Posts sobre Ansiedad

Resiliencia

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas ni las más inteligentes sino aquellas que  mejor se adaptan al cambio.”

Charles Darwin

Este post lo escribe nuestra compañera Sonia Cuenca de la Casa Psicóloga General Sanitaria. Master en Terapia Familiar y de Pareja. Intervención con Adultos, Adolescentes, Parejas y Familias. Especialista en Familias y Nuevas Tecnologías, Formadora de Talleres de entrenamiento en Habilidades sociales e Inteligencia Emocional. Especialista en Crianza saludable y Parentalidad Positiva. Intervención con Tercera Edad y Escuelas de Abuelos Educadores. Consultora de salud y bienestar emocional

¿Cómo nos enfrentamos a los momentos difíciles de la vida?, ¿Tenemos la sensación de que no sabemos afrentar los problemas, cambios y/o eventos traumáticos de la vida como deberíamos?

La APA, (Asociación Americana de Psicología), define la Resiliencia como “el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. Significa «rebotar» de una experiencia difícil, como si uno fuera una bola o un resorte”.

Superar una situación vital traumática o complicada, no te hace resiliente per se. Puedes superar situaciones complicadas pero de una manera poco adaptativa.

 

 

 

 

 

En Psicología, afrontar, superar los problemas y adversidades de la vida, saliendo incluso fortalecidos es lo que distingue a una persona resiliente de otra que no lo es.

El ser humano es resiliente por naturaleza, no es un proceso extraordinario como se piensa ni es una característica que se tiene o no se tiene. Ser resiliente implica desarrollar y adquirir pensamientos y conductas que se pueden aprender.

 

El camino hacia la Resiliencia, no es un camino fácil. Todo lo contrario, es un camino en el cual el dolor, la angustia y la tristeza suelen ir de nuestra mano y es complicado deshacernos de ellos.

¿Cómo podemos desarrollar nuestra Resiliencia?

  1. ¡Relaciónate! ¡Establece buenas relaciones dentro y fuera de tu familia. Acepta su ayuda,¡ ríete, disfruta, pásalo bien¡
  2. Las crisis existen, son parte de la vida, y pueden superarse. Depende de cómo lo interpretes y la lectura que hagas de ellas.
  3. Acepta que el cambio es parte de la vida. Puede que los objetivos que te habías propuesto ahora sean inalcanzables, céntrate entonces en todo lo que has conseguido.
  4. Establece metas y objetivos, pero que sean realistas y flexibles. ¡Vamos a ir poco a poco¡.
  5. Por mucho que los ignoremos o los neguemos, los problemas no desaparecen.
  6. Busca la oportunidad para conocerte y descubrirte a ti mismo. Eres más fuerte de lo que piensas.
  7. Confía en ti y no te dejes llevar por la inmediatez. Todo requiere su tiempo.
  8. Busca ayuda profesional si lo necesitas.
  9. Huye de aquellos que te dicen que estás instalado en “tu zona de confort”. No ayudan.
  10. Toma el control de tu vida. El miedo es el enemigo de la Resiliencia.

Película, “El circo de las Mariposas”. Un buen ejemplo de superación y Resiliencia.

En Gerosol Asistencia pondremos en marcha próximamente, un proyecto de atención centrada en el APOYO Y ASESORAMIENTO PSICOLÓGICO, con

  • “Grupos de apoyo psicológico para familiares y/o cuidadores principales”.

Nuestro objetivo será ofrecer apoyo emocional, estrategias de afrontamiento, asesoramiento y apoyo psicológico a personas que están atravesando una situación complicada asociada a un momento de crisis.

Se impartirán en las instalaciones de Gerosol Asistencia.

  • Psicoterapia Individual, Familiar y de Pareja.

Con el apoyo psicológico te acompañamos y entrenamos en estrategias para afrontar las dificultades que pueden alterar la estabilidad personal, y así fortalecer la vida familiar, laboral y social.

Sesiones a domicilio / instalaciones de Gerosol Asistencia (a elegir).

