Posts sobre Mayores

Personas mayores abandonadas en hospitales

Lamentablemente la violencia puede ocurrir en todos los escenarios de la vida. Hay, sin embargo, algunos contextos en los que ocurre con mayor frecuencia. El primero de ellos es, obviamente, la guerra. Pero el segundo, mucho más llamativo, es la familia, una estructura que, basada teóricamente en el amor entre sus miembros, parece que debería estar libre de conductas dañinas. Sin embargo, los casos de maltrato se suceden dentro de los núcleos familiares, una cuestión que en España que no había sido analizada con la profundidad que su gravedad merece hasta la actualidad.

Recordemos que la violencia consiste en una acción, por ejemplo, pegar o insultar a alguien. Pero también puede ser tipificada como violenta aquella conducta en la que se desatiende la obligación de dispensar los cuidados necesarios a una persona, cuando ésta presenta una dependencia. Esta última clase de violencia es la denominada “negligencia” o “abandono” y se trata de una forma de violencia muy presente en los casos de maltrato de personas mayores en la familia. ¿Pero cómo hemos llegado a esta situación de abandono de nuestros mayores?

No hay justificación válida para el abandono

A medida que nuestro país va envejeciendo, comenzamos a ver, con más asombro que frecuencia, cómo algunos de nuestros mayores son abandonados en centros geriátricos y hospitales. Los familiares responsables del ingreso del anciano en el centro, desaparecen cuando reciben la notificación de que tienen que recogerle de nuevo, o sencillamente alegan que no pueden hacerse cargo por falta de tiempo o exceso de trabajo.

Una justificación cada vez más común en el abandono de ancianos está relacionada con la falta de recursos y las deficiencias económicas del núcleo familiar, que considera que aunque en soledad, sus familiares podrán al menos comer y pasar la noche calientes. Este fenómeno incluso puede ser fruto de la evolución de la población de nuestro país, ya que es cada vez más mayor, aunque a estos motivos debemos añadir otro más, como es la evidente falta de valores en la sociedad actual.

Por sus cabezas jamás se les hubiera pasado que un día ellos serían los protagonistas de una historia de soledad y abandono, pero así ha sido. Se trata de trece ancianos que permanecen abandonados por sus familiares en el Hospital General de La Palma. Una cifra tras la que se esconden hombres y mujeres en plena vejez y sin patologías que obliguen a un ingreso hospitalario, algunos de ellos en procesos de depresión y todos víctimas de una profunda tristeza por la situación que les ha tocado vivir. Los perfiles más habituales son las personas de entre 75 y 85 años.

En casos como éstos, la labor del personal sanitario pasa en muchos casos a ser asistencial y hasta de acompañamiento y ayuda emocional. Pese a todo, ello no puede suplir la enorme decepción que les sobrecoge, aunque sigan defendiendo que lo más importante es la familia.

Sin el respaldo de la justicia

A la hora de ingresar a una persona en el hospital hay un trámite legal que se puede seguir, sin embargo para dar un alta los médicos se encuentran desamparados ante la ley. El profesional puede forzar un ingreso por orden judicial yendo a un juzgado de guardia, pero al contrario es un problema, porque si la familia se niega, no hay nada que hacer. Si el médico, por ejemplo, lo lleva a una residencia por su cuenta, la familia le puede denunciar. Este es un problema muy serio que requiere de un abordaje social, jurídico y político urgente.

Cuando se produce un abandono en el hospital, las soluciones son diversas, dependiendo de la situación. Generalmente se les traslada a un centro de mayores o se les facilita asistencia a domicilio. Sin embargo, hay ancianos que no tienen un entorno que pueda apoyarle y otros casos en los que se carece de una vivienda digna o que no cumple las condiciones necesarias para habitarla.

Las denuncias ante la Fiscalía por abandono no suelen tener éxito debido a que dicho delito no está lo suficientemente tipificado en el Código de Derecho Penal. De hecho, dado que los ancianos siguen siendo atendidos en los hospitales, no se produce un abandono real.

En Gerosol Asistencia trabajamos por tu calidad de vida y la de los tuyos

Debemos trabajar como sociedad, con más ahínco, en el fortalecimiento de nuestros valores. Vienen tiempos diferentes, pero lejos de que este sea el cambio que tenemos que vivir, comprometámonos a trabajar, para convertir el envejecimiento en una oportunidad, en lugar de un problema.

