Posts sobre Diabetes

Acompañamiento médico: obesidad, una realidad incomoda

En el pasado, el concepto de “gordura” se relacionaba más con la salud que con la enfermedad. Un chico gordito era un chico sano y bien alimentado, un marido gordo era un hombre feliz, y una embarazada tenía que comer por dos para llevar adelante un buen embarazo.

Las modas cambian, y ahora es la gente delgada la que está de moda. Sin embargo, no todo queda en una cuestión de gustos ya que, en los últimos años, la obesidad ha dejado de ser un problema exclusivamente estético y ha traspasado la barrera de la salud y la sanidad, al convertirse en una auténtica epidemia a escala mundial que requiere ingentes recursos humanos, técnicos y económicos para combatirla.

Graves consecuencias de la obesidad sobre la salud

La obesidad es un trastorno metabólico y multifactorial complejo que suele iniciarse en la infancia o en la adolescencia, que tiene su origen en una interacción genética/ambiental y que consiste en tener una cantidad excesiva de grasa corporal de un individuo por encima de unos patrones determinados en base a su altura, su talla y su complexión física.

A corto plazo, las consecuencias del exceso de peso parecen lejanas o carentes de importancia; un problema de estética, una limitación menor de la movilidad. Pero los expertos coinciden en que los efectos más graves en los que deriva la obesidad son a largo plazo. Hablamos de patologías como la diabetes, la hipertensión, complicaciones cardiovasculares e incluso algún tipo de cáncer.

Según la Organización Mundial de la Salud, entre 1975 y 2016, la prevalencia mundial de la obesidad se ha casi triplicado. Solo en 2016, 340 millones de niños y jóvenes tenían problemas de sobrepeso y obesidad. Por si todo esto fuera poco, en personas mayores va alterando la función de distintos órganos, como el hígado, y deteriora la musculatura, haciendo que se pierda movilidad. Y es que la acumulación de peso suele aumentar en detrimento de la masa muscular, por lo que la persona mayor se ve cada vez con menos fuerza para mover y sostener su cuerpo y se entrega al sedentarismo. Por supuesto, estas tendencias afectan también a España.

Por desgracia, nuestra sociedad parece haber aceptado que el aumento de peso es la consecuencia inevitable de vivir en un lugar con fácil acceso a las calorías y en el que la actividad física desempeña una función cada vez menor en nuestra vida privada y profesional. Pero no tiene por qué ser así.

Conocer qué comemos y cuánto comemos

Nos alimentamos entre 3 y 5 veces al día, por lo que es necesario conocer qué nos llevamos a la boca. Se sabe que la alimentación consiste en un aporte calórico y de nutrientes, pero no todas las calorías son iguales. Necesitamos ciertos nutrientes esenciales y el aporte calórico debe proceder de todos los grupos de alimentos, carbohidratos, grasas y proteínas, pero la proporción entre ellos debe estar dentro de unos valores. Sin embargo, la información es muy extensa, y en ocasiones es fácil que nos lleve a equívocos. Por esta razón, se han creado estrategias para ayudar al consumidor. Recuerda que en las dietas es recomendable que haya acompañamiento médico.

Entre ellas, está la creación de un nuevo código de etiquetado denominado Nutriscore. Este “semáforo nutricional” se podrá ver en los supermercados en breve, y nos dará una idea sobre la calidad nutricional del alimento en cuestión, valorando con el color verde los de mejor calidad y de color rojo los menos adecuados para su consumo. Este nuevo sistema de etiquetado está siendo utilizado de manera voluntaria por la industria, aunque no se descarta que pase a ser obligatorio con el tiempo. Es importante destacar que la comparación entre los códigos de colores debe realizarse entre alimentos del mismo grupo.

Además, pese a las ayudas para conocer el alimento procesado y saber la conveniencia de su consumo, siempre es altamente recomendable el consumo de alimentos frescos, si puede ser de temporada, como fruta, verdura, carnes y pescados.

Sabemos que la obesidad tiene consecuencias importantes para la salud y que además puede ser un estigma, ya que empeora la calidad de vida, impidiendo que te manejes bien en situaciones cotidianas. Resulta más difícil encontrar ropa de tu talla, los asientos de los aviones resultan incómodos, el uso de la bicicleta o salir a dar un paseo puede ser un suplicio, y el ámbito sexual puede verse deteriorado por disfunción eréctil o imposibilidad física.