Las sesiones serán a cargo de Sonia Cuenca de la Casa.

 

Disfagia: no sólo es lo que comes sino cómo lo comes

La alimentación es un proceso fundamental en la vida de todos nosotros, puesto que nos garantiza los aportes nutricionales necesarios para sobrevivir. Pero la alimentación no es solo el acto de comer, es mucho más que alimentarse, es un placer sensorial que proporciona momentos de comunicación, de transferencia de afecto, fortalecimiento de vínculos, e integración en grupos sociales. En nuestra cultura, nuestra vida social se desarrolla en torno a la comida, e incluso aprendemos hábitos y rutinas alrededor de la misma.

La alimentación comienza por la deglución

Algo que parece tan sencillo como tragar es en realidad una acción muy compleja en la que participan numerosos músculos y nervios, y pensamos que no tienen importancia hasta que tenemos problemas de deglución o digestión, entre otros. En particular, la dificultad para deglutir o tragar alimentos, sólidos o líquidos de manera correcta se conoce como disfagia.

La disfagia no es una enfermedad sino un síntoma, el indicio de un trastorno que puede ser de origen neurológico, como daño cerebral adquirido, enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer o Párkinson) o parálisis cerebral infantil, o derivado también de complicaciones estructurales, causadas por ejemplo por envejecimiento natural.

 

 

 

 

 

El objetivo de una correcta deglución es evitar el paso del alimento a las vías respiratorias y contribuir por tanto a que la persona esté bien nutrida e hidratada. Para ello, es primordial adaptar la textura y consistencia de la dieta a cada situación. En este sentido, habrá que tener en cuenta el tipo de disfagia que presenta la persona. Podemos diferenciar entre dos tipos de dieta en función de la textura:

Dieta de fácil masticación

Elegiremos alimentos blandos, de textura suave y uniformes. Como ejemplo encontramos:

  • Lácteos: leche con espesante o yogur, flan y natillas. Evitaremos el arroz con leche, el queso fresco y quesos muy curados que se cuarteen.
  • Carnes, pescados y huevos: elegiremos las carnes blandas tipo muslo de pollo, albóndigas de ternera, hamburguesa, pescados sin espina y sin piel, tortilla francesa o de patata. Se cocinarán con salsas espesas para facilitar la masticación y la deglución.
  • Frutas y verduras cocinadas incluso trituradas si se desea.
  • Legumbres, patatas, pasta y arroz: en el caso de la legumbre mejor tomarla triturada y pasada por el pasapurés para evitar pequeños trozos de piel. La pasta se puede cocinar con verduras o salsa de tomate espeso y el arroz se puede tomar junto con la verdura o con la legumbre en puré para aportar hidratos de carbono. La patata se puede tomar cocida o como otro ingrediente en los purés.

Dieta triturada

 

 

 

 

 

Elegiremos esta opción cuando no haya posibilidad de tomar la dieta de fácil masticación. Los platos se prepararán triturados, de la manera más homogénea posible y espesados si hace falta una consistencia tipo pudding. Para ello elegiremos los alimentos mencionados en la dieta de fácil masticación y los trituraremos y espesaremos hasta conseguir una textura adecuada.

Existen en el mercado gelatinas para elaborar en casa que se pueden añadir a todo tipo de líquidos (agua, leche, zumo…) y que resultan muy importantes para mantener una hidratación adecuada. También con este objetivo encontraremos aguas gelificadas comerciales con o sin azúcar. Podemos utilizar además espesantes comerciales para dar la consistencia necesaria a los líquidos.

Resulta importante destacar algunos alimentos que tienen un riesgo elevado para quienes sufren disfagia:

  • Los que mezclan distintas consistencias: arroz con leche, sopa con fideos, yogur con muesli, fruta en almíbar con su caldo…
  • Los que contengan líquido al morderlos: naranja, mandarina, uva…
  • Alimentos con espinas, pepitas, pellejos o grumos, como puré poco pasado, sandía, aceituna, fruta con piel…
  • Alimentos secos que se desmiguen. Por ejemplo, galletas, queso curado, biscotes, patatas chips.
  • Alimentos que se pueden quedar pegados al paladar como el plátano o las bases de algunos pasteles.
  • Alimentos fibrosos como la piña, naranja, espárragos o borraja.