Como prevenir lesiones en el cuidador

A lo largo del día, desplazamos y movilizamos nuestro cuerpo cientos de veces. Cada uno de nosotros adopta posturas y técnicas propias a la hora de caminar, levantarse o sentarse en una silla. El envejecimiento de la población provoca que cada vez haya mayor número de cuidadores que tengan a su cargo el cuidado de personas mayores y/o en situación de dependencia. En muchos casos, estos cuidadores desconocen cómo mantener una buena higiene postural para facilitar una correcta movilización de la persona sin realizar sobreesfuerzos, previniendo la aparición de lesiones músculo-esqueléticas sobre ellos mismos, y evitar hacer daño a la persona movilizada.

La higiene postural.

La mala postura corporal puede desencadenarse por una mala colocación al trasladar a la persona en situación de dependencia, pero también por la mala colocación en las propias tareas del día a día del cuidador. El entorno o el estado psicosocial en que se desarrolla la actividad también pueden influir en los hábitos posturales dañinos: mobiliario inadecuado, iluminación, escasez de espacio, el estrés, las prisas y la percepción del dolor y de la fatiga.

Potenciar una correcta higiene postural resulta imprescindible para reducir los riesgos de lesión durante la realización de estas tareas, y va a aportar al cuidador seguridad y control en su día a día de cara a una mejor calidad en los cuidados.

Aunque existe una gran variedad de técnicas y formas de realizar las movilizaciones y transferencias. Pero en función del tipo de patología que se padezca unas son más adecuadas que otras. El cuidador y los profesionales sanitarios deben coordinarse a este respecto.

Los fisioterapeutas recuerdan que es fundamental tener en cuenta que la columna vertebral es el eje que sostiene nuestro cuerpo y que debemos conocer los factores de riesgo que pueden poner en peligro su estabilidad y, por tanto, la de nuestro cuerpo.

De la misma manera, inciden en la idea de que el manejo de cargas pesadas durante largos periodos de tiempo, el movimiento repetido de flexión y extensión y los movimientos de torsión con cargas, son algunos de los factores que más pueden dañar nuestra espalda.

Además, los fisioterapeutas recalcan que es imprescindible mantener la espalda recta y flexionar las rodillas para distribuir el esfuerzo hacia la musculatura de las piernas y no hacía la de la espalda, que por lo general está menos reforzada. En esta línea, hacen énfasis también en la importancia de no girar ni inclinar la espalda mientras se está llevando a cabo la movilización de la persona a nuestro cargo.

Consejos prácticos sobre cómo realizar determinadas movilizaciones.

  • Ayuda al caminar. Nos colocaremos al lado de ella. Con una mano sujetando su cintura y con la otra cogiéndole su mano. Desplazaremos su peso con nuestras manos hacia un lado, comenzando a caminar con la pierna contraria.
  • Desplazamiento de tumbado a sentado. Colocando a la persona de lado. Con una pierna semiflexionada y la de debajo doblada. Sacaremos la parte inferior de las piernas fuera de la cama y sujetándole la mano que tiene libre tiraremos con cuidado. Siempre colocando la otra mano en su espalda.
  • Desplazamiento de sentado a de pie. La persona sentada entrelaza los dedos de las manos, con el fin de pasar los brazos por detrás del cuello del cuidador. El cuidador flexiona las rodillas frente a la persona y lo sujeta por la cintura atrayéndola hacia él. A continuación, se empuja hacia arriba tratando que la persona también se ponga de pie.
  • La altura de la cama ha de permitir que la persona cuidadora pueda movilizar a la persona que cuida sin doblar la espalda.
  • La importancia de saber respirar. Respirar profundamente dos o tres veces seguidas, y sentir la relajación muscular al expirar. También se puede utilizar algún método de relajación que utilizado diariamente pueda ayudarnos a calmarnos.

En Gerosol Asistencia somos un equipo de profesionales de la salud y de lo social que trabaja desde el respeto a la persona y su entorno para conseguir una atención domiciliaria altamente cualificada y cercana.

Hemos comprobado que, aunque forme parte de una rutina diaria, no podemos descuidar ciertas pautas a seguir para prevenir posibles lesiones en los cuidadores de personas dependientes.

 

Ser mayor y disfrutar del verano es posible

El verano ya está aquí y con él, la época del año más esperada por muchos. El buen tiempo, las vacaciones y el tiempo libre, son algunos de los factores que hacen que el periodo estival sea un oasis en medio de la rutina que nos arrastra a la melancolía durante el resto del año. Tanto para los más jóvenes, como para los más mayores, el verano ofrece muchas alternativas y actividades únicas para realizar. ¿Quién ha dicho que la tercera edad sea aburrida?

