Posts sobre factores de riesgo

Atención sanitaria integral de los Trastornos de la Conducta Alimentaria

Es innegable que el marketing de la belleza es un negocio a gran escala en muchos ámbitos de la vida. Sabemos que los medios de comunicación influyen, pero es casi imposible tomar conciencia del poder que ejercen sobre cada uno de nosotros. La persona tiene un “esquema” perceptivo/emocional que le dice si se ajusta o no a los patrones de belleza que la sociedad propone e impone. Pero quien sigue esta consigna al pie de la letra se arriesga a tener que pagar un alto precio en términos de salud física y psíquica. Quizá esto explique el aumento paulatino de la aparición de trastornos relacionados con la imagen corporal y con la alimentación.

Cuando la obsesión por la delgadez supone un problema

¿Conoces la diferencia entre anorexia y bulimia? Os detallamos todo lo que necesitas saber para detectar estos trastornos a tiempo y que seas capaz de ponerle freno antes de que mermen la salud física o mental de alguien a quien quieres.

Aunque ambos son trastornos de la conducta alimentaria (TCA), una diferencia entre anorexia y bulimia radica en la forma en la que la persona afectada se comporta ante la comida. De hecho, a veces el paciente sufre ambos trastornos, ya sea de manera sucesiva o alternándolos. Por un lado, la anorexia se caracteriza por un miedo a engordar, acompañado por la sensación de verse y sentirse gordo/a, por lo que la persona deja de comer. Por otro lado, la bulimia no sólo implica el componente del miedo a estar gordo o a engordar, sino que, además, el bulímico padece un sentimiento de descontrol ante la comida. De hecho, en este caso, el individuo come desmesuradamente y, puesto que se siente culpable, acto seguido se provoca el vómito.

Los TCA aparecer con mayor incidencia en la adolescencia, aunque también pueden manifestarse en la edad adulta. Tanto es así, que aunque creamos que es prácticamente imposible ver a un adulto mayor con anorexia o bulimia, la verdad es que estos casos ocurren y es importante conocerlos para poder ponerles igualmente remedio.

Por ejemplo podemos escuchar el siguiente discurso: “Esta es la primera vez, después de 44 años, que le digo a alguien que cuando era adolescente comía en exceso y después me provocaba el vómito… actualmente, de vez en cuando lo vuelvo a hacer porque no me gusta la forma de mi cuerpo, porque he subido mucho de peso… pero, qué vergüenza me daría que mis hijas se enterarán de esto…”, pues bien, estas palabras podrían ser de cualquier paciente de más de 60 años.

El grave problema de los trastornos de alimentación en adultos mayores es que se desconoce que también a su edad pueden ocurrir, entonces muchos familiares relacionan los síntomas de pérdida de peso y vómito como síntomas normales del envejecimiento en lugar de relacionarlos con un trastorno mental.

Además de que los trastornos alimenticios pueden surgir en edades avanzadas, lo que también puede ocurrir es que muchas de estas personas hayan sufrido trastornos alimenticios en su juventud y estén teniendo recaídas.

Una de las principales preocupaciones sobre los trastornos alimenticios es que tienen efectos devastadores en casi todos los sistemas del cuerpo. En la vejez, estos sistemas son menos resistentes sólo por el proceso de envejecimiento, por lo que los trastornos de alimentación pueden erosionarlos más grave y rápidamente.

Una recuperación posible con la atención adecuada

Entre los mayores mitos alrededor de los TCA está la creencia de que es una elección, es decir, un acto voluntario, caprichoso… y no un trastorno psicológico. Otras personas piensan que es una alteración de la que es imposible recuperarse. Ambas creencias son erróneas.

Actualmente la investigación señala, como media entre los diferentes trastornos, que un 50% de las personas que padecen un TCA, con ayuda de un tratamiento médico y psicológico, podrán recuperarse totalmente.

Patricia, andaluza y madre de una joven con anorexia, ha echado mano de Change.org para reclamar unidades especializadas en trastornos de la conducta alimentaria, es decir, un lugar donde den una atención integral a personas con anorexia y bulimia. Entregó las más de 315.000 firmas que ha recogido para que Andalucía tenga su propia unidad especializada, como ya sucede en algunas comunidades autónomas. Aleixandra, hija de Patricia, padece anorexia desde los 13 años y a sus 21 ha estado cerca de morir en varias ocasiones.

