más ahínco, en el fortalecimiento de nuestros valores. Vienen tiempos diferentes, pero lejos de que este sea el cambio que tenemos que vivir, comprometámonos a trabajar, para convertir el envejecimiento en una oportunidad, en lugar de un problema.

Electrodependencia: Demos luz para seguir viviendo

¿Qué es y qué implica ser electrodependiente?

Electrodependencia es una condición de ciertas personas que, por una deficiencia en su salud, requieren de la utilización de un dispositivo eléctrico con suministro constante y en niveles de tensión adecuados Si dicho dispositivo se apaga o falla, las consecuencias pueden ser fatales.

Estas personas necesitan la electricidad para vivir. Y no nos referimos a que, como cualquiera de nosotros, viven en hogares en los que un apagón nos deja sin posibilidad de cocinar, alumbrarse o conservar los alimentos. Hablamos de personas que viven conectadas a una máquina porque, de no ser así, morirían en poco tiempo. Personas cuya factura eléctrica se ve multiplicada y que, si no quieren que un apagón resulte mortal, se tienen que comprar equipos autónomos. Lamentablemente, esto no siempre es suficiente para asegurar la vida de estas personas.

La electrodependencia y su desamparo

A pesar de la especial vulnerabilidad de estas personas, en España no existe ningún tipo de ayuda, ni existe ningún tipo de garantía de que el suministro no se cortará en su domicilio en caso de fallos en la red eléctrica o impago. En otros países, en cambio, se reconocen derechos especiales a los pacientes electrodependientes. Sin embargo, la desinformación de la población hacia estas ayudas y la mala gestión de las mismas sigue costando vidas inocentes. Este es el caso de Argentina, donde el pasado mes de junio, un corte de luz acabó con la vida de Valentino Ladislao, un niño argentino de cinco años con parálisis cerebral, conectado a un aparato que le permitía respirar.

 

La vida del pequeño Valentino nunca fue fácil. A los dos años un accidente doméstico le provocó la parálisis cerebral que padecía después de que su hermana mayor rompiese una ventana y un cristal acabase incrustado en su corazón. Desde entonces, el menor dependía de aspiraciones periódicas de la mucosidad que se acumulaba en sus pulmones y comenzó a necesitar un concentrador de oxígeno. El verdadero drama, sin embargo, comenzó el pasado lunes 18 de junio cuando la empresa de electricidad, Edesur, comenzó a realizar interrupciones de suministro en su barrio, al sur de Buenos Aires. Edesur asegura que la interrupción del suministro fue programada y que no les constaba en sus informes que hubiera una persona con esa dependencia allí, punto que su madre desmiente. Ésta asegura que intentó contactar con ellos telefónicamente, pero le dijeron que no podían darle información porque era deudora y fue cuando avisó de que el niño podía morir sin electricidad. Además, no era la primera vez que le cortaban la luz. La deuda de la familia es de 60.000 pesos argentinos (1.900 euros). Siguiendo el consejo de los médicos, la madre se resistió a llevar al niño al hospital dada la fragilidad de su salud y a que había, según explica, un brote de bronquiolitis que podía ser letal para su hijo. Valentino, estuvo en total 14 horas sin electricidad hasta que falleció. Alrededor de las 20:40 horas volvió la luz, volvieron a aspirarle, pero ya era tarde: a la media hora dejó de respirar. En ese momento, sus padres decidieron gastar el último cartucho y, finalmente, llevarlo al hospital, donde únicamente pudieron confirmarles el fallecimiento del pequeño por un paro cardiorrespiratorio.

En Argentina existe una legislación, vigente desde el año pasado, que protege a personas electrodependientes y que garantiza el servicio eléctrico gratuito en sus hogares. Para ser beneficiarios, es necesario inscribirse en el Registro de Electrodependientes, lo que obliga a la empresa a bonificar el consumo eléctrico y entregar al hogar una fuente alternativa de energía. Sin embargo, sólo 300 personas se han registrado hasta la actualidad y han logrado el beneficio de suministro gratuito. La madre de Valentino, al igual que otros muchos familiares de pacientes electrodependientes, desconocen los detalles de la legislación y por eso no inician el trámite para inscribirse.

La pérdida de Valentino fue consecuencia de una larga cadena de responsabilidades que falló y se cobró una vida inocente. La Asociación Argentina de Electrodependientes (AAE) exige al Gobierno que dé a conocer a la población la Ley aprobada en 2017, que protege a los electrodependientes, con el fin de no tener que lamentar más casos como el mencionado. Por su parte, en España, varias familias de pacientes electrodependientes se están movilizando para conseguir el amparo del Gobierno al igual que ha ocurrido en Argentina.

Fuente de información:

https://www.lasexta.com/noticias/sociedad/muere-menor-paralisis-cerebral-electrodependiente-corte-luz-provocado-compania-electrica-causa-deuda_201806255b30f9380cf2a314954889c2.html

Entrevista a Silvia Sierra “Conocer la demencia, es clave para poder ayudar a las familias”

En primer lugar, le agradecemos sinceramente a Silvia Sierra, Coordinadora del Servicio de Información y Orientación en la Asociación Benéfica Geriátrica, su tiempo y dedicación al acercarnos de manera profesional y sencilla algunos aspectos sobre la enfermedad de la demencia en nuestros mayores, que tanto nos importan.