Salir de la rutina y conocer nuevas opciones

Considerando que los adultos mayores suelen tener unas circunstancias de vida y de salud particulares, en el sentido de que tienen limitaciones tanto económicas como físicas, es fundamental que el viaje y las vacaciones sean completamente adaptados a sus necesidades, de forma que la experiencia sea lo más grata posible para ellos, y que logren sentirse seguros y tranquilos en el tiempo de esparcimiento que se tomen para viajar.

En cuanto al destino, podemos distinguir entre lugares con actividades de turismo adaptadas a las personas mayores con y sin dependencia: excursiones tranquilas, caminatas, conferencias, visitas culturales, bailes, torneos de cartas, salas de lectura y televisión o actividades físicas (yoga, pilates, taichí, natación, gimnasia, etc.). Además, muchos de estos lugares cuentan con infraestructuras adaptadas a las personas mayores, teniendo playas con accesos cercanos, rampas, baños y duchas para personas con dependencia, e inclusive servicios de asistencia específicos para personas de la tercera edad, todo con el objetivo de hacer la experiencia más agradable.

Por otra parte, el dicho “nunca es tarde si la dicha es buena” es una buena frase para aplicarla aquí. Muchas personas aprovechan estar jubiladas para estudiar aquello que por cualquier razón no pudieron hacer antes. Es un buen momento para adquirir nuevos conocimientos. De hecho, cada vez son más las universidades que ofrecen programas de “escuela de mayores”, donde aquellas personas mayores de 65 años pueden optar a una titulación universitaria. En las bibliotecas y centros culturales es común ver inscripciones para diferentes tipos de talleres y cursos. Simplemente hay que encontrar el adecuado e inscribirse. También es recomendable adentrarse en el mundo de las nuevas tecnologías: crear un blog, leer sobre temas de interés en Internet, manejarse en las redes sociales, o saber usar programas de comunicación online como Whatsapp o Skype.

¿Qué mejor forma de despertar a los sentidos que hacer un poco de turismo gastronómico? Muchas regiones y ciudades proponen distintos tours y visitas gastronómicas. A pesar de lo que podamos pensar, estas visitas no equivalen a comer hasta reventar, sino a degustar especialidades, platos y bebidas locales. Son recorridos muy tranquilos y nada vertiginosos que permiten una asimilación sensorial muy interesante de cada pueblo recorrido. Son perfectos para personas mayores porque sin duda las personas con más experiencia, disfrutan más y mejor de los pequeños placeres exquisitos de la vida.

Disfrutar en familia de actividades cotidianas

El verano es una gran ocasión para poder pasar mucho tiempo jugando a la vez que potenciamos ciertas habilidades cognitivas que nos pueden resultar de mucha utilidad. Juegos de memoria, puzzles, acertijos, etc. Hay un sinfín de opciones.

Si eres de las personas que te quedas en Madrid, puedes aprovechar para ir al cine, a un museo o al teatro, a pasear por el Retiro, o realizar alguna escapada a la sierra. Muchas son las alternativas y propuestas para que el verano en Madrid sea una experiencia igualmente única y gratificante.

Sentarse y ver el amanecer o el atardecer. A muchas personas mayores les gusta levantarse temprano. Esta es la oportunidad perfecta para disfrutar de la fresca mañana con un zumo o un café.

Normalmente las personas de más edad suelen ser abuelos, por ello ¿qué mejor actividad que pasar tiempo con los nietos? Aprende a jugar con ellos y saca el niño que hay en ti.

Debemos tener siempre muy presente que cuidar de nuestros mayores no solo es que tengan atendidas las necesidades físicas, es también hacerles partícipes de las decisiones y consensuar con ellos cómo se gestiona el tiempo. Por este motivo, en Gerosol Asistencia trabajamos por tu calidad de vida y la de los tuyos.

De todas las actividades propuestas, ¿cuáles te gustaría hacer? si nos lees y estás pensando en tus padres o tus abuelos ¿no crees que es buena idea reservar una tarde para hacer alguna actividad con ellos? ¡Anímate!

David Goodall: la lucha para conseguir una muerte deseada

La muerte ha sido siempre un tema escabroso para el ser humano, no sólo para las personas que lo viven de cerca como familiares y amigos, sino para la sociedad en general. Sin embargo, el envejecimiento de la población, el encarecimiento de la sanidad, la crisis económica, el incremento del laicismo en nuestras sociedades e incluso personas cansadas de vivir, abren la puerta a un debate ineludible: ante una enfermedad incurable que degrada nuestro cuerpo o alguien que crea haber vivido lo suficiente, ¿por qué no elegir el momento del adiós?