Gracias a este movimiento, la Junta de Andalucía se ha comprometido a abrir dos de estas unidades especializadas en septiembre. Patricia está feliz con todo lo que está consiguiendo con su campaña, pero no descansará hasta que este compromiso sea una realidad.

Recordemos que la soledad, el aislamiento social y la falta de recursos hace que muchos mayores dejen de comer. Algunos llegan a perder varios kilos en un mes. Aunque tu ser querido no esté listo para reconocer que tiene un problema con la comida, puedes iniciar el camino expresando tu preocupación y tu deseo de escuchar.

Disfagia: no sólo es lo que comes sino cómo lo comes

La alimentación es un proceso fundamental en la vida de todos nosotros, puesto que nos garantiza los aportes nutricionales necesarios para sobrevivir. Pero la alimentación no es solo el acto de comer, es mucho más que alimentarse, es un placer sensorial que proporciona momentos de comunicación, de transferencia de afecto, fortalecimiento de vínculos, e integración en grupos sociales. En nuestra cultura, nuestra vida social se desarrolla en torno a la comida, e incluso aprendemos hábitos y rutinas alrededor de la misma.

La alimentación comienza por la deglución

Algo que parece tan sencillo como tragar es en realidad una acción muy compleja en la que participan numerosos músculos y nervios, y pensamos que no tienen importancia hasta que tenemos problemas de deglución o digestión, entre otros. En particular, la dificultad para deglutir o tragar alimentos, sólidos o líquidos de manera correcta se conoce como disfagia.

La disfagia no es una enfermedad sino un síntoma, el indicio de un trastorno que puede ser de origen neurológico, como daño cerebral adquirido, enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer o Párkinson) o parálisis cerebral infantil, o derivado también de complicaciones estructurales, causadas por ejemplo por envejecimiento natural.

 

 

 

 

 

El objetivo de una correcta deglución es evitar el paso del alimento a las vías respiratorias y contribuir por tanto a que la persona esté bien nutrida e hidratada. Para ello, es primordial adaptar la textura y consistencia de la dieta a cada situación. En este sentido, habrá que tener en cuenta el tipo de disfagia que presenta la persona. Podemos diferenciar entre dos tipos de dieta en función de la textura:

Dieta de fácil masticación

Elegiremos alimentos blandos, de textura suave y uniformes. Como ejemplo encontramos:

  • Lácteos: leche con espesante o yogur, flan y natillas. Evitaremos el arroz con leche, el queso fresco y quesos muy curados que se cuarteen.
  • Carnes, pescados y huevos: elegiremos las carnes blandas tipo muslo de pollo, albóndigas de ternera, hamburguesa, pescados sin espina y sin piel, tortilla francesa o de patata. Se cocinarán con salsas espesas para facilitar la masticación y la deglución.
  • Frutas y verduras cocinadas incluso trituradas si se desea.
  • Legumbres, patatas, pasta y arroz: en el caso de la legumbre mejor tomarla triturada y pasada por el pasapurés para evitar pequeños trozos de piel. La pasta se puede cocinar con verduras o salsa de tomate espeso y el arroz se puede tomar junto con la verdura o con la legumbre en puré para aportar hidratos de carbono. La patata se puede tomar cocida o como otro ingrediente en los purés.

Dieta triturada

 

 

 

 

 

Elegiremos esta opción cuando no haya posibilidad de tomar la dieta de fácil masticación. Los platos se prepararán triturados, de la manera más homogénea posible y espesados si hace falta una consistencia tipo pudding. Para ello elegiremos los alimentos mencionados en la dieta de fácil masticación y los trituraremos y espesaremos hasta conseguir una textura adecuada.

Existen en el mercado gelatinas para elaborar en casa que se pueden añadir a todo tipo de líquidos (agua, leche, zumo…) y que resultan muy importantes para mantener una hidratación adecuada. También con este objetivo encontraremos aguas gelificadas comerciales con o sin azúcar. Podemos utilizar además espesantes comerciales para dar la consistencia necesaria a los líquidos.