Además, imaginamos que estaréis ultimando los preparativos de la jornada “Demencias en personas mayores: un desafío desde el Trabajo Social”, prevista el próximo 31 de mayo. Por ello, reconocemos el esfuerzo añadido, atendiéndonos.

Sin más demora, a continuación, podéis leer las interesantes palabras de Silvia sobre demencia y la importancia que la figura del trabajador social. Esperamos que os guste.

¡Comenzamos!

Cuestionario jornada sobre demencia

1 ¿A qué se dedica la Asociación Benéfica Geriátrica? ¿Cómo nace su puesta en marcha?

 ABG es una entidad sin ánimo de lucro formada por un equipo de trabajadoras sociales que se dedican al asesoramiento gerontológico.

 La Asociación Benéfica Geriátrica nació hace 20 años con el objetivo de defender y promover los derechos de los mayores, sobre todo de aquellos en situación de vulnerabilidad social.

2 ¿Cómo se puede saber cuándo una persona debe dejar de trabajar, conducir, vivir de manera independiente u ocuparse de la economía doméstica a causa de padecer demencia?

Cuando aparecen síntomas que indican que la persona no pueda ser autónoma para las ABVD (actividades básicas de la vida diaria) o actividades instrumentales, y es un riesgo para su vida y la de las personas que la rodean. Los casos en los que todavía no hay diagnóstico de demencia, son los más difíciles porque las familias no saben que recursos elegir para el mejor cuidado de la persona mayor.

3. Según la ABG ¿Qué supone la demencia en las personas mayores?

Es una enfermedad que afecta a más de cincuenta millones de personas en todo el mundo, y cada año se detectan 10 millones de nuevos casos.

 La demencia supone pérdida de capacidad en la persona mayor y deterioro de las facultades mentales. Es un problema para las familias, ya que no saben cómo afrontar los cuidados. La creación de recursos que apoyen al mayor y a sus cuidadores es uno de los retos que tiene la Administración y las entidades del sector sociosanitario, las cuales luchan para cuidar no solo a los mayores, si no a sus cuidadores. Conscientes de la importancia de la Demencia, que plantea su abordaje, ABG organiza esta jornada en la que diferentes profesionales del ámbito del trabajo social y gerontológico profundizarán en el tratamiento de las demencias en las personas mayores.

4. ¿Cuáles son las principales labores de un trabajador/a social frente a la demencia?

Las principales funciones del trabajador social serían la intervención social y el apoyo a las familias.

La intervención social se realiza a través de la recepción de la demanda, mediante una entrevista con la familia y una visita domiciliaria. De ese modo el trabajador social puede conocer la situación y realizar un diagnóstico de la situación, para después diseñar su intervención.

 Conocer la enfermedad, es clave para poder ayudar a las familias. Al trabajar día a día con esta problemática, el trabajador social debe saber los recursos y coordinarse con otros profesionales del ámbito sociosanitario.

5. El próximo día 31 de mayo se celebrará la jornada sobre demencia ¿Qué objetivos persigue la Asociación Benéfica Geriátrica con esta convocatoria?

 El objetivo principal es profundizar en el tratamiento de las demencias en personas mayores y el abordaje desde el Trabajo Social.

 Conocer los diferentes recursos, trabajar desde el equipo multidisciplinar y ayudar a las familias son importantes para el cuidado de la enfermedad.

6. Desde la ABG ¿consideráis que la sociedad actual estamos preparados para convivir con una persona mayor demenciada

Consideramos que no estamos preparados, porque no conocemos la enfermedad y porque es muy difícil afrontarla. Admitir que esa persona dejará de ser la misma que uno conoció, que confundirá días, horarios y nombres, y que tal vez necesite ayuda hasta para las tareas más elementales genera sentimientos difíciles de sobrellevar. Y aunque la enfermedad no tiene siempre la misma evolución y cada persona es un mundo los temores, la preocupación y el cansancio hacen mella tanto en las personas enfermas como en los cuidadores.

Si queréis poder consultar cómo ha ido la Jornada en los siguientes enlaces:

“Preservar la dignidad de la persona, como un pilar principal en su tratamiento”, pasando por una gestión eficiente y eficaz de los recursos, fueron algunos puntos destacados y tratados durante las Jornadas…

http://www.abgmadrid.com/blog-abg/2018/6/1/jornada-abg-preservar-la-dignidad-de-las-personas-con-demencia-ha-de-ser-el-pilar-principal-de-su-tratamiento-y-cuidados

Así como la entrada con el material de las ponencias:

http://www.abgmadrid.com/blog-abg/2018/6/4/jornada-abg-presentaciones-de-teresa-merlo-rubn-yusta-y-marta-candel

 

Una vez más, te damos las gracias por compartir con nosotros tu experiencia profesional sobre este aspecto nos ocupa.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!