Distintas definiciones de muerte programada

En medio del debate sobre el derecho a morir dignamente surgen conceptos que a veces se confunden entre sí. Eutanasia, suicidio asistido y muerte digna no es lo mismo, aunque los tres términos forman parte de la elección de muerte que decide cada persona, pero que la población en general englobamos habitualmente en la expresión eutanasia. Llamemos a las cosas por su nombre

Muerte digna es la que se produce con todos los alivios médicos adecuados y los consuelos humanos posibles cuando una persona está en fase terminal de su enfermedad y va a morir irremediablemente. No es una muerte bajo petición ni a demanda.

Cuando se habla de suicidio asistido se hace referencia a la ayuda que recibe una persona que desea la muerte para suicidarse, incluidos el asesoramiento sobre dosis letales de medicamentos, la prescripción o el suministro de los mismos. Pese al asesoramiento, es el paciente el que voluntariamente termina con su vida.

La eutanasia es un acto médico que, de forma directa, provoca la muerte de una persona que previamente ha solicitado reiteradamente morir libre. Es decir, nadie puede tomar esa decisión por ella y sólo puede producirse bajo la supervisión de un médico.

“No soy feliz. Quiero morirme”

El científico australiano David Goodall es un ejemplo de alguien que recurre al suicidio asistido. Este profesor e investigador de la Universidad Edith Cowan de Perth deja un legado de decenas de trabajos de investigación, así como colaboraciones en revistas especializadas en ecología.

El profesor Goodall no padecía ninguna enfermedad en fase terminal, pero había afirmado que su calidad de vida se había deteriorado. “No soy feliz. Quiero morirme. No es particularmente triste”, declaró a la cadena ABC el día de su 104 cumpleaños, a principios de abril. “Lo que es triste es que me lo impidan. Mi sentimiento es que una persona mayor como yo debe beneficiarse de sus plenos derechos de ciudadano, incluido el derecho al suicidio asistido”, para él hubiera sido mejor morir en Australia, país donde ya había intentado un suicidio fallido que afectó negativamente a su estado de salud. Una caída sufrida tras este suceso desencadenó una serie de achaques que disminuyeron considerablemente su condición física.

En Australia, país de corte conservador, sólo el estado de Victoria autorizará la eutanasia dentro de ciertos límites. De acuerdo con esta ley, que entra en vigor en 2019, sólo podrán recurrir a esta opción las personas en fase de vida terminal y que tengan una esperanza de sobrevivir de sólo seis meses.

Por ello el profesor Goodall decidió acudir a la organización Exit y viajar a Suiza para cumplir con su deseo. Cuando el científico llegó al país alpino fue atendido por dos médicos, uno de ellos psiquiatra, quienes aprobaron que el anciano fuese sometido al suicidio asistido.

Siguiendo la legislación suiza, fue el mismo Goodall el que abrió la válvula para liberar el producto letal a base de pentobarbital de sodio, un sedante muy potente que en altas dosis detiene los latidos del corazón, mientras escuchaba la novena sinfonía de Beethoven. Su caso pone en el candelero esta particularidad, que Suiza comparte con un puñado de países en el mundo, de poder decidir el momento de interrumpir el curso de la vida, opción imposible en el país de origen de Goodall.

Por último, pidió que su cuerpo fuese donado a la ciencia y en caso de que no pueda ser usado, sus cenizas se esparcieran en algún lugar cercano a la institución, que tiene su sede en la ciudad de Basilea.

A quienes amamos y podemos disfrutar de la vida se nos hace difícil entender que alguien elija libremente morir. Pero, en virtud de esta incomprensión, negarle al otro esa elección implica imponer nuestra manera de relacionarnos con la vida como correcta a los demás.

Fuente de información

https://www.20minutos.es/noticia/3336310/0/cientifico-australiano-david-goodall-asistencia-suicidio-suiza/?utm_source=twitter.com&utm_medium=socialshare&utm_campaign=desktop

Entrevista a Silvia Sierra “Conocer la demencia, es clave para poder ayudar a las familias”

En primer lugar, le agradecemos sinceramente a Silvia Sierra, Coordinadora del Servicio de Información y Orientación en la Asociación Benéfica Geriátrica, su tiempo y dedicación al acercarnos de manera profesional y sencilla algunos aspectos sobre la enfermedad de la demencia en nuestros mayores, que tanto nos importan.

Además, imaginamos que estaréis ultimando los preparativos de la jornada “Demencias en personas mayores: un desafío desde el Trabajo Social”, prevista el próximo 31 de mayo. Por ello, reconocemos el esfuerzo añadido, atendiéndonos.