Resulta importante destacar algunos alimentos que tienen un riesgo elevado para quienes sufren disfagia:

  • Los que mezclan distintas consistencias: arroz con leche, sopa con fideos, yogur con muesli, fruta en almíbar con su caldo…
  • Los que contengan líquido al morderlos: naranja, mandarina, uva…
  • Alimentos con espinas, pepitas, pellejos o grumos, como puré poco pasado, sandía, aceituna, fruta con piel…
  • Alimentos secos que se desmiguen. Por ejemplo, galletas, queso curado, biscotes, patatas chips.
  • Alimentos que se pueden quedar pegados al paladar como el plátano o las bases de algunos pasteles.
  • Alimentos fibrosos como la piña, naranja, espárragos o borraja.

Como hemos visto, las alteraciones de la deglución pueden surgir por diversos motivos, pero en la mayoría de las patologías que la acompañan la persona está consciente y con ganas de participar de su vida familiar, empresarial o de ocio, y el hecho de poder contar con ideas asequibles para tener buenas y equilibradas ingestas es la mejor colaboración.

En Gerosol, tratamos que el momento de comer para todas las personas que atendemos con estas dificultades sea un placer para el paladar.

Apúntate a moverte y cambiar de postura

El día a día hace que muchas de nuestras acciones las realicemos de manera rutinaria, de modo que no prestemos atención a cómo las ejecutamos. Sin embargo, estas acciones son más relevantes de lo que nos pensamos, y pueden tener una repercusión en nuestro presente y futuro. Además de una buena alimentación y la práctica de ejercicio físico de manera regular, hay que prestar atención a la higiene postural.

¿Sabías que se calcula que el 80% de la población sufrirá dolor de espalda en algún momento de su vida? Si esto no se trata suele cronificarse, presentando complicaciones a nivel personal, social y laboral. Como tantas veces, la clave es la prevención.

Toma conciencia de tu postura y tus movimientos

La higiene postural nos muestra qué postura es la adecuada en cada situación para que nuestro cuerpo no sufra ninguna lesión ni a corto ni a largo plazo. Si te habitúas a estar mal sentado o tumbado en posiciones que no son las apropiadas, tu columna vertebral lo notará. Pero también hay que prestar atención cuando estamos caminando o realizando algún tipo de actividad física.

 

 

 

 

 

 

Debemos ser conscientes de nuestro propio cuerpo en cualquier momento y lugar. Esperar de pie en la cola del supermercado, o hacer tiempo sentados mientras viene el metro también son ocasiones en las que debemos cuidar nuestra postura.

Por ejemplo, la forma correcta de sentarse debe ser con la espalda recta, en posición vertical y los pies en el suelo. Pero no permanezcas así todo el tiempo, es necesario moverse. Rehúsa a quedarte durante mucho tiempo en una misma posición. Aunque debes tener la postura correcta, no puedes pasar más de una hora rígido de la misma manera.

Lo mismo sucede cuando haces ejercicio a diario, pero siempre el mismo. Imagina que te dedicas a correr durante una hora todos los días. Y ese es el único movimiento que haces entre las horas que pasas sentado en el trabajo y las que pasas sentado en casa en tu tiempo de ocio. Esa hora que has dedicado a correr, ejercitando siempre los mismos músculos, también está ayudando a provocar desequilibrios y malas posturas. ¿Cuál es la solución? Es importante realizar muchas actividades diferentes durante el día.

El cuerpo puede realizar innumerables movimientos y es necesario que utilicemos todo nuestro sistema músculo-esquelético. De otro modo, lo que estaremos creando serán músculos demasiado desarrollados y, por contra, otros que han perdido por completo su fuerza por falta de uso.

Presta atención también de tu calzado

Y por supuesto, la higiene postural también depende en gran medida del calzado que lleves. Los zapatos estrechos son responsables de deformidades en los dedos del pie ya que no tienen espacio suficiente para expandirse y crear una base amplia que soporte bien el peso del cuerpo. Cuando son demasiado rígidos, no dejan que las articulaciones se muevan con libertad y esto debilita la musculatura de pie y pierna. Los tacones, además, provocan que todo el peso del cuerpo se desplace hacia delante y se apoye únicamente en la punta, reduce la movilidad y origina problema tanto en los pies como en las articulaciones de la rodilla.

