Posts sobre demencia

Auxiliares de enfermería y geriatría con gran corazón

Que el colectivo de la tercera edad necesite en su día a día una asistencia preventiva y terapéutica que le ayude a mantener su calidad de vida, puede resultar obvio. Pero más aún, si se cumplen las expectativas de la Organización de las Naciones Unidas, España será en 2050 el país más viejo del mundo: un 40% de su población superará los 60 años. Si tenemos en cuenta que este envejecimiento será progresivo, podemos ser conscientes de las posibilidades que brindará ser especialista en el cuidado de personas mayores.

Un trabajo de cercanía, respeto y cariño

Los auxiliares de enfermería y geriatría son profesionales fundamentales y no siempre se les da la importancia que tienen ni se les nombra con la misma consideración que al resto de compañeros/as del sector. Para que se les conozca más, queremos acercar un poco esta imprescindible figura a nuestros lectores.

Su trabajo se coordina con el resto de profesionales: médicos, enfermeros, terapeutas, trabajadores sociales, etc. En el día a día, sus principales funciones se focalizan en ayudar a las personas que lo necesiten a lavarse o a bañarse, a vestirse, a comer, a tomar la medicación, a ir al baño y a desplazarse; en tareas sanitarias como aplicar cremas o cambiar apósitos; y por supuesto, en conocer el estado de ánimo de estas personas, atendiendo a cambios de humor o de salud, por si pudiesen ser síntomas de malestar o deterioro, velando así por su seguridad.

En este artículo queremos destacar la importancia de humanizar la asistencia a domicilio de estos profesionales. En Gerosol, creemos que nunca debemos dejar de aprender, crecer y mejorar en la vida, independientemente de a qué nos dediquemos. Eso es algo que redundará en nuestro bienestar y en el de las personas con las que nos relacionamos. Si además se es personal socio sanitario, y en concreto auxiliar de enfermería y geriatría, ese desarrollo cobra especial importancia.

Por tanto, es primordial considerar a la persona. En ocasiones se queda “detrás” de la enfermedad. En demasiadas circunstancias la enfermedad, la demencia o la patología, ocupan tanto sitio y requieren tanta atención que nos podemos olvidar de Pedro, Ana, Laura…la persona. Y él o ella siguen ahí, aunque a veces sea muy difícil “verlos”.

 

 

 

 

 

 

Ponerle la música que le gustaba, leerle su libro preferido, facilitarle contextos que le sean familiares. No dejar de proporcionar un abrazo, caricia, sonrisa, un tono de voz amable. Considerar su personalidad y gustos son acciones de cuidado, que en ocasiones no se tienen en cuenta y son fundamentales. Al fin y al cabo, se necesita usar “trucos” para facilitar aquellos cuidados menos deseados por la persona durante los momentos de la higiene, de la alimentación o de la toma de un medicamento. Se trata de acciones que nunca serán iguales con una persona u otra y es esencial no olvidar que son, todos ellos, requisitos básicos para acometer la labor sanitaria con auténtica calidad

La función de estos profesionales no se limita a la persona atendida, sino también a su entorno, a sus familias, ayudando a gestionar sus inquietudes, a entender las patologías y a conocer cómo pueden ayudar a su familiar durante el proceso.

“Siento que soy su segundo yo, soy su cómplice”

Nuestros auxiliares tienen verdadera vocación, se esfuerzan, se sienten motivados, realizados y satisfechos con su trabajo de ayudar a quienes lo necesitan: personas en situación de dependencia. Ellos como ellas ponen de manifiesto en este video que adjuntamos que el servicio socio sanitario que ofrece Gerosol es muy humano. Además, se crean unos fuertes vínculos de amistad y unas estrechas relaciones de confianza, donde los propios auxiliares se sienten uno más de la familia. En sus propias palabras: “las personas a las que apoyamos nos aportan mucho”

Como mujer gran dependiente que soy, compruebo en mi piel que cuando me siento bien atendida, se tienen en cuenta mis preferencias y necesidades, y soy respetada, mi estado de salud y de ánimo mejoran notablemente. Esto, a su vez, es muy positivo para el auxiliar o cuidador/a, que incrementa su motivación y aumenta su esfuerzo para continuar mejorando. En definitiva, la humanización en este ámbito es la clave para mantener unos cuidados asistenciales de calidad.

Gracias a este grupo de profesionales gran cantidad de personas en situación de dependencia podemos tener una vida plena. Tanto es así que uno de los auxiliares de enfermería que protagoniza el video al que nos referíamos anteriormente, expresa textualmente, “me divierto en mi trabajo”, “siento que soy su segundo yo, soy su cómplice”. En resumen, Gerosol se esfuerza a diario por humanizar su servicio, poniendo corazón en lo que hace.

Disfagia: no sólo es lo que comes sino cómo lo comes

La alimentación es un proceso fundamental en la vida de todos nosotros, puesto que nos garantiza los aportes nutricionales necesarios para sobrevivir. Pero la alimentación no es solo el acto de comer, es mucho más que alimentarse, es un placer sensorial que proporciona momentos de comunicación, de transferencia de afecto, fortalecimiento de vínculos, e integración en grupos sociales. En nuestra cultura, nuestra vida social se desarrolla en torno a la comida, e incluso aprendemos hábitos y rutinas alrededor de la misma.