Estas limitaciones pueden causar una gran frustración, pero también pueden ser una motivación para tomar la decisión de pedir ayuda y perder peso. ¡No dejes que la obesidad te ponga límites e inicia ahora el camino a una vida llena de salud!

Hipoglucemia: una mochila pesada, pero controlable

Nuestro organismo necesita glucosa para afrontar con energía el día a día. Sin embargo, los niveles de azúcar en sangre fluctúan, y en ocasiones lo pueden hacer de manera drástica, lo que puede suponer una preocupación. Por ello, es importante controlar el nivel de glucosa en sangre, y conocer los síntomas de una bajada excesiva de glucosa, conocida como hipoglucemia, y cómo actuar ante este hecho.

Un correcto control del nivel de glucosa

Tras una comida, en un correcto funcionamiento metabólico, la glucosa ingerida se absorbe en el torrente sanguíneo y se transporta a las células del cuerpo. La insulina, una hormona producida por el páncreas, ayuda a las células a usar la glucosa como fuente de energía. Cuando una persona ingiere más glucosa de la necesaria, el cuerpo almacena el exceso en el hígado y en los músculos (glucógeno), aunque también se puede convertir en grasa que se almacena en las células grasas, y que se utilizará como recurso energético a largo plazo.

Sin embargo, los diabéticos ven afectada esta función metabólica de la insulina, por lo que el consumo de glucosa o de productos muy ricos en hidratos de carbono debe reducirse. Las bases del tratamiento de la diabetes son la dieta, el ejercicio y la medicación, y algún fallo en el control de estos tres factores puede conllevar que los valores de glucosa en sangre desciendan por debajo de 70 mg/dL, el límite establecido para la hipoglucemia.

Los síntomas de la hipoglucemia tienden a aparecer con rapidez y pueden variar de una persona a otra. Generalmente se perciben los síntomas característicos de forma clara, como sudor frío, temblor, mareo, palpitaciones, falta de coordinación y visión borrosa.

El grado de afectación de la hipoglucemia puede variar, yendo desde leve, en el que el paciente nota los síntomas y es capaz de tratarse por sí mismo, hasta grave o muy grave, donde puede necesitar ayuda externa o incluso perder la consciencia. Por tanto, el conocimiento de la sintomatología puede ayudar a una rápida intervención mediante la ingesta de azúcar, frenando así la evolución de esta patología y recuperando los niveles normales de glucemia.

Aprender a reaccionar ante los niveles hipoglucémicos

Una primera intervención consiste en la ingesta de glucosa a través de alimentos ricos en azúcar, como medio vaso de refresco, o zumo de fruta o una cucharada de miel. Tras 15 minutos, se debe comprobar el nivel glucémico, y si sigue bajo ingerir de nuevo las mismas cantidades hasta conseguir alcanzar la cifra de 70 mg/ml. Una vez corregida la situación, es recomendable el consumo de 10 a 15 gramos de hidratos de carbono de absorción lenta, como galletas, pan o pasta.

Si, por el contrario, la situación no evoluciona adecuadamente y la persona llega incluso a perder el conocimiento, estas serían las pautas de actuación por parte de las personas a su alrededor:

Revisar si el paciente porta algún identificador sobre una posible enfermedad diabética o relacionada con hipoglucemias repetidas. Si es así, lo siguiente sería administrarle bebidas o alimentos azucarados, pero solo debemos hacerlo si el paciente puede tragar sin riesgo. Pero si el paciente no se encuentra en situación de poder tragar o ingerir alimentos sólidos o líquidos, hay que solicitar con urgencia asistencia sanitaria para que los profesionales adecuados procedan a administrarle glucosa intravenosa y glucagón, que es la hormona encargada de revertir rápidamente la situación.

Quizá este sea el punto más determinante en el control de la hipoglucemia, y en muchas ocasiones, al que menos atención se le presta. La educación diabetológica y la tecnología bien utilizadas, consiguen hoy en día reducir significativamente el riesgo de hipoglucemia. Sin embargo, a pesar de esto, el miedo a la hipoglucemia sigue siendo una barrera en muchos casos. Por eso, atender a los aspectos psicológicos y emocionales de la persona con diabetes mediante apoyo profesional es la clave en la mayoría de los casos para conseguir un buen control glucémico y una mejor calidad de vida.