Sin más demora, a continuación, podéis leer las interesantes palabras de Silvia sobre demencia y la importancia que la figura del trabajador social. Esperamos que os guste.

¡Comenzamos!

Cuestionario jornada sobre demencia

1 ¿A qué se dedica la Asociación Benéfica Geriátrica? ¿Cómo nace su puesta en marcha?

 ABG es una entidad sin ánimo de lucro formada por un equipo de trabajadoras sociales que se dedican al asesoramiento gerontológico.

 La Asociación Benéfica Geriátrica nació hace 20 años con el objetivo de defender y promover los derechos de los mayores, sobre todo de aquellos en situación de vulnerabilidad social.

2 ¿Cómo se puede saber cuándo una persona debe dejar de trabajar, conducir, vivir de manera independiente u ocuparse de la economía doméstica a causa de padecer demencia?

Cuando aparecen síntomas que indican que la persona no pueda ser autónoma para las ABVD (actividades básicas de la vida diaria) o actividades instrumentales, y es un riesgo para su vida y la de las personas que la rodean. Los casos en los que todavía no hay diagnóstico de demencia, son los más difíciles porque las familias no saben que recursos elegir para el mejor cuidado de la persona mayor.

3. Según la ABG ¿Qué supone la demencia en las personas mayores?

Es una enfermedad que afecta a más de cincuenta millones de personas en todo el mundo, y cada año se detectan 10 millones de nuevos casos.

 La demencia supone pérdida de capacidad en la persona mayor y deterioro de las facultades mentales. Es un problema para las familias, ya que no saben cómo afrontar los cuidados. La creación de recursos que apoyen al mayor y a sus cuidadores es uno de los retos que tiene la Administración y las entidades del sector sociosanitario, las cuales luchan para cuidar no solo a los mayores, si no a sus cuidadores. Conscientes de la importancia de la Demencia, que plantea su abordaje, ABG organiza esta jornada en la que diferentes profesionales del ámbito del trabajo social y gerontológico profundizarán en el tratamiento de las demencias en las personas mayores.

4. ¿Cuáles son las principales labores de un trabajador/a social frente a la demencia?

Las principales funciones del trabajador social serían la intervención social y el apoyo a las familias.

La intervención social se realiza a través de la recepción de la demanda, mediante una entrevista con la familia y una visita domiciliaria. De ese modo el trabajador social puede conocer la situación y realizar un diagnóstico de la situación, para después diseñar su intervención.

 Conocer la enfermedad, es clave para poder ayudar a las familias. Al trabajar día a día con esta problemática, el trabajador social debe saber los recursos y coordinarse con otros profesionales del ámbito sociosanitario.

5. El próximo día 31 de mayo se celebrará la jornada sobre demencia ¿Qué objetivos persigue la Asociación Benéfica Geriátrica con esta convocatoria?

 El objetivo principal es profundizar en el tratamiento de las demencias en personas mayores y el abordaje desde el Trabajo Social.

 Conocer los diferentes recursos, trabajar desde el equipo multidisciplinar y ayudar a las familias son importantes para el cuidado de la enfermedad.

6. Desde la ABG ¿consideráis que la sociedad actual estamos preparados para convivir con una persona mayor demenciada

Consideramos que no estamos preparados, porque no conocemos la enfermedad y porque es muy difícil afrontarla. Admitir que esa persona dejará de ser la misma que uno conoció, que confundirá días, horarios y nombres, y que tal vez necesite ayuda hasta para las tareas más elementales genera sentimientos difíciles de sobrellevar. Y aunque la enfermedad no tiene siempre la misma evolución y cada persona es un mundo los temores, la preocupación y el cansancio hacen mella tanto en las personas enfermas como en los cuidadores.

Si queréis poder consultar cómo ha ido la Jornada en los siguientes enlaces:

“Preservar la dignidad de la persona, como un pilar principal en su tratamiento”, pasando por una gestión eficiente y eficaz de los recursos, fueron algunos puntos destacados y tratados durante las Jornadas…

http://www.abgmadrid.com/blog-abg/2018/6/1/jornada-abg-preservar-la-dignidad-de-las-personas-con-demencia-ha-de-ser-el-pilar-principal-de-su-tratamiento-y-cuidados

Así como la entrada con el material de las ponencias:

http://www.abgmadrid.com/blog-abg/2018/6/4/jornada-abg-presentaciones-de-teresa-merlo-rubn-yusta-y-marta-candel

 

Una vez más, te damos las gracias por compartir con nosotros tu experiencia profesional sobre este aspecto nos ocupa.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.

Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Número de autorización S2941 y S5424, posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ACEPTAR

Aviso de cookies