 

 

 

 

 

 

Otro de los problemas de nuestra sociedad: todo el tiempo que pasamos mirando a la pantalla de nuestro teléfono es tiempo que estás con la cabeza colgando, tirando del cuello hacia abajo. Entonces, ¿qué hago? Cuando utilices tu teléfono, procura mantenerlo a la altura de los ojos para evitar inclinar la cabeza. Y, por supuesto, cuanto menos tiempo pases mirando a la pantalla, mucho mejor.

También el movimiento es esencial para la salud de la persona en situación de dependencia, y los cambios posturales son la principal medida preventiva cuando nuestro familiar no puede valerse por sí mismo. Nuestros auxiliares trabajan para potenciar la independencia de la persona, pero si ésta no es posible se ha de realizar mediante un apoyo a la movilización, levantar, acostar, traslados de posición y ubicación para prevenir las escaras o úlceras por presión.

En Gerosol Asistencia, trabajamos por y para el bienestar de nuestros beneficiarios.

Ya sabes, cuídate. Como siempre decimos, hazte responsable de tu salud en la medida que puedas.

Reciclar medicamentos es positivo para el planeta

Si revisamos el botiquín en un hogar de una persona mayor, probablemente encontraremos medicamentos que ni recordaban que tenían o para qué sirven, y muchos estarán caducados. ¿Qué se suele hacer en esta situación? Lo más cómodo es tirarlos a la basura y olvidarnos, pero igual que tenemos en cuanta el cuidado de la salud debemos tener en cuenta el cuidado de la naturaleza.

Punto SIGRE, el destino de los medicamentos que ya no se usan

No reciclar los medicamentos produce un perjuicio irreparable nuestro en entorno medioambiental, contamina nuestros ríos, mares y altera los ecosistemas. Por ejemplo, se ha demostrado que los antibióticos son particularmente dañinos por su capacidad de crear bacterias resistentes y se han detectado deterioros hepáticos y renales por su causa en peces.

Por tanto, el reciclaje de medicamentos es una medida muy beneficiosa para nuestro medio ambiente que mucha gente todavía desconoce. Para ello, la mayoría de farmacias en nuestro país ofrecen el llamado punto SIGRE, un servicio de reciclaje de medicamentos que consiste en un contenedor que permite que depositemos en él todos los medicamentos que se nos han acumulado o que han caducado.

Debe ir al punto SIGRE cualquier medicamento, independientemente de su presentación (pastillas, jarabes, pomadas, grageas…), así como los envases vacíos, porque al haber estado en contacto con el medicamento, pueden contener partículas adheridas.

En cambio, hay otros tipos de materiales sanitarios que no se deben reciclar con los medicamentos, como son los termómetros, las radiografías, las agujas, las gasas u objetos cortantes. Éstos se deben depositar en los “Puntos Limpios” de reciclaje. Es aconsejable por tanto revisar el botiquín de casa al menos dos veces al año.

No olvidarse del reciclaje de los envases tradicionales

 

 

 

 

 

 

Ampliando un poco más el tema que nos ocupa, para un consumidor doméstico medio, reciclar significa separar los residuos, tirar cada uno de ellos al cubo correspondiente y distribuir las bolsas en el contenedor adecuado: amarillo para envases y latas, azul para papel y cartón e iglú verde para el vidrio. Sin embargo, el viaje que los desechos emprenden desde que salen de los hogares hasta que, una vez reciclados y transformados, regresan a la cadena de consumo resulta mucho más largo.

Además, la máxima ecológica de las tres erres persigue generar una conciencia sobre el consumo responsable y el tratamiento de la basura que se basa en tres actividades: reducir, reutilizar, reciclar.

¿Sabías que con 6 briks puede hacerse una caja de zapatos, 40 botellas de plástico pueden convertirse en un forro polar o que 80 latas de bebidas pueden transformarse en una llanta de bicicleta? ¡Y estos son solo algunos ejemplos!

 

 

 

 

 

Reutilizar los envases también puede ser una solución para incrementar la sostenibilidad, y se puede conseguir a través de manualidades. Por ejemplo, convertir una maleta en una cama para mascotas, zapatos viejos en nuevas macetas, o cápsulas de café en originales broches y colgantes. Además, las manualidades permiten desarrollar la creatividad, reducir el estrés y sirve como terapia ocupacional para niños, personas con discapacidad o personas mayores, pues ayuda a reforzar la concentración y mejorar las relaciones interpersonales.