Si no tienes diabetes, pero padeces episodios recurrentes de hipoglucemia, comer pequeñas raciones de comida a lo largo del día es una medida temporal para evitar que bajen mucho tus niveles de azúcar en sangre. No obstante, este enfoque no es una estrategia recomendable a largo plazo. Trabaja con tu médico para identificar y tratar la causa oculta de la hipoglucemia.

Vivimos en un mundo lleno de paradojas. En la salud y en la diabetes, también. Cuando pasas el día con la mochila de la diabetes la observas y aprendes a tolerarla se ve de otro color este problema.

Avance científico con roedores diabéticos

El conocimiento evoluciona permanentemente gracias a científicos e investigadores de todas las áreas que día a día se esfuerzan por resolver problemas humanos o dar respuesta a enigmas de todo tipo. En el área de la medicina, esta evolución es particularmente necesaria para lograr encontrar la cura a enfermedades que cada año se cobran la vida de miles de personas en todo el mundo, como es el caso de la diabetes, pero hay buenas noticias para las personas que conviven con ella.

Afectados por diabetes en España

Cada año hay en España más de 1.000 nuevos niños con diabetes tipo 1, una enfermedad que precisa tratamiento diario con insulina para su control y que altera la vida de las familias. En España, al margen de las diferencias entre comunidades autónomas, la diabetes infantil ha crecido, lo que supone que podría haber cerca de 30.000 niños y adolescentes menores de 15 años diagnosticados en los próximos años.

Además, los expertos advierten que la situación es aún peor porque hay muchas personas con diabetes tipo 1 sin diagnosticar y porque también se está produciendo un aumento de la diabetes tipo 2 en niños, ligada a la obesidad y al sedentarismo, algo que hasta hace poco no se había observado en España.

 

 

 

 

Pues bien, un grupo de investigadores japoneses y estadounidenses han logrado resultados muy prometedores en ratones, si bien estos científicos se proponen continuar con sus estudios antes de tratar a enfermos de diabetes.

Investigación del tratamiento sobre la diabetes

La diabetes se produce por un fallo en los islotes del páncreas, encargados de producir la insulina que regula los niveles de glucosa en sangre. Un grupo de científicos dirigidos por el investigador Takebe han conseguido crear islotes pancreáticos artificiales en un laboratorio, con tejidos humanos, e implantarlos en ratones diabéticos para ver cómo comenzaban a segregar su propia insulina y a revertir la enfermedad.

Para poder construir un trozo de páncreas funcional que pudiera reemplazar al defectuoso páncreas de un ratón con diabetes, los investigadores probaron un nuevo sistema de procesamiento de tejidos con varios tipos de células de órganos humanos donados, como el corazón o el cerebro de ratón, o también con células madre iPS.

En realidad, la idea de trasplantar islotes pancreáticos a pacientes con diabetes tipo 1 lleva probándose durante años, pero tiene un problema, la tasa de injerto es muy baja porque estos tejidos pierden el suministro de sangre, lo que se conoce como vascularización, antes del propio trasplante. Aquí es donde reside el gran avance de este último estudio.

Este equipo de profesionales, creen que esta técnica puede servir como táctica curativa y que ayudaría a millones de niños y adultos en todo el mundo, puesto que a día de hoy esta enfermedad es crónica. Los efectos terapéuticos serian prácticamente permanentes.

Pese a los prometedores resultados en roedores, Takebe advierte de que la técnica aún necesita mejorarse antes de pasar a la fase terapéutica.

El éxito de este hallazgo en los ensayos clínicos con ratones puede ser la solución para los pacientes con diabetes tipo 1, que tienen problemas con los tratamientos habituales. En definitiva, podríamos decir, que la esperanza es lo último que se pierde y más, cuando hablamos de investigación en el terreno de la salud.

 

Fuente de información

http://www.lasexta.com/noticias/ciencia-tecnologia/logran-curar-diabetes-ratones-pancreas-inyectable-creado-laboratorio_201805095af2b9960cf25aee0b77095e.html

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!