Como hemos visto, las alteraciones de la deglución pueden surgir por diversos motivos, pero en la mayoría de las patologías que la acompañan la persona está consciente y con ganas de participar de su vida familiar, empresarial o de ocio, y el hecho de poder contar con ideas asequibles para tener buenas y equilibradas ingestas es la mejor colaboración.

En Gerosol, tratamos que el momento de comer para todas las personas que atendemos con estas dificultades sea un placer para el paladar.

Proyecto “Todos somos Todos”: una realidad que urge

En España hay 63.610 personas con discapacidad intelectual (DI) o del desarrollo que tienen grandes necesidades de apoyo. Son personas con trastornos de salud mental o conducta, problemas de movilidad, dificultades de comunicación u otras discapacidades asociadas a su discapacidad intelectual. Personas invisibles de las que apenas se habla ni se tienen datos, y que se caracterizan por necesitar apoyos intensos en una gran parte de actividades que suponen el bienestar de cualquier persona: el cuidado personal, la vida en el hogar y en la comunidad, las relaciones sociales, la educación, el ocio, el empleo…

Apoyo gubernamental para aumentar la visibilidad

Dada la situación de invisibilidad y mayor vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual y mayores necesidades de apoyo, Plena Inclusión España adopta el lema “Todos somos Todos” y financia un estudio con apoyo del Real Patronato sobre Discapacidad y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad cuyos objetivos principales son: (1) examinar y sintetizar los datos existentes en España sobre las personas con mayores necesidades de apoyo y discapacidad intelectual o del desarrollo; (2) detectar las necesidades de este colectivo y el grado de cumplimiento de las mismas; y (3) proponer orientaciones claras y basadas en el conocimiento para asegurar el bienestar y el cumplimento de los derechos de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y grandes necesidades de apoyo.

 

 

 

 

 

 

Los resultados del informe constatan que las personas con DI y mayores necesidades de apoyo siguen haciendo frente a situaciones frecuentes de exclusión. Destacando algunos datos, sólo seis de cada 100 personas de este colectivo ha trabajado alguna vez a lo largo de su vida; el 49% refiere un mal estado de salud o una salud ‘regular’; uno de cada cinco tiene dificultades para acceder a las ayudas técnicas que necesita; precisan de 111 horas de media de cuidados semanales (frente a las 71 horas que requieren sus compañeros con discapacidad intelectual y menores necesidades de apoyo).

Formación, aumento de fondos y acceso al mercado laboral

El documento presenta una serie de líneas de actuación cuya puesta en marcha permitiría mejorar el conocimiento sobre las condiciones de vida de las personas con DI y el desarrollo de buenas prácticas en la provisión de apoyos a este colectivo. Algunas de ellas son las siguientes:

– Mejorar la formación de los profesionales sanitarios en lo que a DI se refiere, enfatizando la incorporación de módulos específicos de formación que presten mayor atención a aquellos con mayores problemas de salud.

– Priorizar, a pesar de la situación económica en la que pueda encontrarse nuestro país, el mantenimiento (y de manera deseable el incremento) de la partida presupuestaria destinada a las ayudas para la prevención de la dependencia y la promoción de la autonomía personal.

– Fomentar el acceso a las diferentes formas de contratación de las personas con DI y mayores limitaciones, conjugando la posibilidad de que sigan recibiendo la prestación que cobran por derecho.

 

 

 

 

 

No queremos hablar de un colectivo específico de personas, sino de cada una de las personas que tiene grandes necesidades de apoyo. Hay hombres y mujeres, adultos, jóvenes, ancianos, niños y niñas, bebés, con diversos orígenes culturales, como ocurre en el resto de la sociedad. En Gerosol Asistencia, sabemos que cualquiera de nosotros podría tener grandes necesidades de apoyo en algún momento de su vida.