Necesitamos a la naturaleza y la naturaleza necesita que nosotros la cuidemos. Por tanto, con la concienciación de todos y el esfuerzo mano a mano de consumidores, personal sanitario e instituciones conseguiremos cuidar nuestro planeta. Porque si tú no reciclas, el ciclo se para.

Propuestas en la gestión del patrimonio de nuestros mayores

Hace años que el sistema de pensiones en España y en Europa está en boca de todos. Se trata de un tema de gran relevancia social, económica y política. El progresivo envejecimiento de la población, y la cuantía cada vez mayor de las pensiones y de pensionistas, hace que muchos nos planteemos si el sistema de pensiones se podrá sustentar por sí solo en el futuro.

Para que las personas mayores puedan acceder y disfrutar de los mejores servicios asistenciales, como podrían ser los servicios de atención domiciliaria que Gerosol Asistencia presta, entre otros, residencia geriátrica, centro de día, necesitan contar con los suficientes recursos económicos, para ello, ya que en la mayoría de los casos las ayudas del sector público son insuficientes y/o tardías. Algunas entidades financieras han puesto en el mercado productos que pueden ayudar a resolver el problema económico en la tercera edad. Os hacemos un detalle de ellas:

La renta vitalicia concede al propietario de un inmueble, mayor de 65 años, la posibilidad de obtener ingresos extras para complementar su pensión, a cambio de transmitir la nuda propiedad (el derecho que se tiene sobre ese bien) reservando para sí, el usufructo vitalicio, con la ventaja añadida de dejar de pagar el IBI, las derramas extraordinarias de la vivienda y el seguro del continente de la casa, ya que con las Rentas Vitalicias Inmobiliarias sólo tendrá que pagar los gastos que están vinculados al uso de la casa (cuota ordinaria de comunidad, suministros de la vivienda y tasa de basuras).

 

 

 

 

 

 

Otra ventaja en este tipo de operaciones es que en su firma, no tendrá que asumir ningún gasto en el momento de la contratación, pues todos los gastos, honorarios profesionales e impuestos en las rentas vitalicias son a cargo del comprador de la nuda propiedad. Esta opción no admite cancelación, excepción hecha cuando el comprador deje de pagar la renta mensual. En ese caso, el titular puede ejercer el derecho de anular la operación, sin tener que devolver los importes percibidos; así se hace constar en la escritura pública firmada e inscrita en el Registro de la Propiedad.

Por otro lado, la hipoteca inversa es un producto financiero, diseñado para propietarios de un inmueble que permite convertir a dinero el valor patrimonial que representa la propiedad de su vivienda, sin perder la titularidad de la misma.

Es, por tanto, un préstamo o crédito hipotecario que permite al cliente disponer de parte del valor de su vivienda utilizando ésta como garantía

El importe  depende de la edad del prestatario, de las tasas de interés y del precio de la vivienda. No tiene cuotas de amortización, es decir, no hay que devolverlo mes a mes, sino únicamente tras el fallecimiento, la familia dispondrá del plazo de un año para la devolución.

A nivel fiscal, las cantidades que se reciben no tienen la consideración de renta, pues se trata de una disposición de un crédito, por tanto no tributan.

 

 

 

 

 

 

Así pues, a modo de resumen, podemos decir que hay al menos, dos productos estrella financieros que permiten a las personas mayores de 65 años obtener recursos económicos:

– La renta vitalicia inmobiliaria: Permite obtener una renta garantizada de por vida, transmitiendo la nuda propiedad pero sin perder el usufructo vitalicio de su vivienda.

– La hipoteca inversa: Permite obtener una renta vitalicia, temporal o un pago único sin perder la propiedad de su vivienda.

El único objetivo de estas soluciones, es que las personas mayores, lleguen a una jubilación digna, disfrutando tanto de su vivienda como de esas experiencias y vivencias que aporta el envejecimiento activo, manteniendo el bienestar de sus economías.

Gerosol Asistencia colabora con dos entidades como son Optima Mayores y Grupo Retiro que pueden ofrecer a sus clientes este tipo de operaciones.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!