Además, especial mención merece la situación de las familias de las personas con grandes necesidades de apoyo. El desgaste físico y psicológico al que se ven sometidas, por tanto, requieren respuestas firmes de apoyo. Acompañar en su trayectoria vital a un familiar con gran discapacidad es la carrera más compleja a la que pueden enfrentarse las familias.

Todos debemos formar parte de los avances y progresos de nuestra sociedad, nadie puede quedarse fuera, independientemente de sus capacidades o de cualquier otra condición personal. Porque todos somos todos.

Asesoramiento psicológico: Jubilación…y ahora ¿qué?

La vida laboral de la mayoría de personas es de más de 40 años, por lo que el paso a la jubilación supone un gran cambio. Es por eso que los especialistas recomiendan estar bien preparados y conocer qué cambios nos traerá la nueva etapa. Te aconsejamos cómo adaptarte a ella y sacarle partido.

Deseo de jubilación, pero también miedo

Curiosamente, las actitudes hacia la jubilación suelen ser ambivalentes y cambian con la situación que se tiene en el trabajo. Se ha observado, por ejemplo, que el deseo de jubilarse suele ser superior entre las personas de 50 a 60 años que entre las de 64 a 65 años. Es decir, que se suele anhelar el abandono del trabajo cuando se ve lejano, pero sucede lo contrario cuando dicha separación es inminente, cumpliéndose la tendencia reconocida por la psicología popular, según la cual se desea lo que no se tiene…y no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde.

 

 

 

 

 

 

 

Cuando llega el momento de la jubilación, muchos profesionales finalmente se ven desbordados por la incertidumbre y se plantean cuestiones tales como si tendrán dinero suficiente para mantener el mismo ritmo de vida o si se aburrirán. Se cuestionan su utilidad e incluso su identidad al perder un rol definitorio tan importante. Estos planteamientos pueden generar en la persona inseguridad y angustia respecto al futuro.

Una nueva etapa en la que seguir activos

Dada la importancia de este proceso vital es imprescindible desarrollar una serie de iniciativas que favorezcan la adaptación del trabajador a la nueva situación, proceso que debe ser atendido y focalizado. Por ello, cada vez son más los profesionales que organizan talleres y cursos que tienen como objetivo preparar psicológicamente a los asistentes para que sean capaces de afrontar esta etapa de la manera más tranquila posible. Estos talleres buscan plantear la jubilación como una continuación de la situación anterior, en la que se pueden seguir desarrollando actividades de ocio previas o bien iniciar unas nuevas. Incluso se pone sobre la mesa la posibilidad de comenzar nuevas acciones profesionales independientes que buscan esa adaptabilidad emocional necesaria en muchas personas.

Por esta razón, conocerse en este periodo puede llevar a descubrir potenciales, identificar motivaciones y reconocer deseos que quizá fueron relegados anteriormente. Además, en Gerosol trabajamos por tu calidad de vida y la de los tuyos.

Cada vez vivimos más años y con una mayor salud, por lo que tenemos por delante mucho más tiempo para disfrutar de la jubilación y conseguir que esta etapa sea una de las más bonitas de nuestras vidas. Vive la vida, prepara a conciencia tu jubilación ¡y disfrútala!

La negación y ruptura familiar, un duro obstáculo

Desde que nacemos necesitamos ayuda para comer, para dormir, para aprender. A medida que crecemos, nos gusta hacer cosas por nosotros mismos, sentirnos bien, válidos y capaces. Por esta razón, las personas no estamos preparados para enfrentarnos a la pérdida de la salud, y negamos la enfermedad. Esa será nuestra primera reacción de defensa ante la noticia de que padecemos tal enfermedad crónica o simplemente envejecemos.

Recordemos que la atención a personas en situación de dependencia comienza cuando es necesario prestar apoyo parcial o total a una persona en la realización de las actividades básicas de la vida diaria. Ya sea mediante la atención de un profesional, de un cuidador informal o de ambos.

La negación, una peligrosa actitud.

La negación nos permite amortiguar el dolor ante una noticia inesperada e impresionante; y es una forma de defendernos mentalmente ante esa mala noticia. Esta negación nos originará pensamientos como que el médico recibió un informe erróneo del laboratorio o podemos negar la gravedad de la enfermedad porque no vamos a permitir que eso nos inquiete. Esta actitud puede tomar, peligrosamente, una forma de desafío. Afirmaciones como, “¡Voy a comer, a hacer ejercicio y a tomar o no mis medicamentos como me plazca!“

Resulta frecuente que los familiares de las personas mayores recurran a servicios a domicilio u otro tipo de recursos, para así asegurar el buen cuidado de sus mayores, pero no es sencillo convencerlos que necesitan ayuda y cuidados.

Cuando les proponemos a nuestros mayores que un cuidador vaya a casa para ayudarles en lo que necesiten suelen ser bastante reacios, incluso son capaces de negar que necesitan ayuda. Sin embargo, deben comprender que existen ciertas tareas que ya no pueden hacer como antes y que pueden resultar perjudiciales para su salud. Esto no es sencillo, ya que requieren de tiempo, paciencia, afecto, comunicación y mucha comprensión.

En primer lugar para convencer a nuestros mayores es hablar con ellos varias veces sobre el tema y conseguir que expresen todo lo que piensan, sienten y necesitan.

En segundo lugar plantearnos cuáles son nuestros objetivos, siempre teniendo en cuenta el estado cognitivo, emocional y funcional de la persona.

 

 

 

 

 

 

 

Todas las familias tienen su historia previa (modelos de funcionamiento, estilos de comunicación, su propias normas y reglas) que han determinado las relaciones entre los miembros a lo largo de su vida como sistema y puede verse alterado ante la aparición de enfermedades que deterioran la vida de ese sistema, por ejemplo, la aparición de enfermedades tipo alzheimer en la que suele ser habitual encontrar procesos de rechazo y negación, es fácil imaginar por qué la demencia no sólo afecta a la persona que recibe el diagnóstico sino a todo su entorno. Aparecen conflictos familiares o desacuerdos entre los miembros en relación a la contribución de cada uno en el cuidado del dependiente o por el diferente grado de implicación en el mismo, ya que pueden no compartir el mismo sentido de responsabilidad, o de necesidad ante una misma situación.

Comunicación, comprensión y entendimiento

Si se ha conseguido que el mayor exprese sus necesidades de ayuda y cuidados, deberemos pensar qué servicio es el más adecuado para asegurar su comodidad, cuidado, salud y bienestar. Es necesario ser conscientes de las necesidades y del nivel de dependencia de la persona mayor, pero, sobre todo, es esencial tener en cuenta su opinión para escoger el servicio encargado de sus cuidados.

Es muy importante que entendamos la diferencia entre “convencer” e “imponer” para asegurar una buena comunicación con el mayor y un buen proceso de aceptación de la necesidad de sus cuidados. Las personas mayores tienen el mismo derecho a decidir que cualquier otra persona. El papel de los familiares es guiarle para asegurar su salud, bienestar y calidad de vida, pero sin imposiciones en contra de su voluntad.

Gerosol Asistencia nació con un único propósito: hacer tu vida y la de tus familiares más fácil. Esta frase, tantas veces escuchada, no sirve de nada sin un equipo de trabajo que realmente luche por la tranquilidad de nuestros beneficiaros. La atención en el hogar a personas dependientes es prioritaria en nuestro día a día.

Aprender a pedir ayuda cuando se necesita es un acto de humildad y valentía. Cuando pedimos ayuda también estamos dando un voto de confianza a la otra persona, rompiendo así con los prejuicios que tenemos. Fortalecemos vínculos y nos quitamos la coraza del orgullo y la arrogancia que forman parte de la victimización, creyendo que no podemos confiar en nadie o estamos solos.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!