La alimentación comienza por la deglución

Algo que parece tan sencillo como tragar es en realidad una acción muy compleja en la que participan numerosos músculos y nervios, y pensamos que no tienen importancia hasta que tenemos problemas de deglución o digestión, entre otros. En particular, la dificultad para deglutir o tragar alimentos, sólidos o líquidos de manera correcta se conoce como disfagia.

La disfagia no es una enfermedad sino un síntoma, el indicio de un trastorno que puede ser de origen neurológico, como daño cerebral adquirido, enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer o Párkinson) o parálisis cerebral infantil, o derivado también de complicaciones estructurales, causadas por ejemplo por envejecimiento natural.

 

 

 

 

 

El objetivo de una correcta deglución es evitar el paso del alimento a las vías respiratorias y contribuir por tanto a que la persona esté bien nutrida e hidratada. Para ello, es primordial adaptar la textura y consistencia de la dieta a cada situación. En este sentido, habrá que tener en cuenta el tipo de disfagia que presenta la persona. Podemos diferenciar entre dos tipos de dieta en función de la textura:

Dieta de fácil masticación

Elegiremos alimentos blandos, de textura suave y uniformes. Como ejemplo encontramos:

  • Lácteos: leche con espesante o yogur, flan y natillas. Evitaremos el arroz con leche, el queso fresco y quesos muy curados que se cuarteen.
  • Carnes, pescados y huevos: elegiremos las carnes blandas tipo muslo de pollo, albóndigas de ternera, hamburguesa, pescados sin espina y sin piel, tortilla francesa o de patata. Se cocinarán con salsas espesas para facilitar la masticación y la deglución.
  • Frutas y verduras cocinadas incluso trituradas si se desea.
  • Legumbres, patatas, pasta y arroz: en el caso de la legumbre mejor tomarla triturada y pasada por el pasapurés para evitar pequeños trozos de piel. La pasta se puede cocinar con verduras o salsa de tomate espeso y el arroz se puede tomar junto con la verdura o con la legumbre en puré para aportar hidratos de carbono. La patata se puede tomar cocida o como otro ingrediente en los purés.

Dieta triturada

 

 

 

 

 

Elegiremos esta opción cuando no haya posibilidad de tomar la dieta de fácil masticación. Los platos se prepararán triturados, de la manera más homogénea posible y espesados si hace falta una consistencia tipo pudding. Para ello elegiremos los alimentos mencionados en la dieta de fácil masticación y los trituraremos y espesaremos hasta conseguir una textura adecuada.

Existen en el mercado gelatinas para elaborar en casa que se pueden añadir a todo tipo de líquidos (agua, leche, zumo…) y que resultan muy importantes para mantener una hidratación adecuada. También con este objetivo encontraremos aguas gelificadas comerciales con o sin azúcar. Podemos utilizar además espesantes comerciales para dar la consistencia necesaria a los líquidos.

Resulta importante destacar algunos alimentos que tienen un riesgo elevado para quienes sufren disfagia:

  • Los que mezclan distintas consistencias: arroz con leche, sopa con fideos, yogur con muesli, fruta en almíbar con su caldo…
  • Los que contengan líquido al morderlos: naranja, mandarina, uva…
  • Alimentos con espinas, pepitas, pellejos o grumos, como puré poco pasado, sandía, aceituna, fruta con piel…
  • Alimentos secos que se desmiguen. Por ejemplo, galletas, queso curado, biscotes, patatas chips.
  • Alimentos que se pueden quedar pegados al paladar como el plátano o las bases de algunos pasteles.
  • Alimentos fibrosos como la piña, naranja, espárragos o borraja.

Como hemos visto, las alteraciones de la deglución pueden surgir por diversos motivos, pero en la mayoría de las patologías que la acompañan la persona está consciente y con ganas de participar de su vida familiar, empresarial o de ocio, y el hecho de poder contar con ideas asequibles para tener buenas y equilibradas ingestas es la mejor colaboración.

En Gerosol, tratamos que el momento de comer para todas las personas que atendemos con estas dificultades sea un placer para el paladar.

La lectura: Una fiel compañera en cualquier formato

La lectura es una de las mejores habilidades que podemos adquirir. Nos acompañará a lo largo de nuestras vidas y permitirá que alcancemos conocimiento, ayudándonos a entender el mundo y todo lo que nos rodea. Podremos viajar a cualquier sitio sin desplazarnos o ser la persona que queramos ser por un momento. Y es que leer nos abre las puertas del conocimiento y da alas a nuestra inspiración e imaginación.

El ejercicio de leer cobra mayor sentido si cabe, al final de nuestras vidas. Neurólogos y psicólogos así lo confirman, recomendando la lectura como método preventivo del alzhéimer u otras enfermedades.

Audiolibros como alternativa a la lectura convencional

Sin embargo, hay muchas razones diferentes por las que las personas mayores dejan de leer. Los motivos comunes suelen ser una visión deficiente, falta de fuerza para sostener un libro, temblores o demencia. Cuando las personas mayores que han amado la lectura la abandonan, no significa que hayan perdido interés en los libros, revistas y periódicos. La consecuencia de esta pérdida a menudo les hace sentir retraídas, tristes y aisladas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Por ello, para las personas mayores a las que les gustaba o les sigue gustando leer, escuchar a alguien que les lea puede darles un profundo consuelo y alegría. La lectura en voz alta es una actividad que vale la pena realizar con frecuencia. El objetivo principal de realizar una actividad de lectura en voz alta es que la persona mayor se divierta y se sienta mejor.

En este sentido, podemos echar mano de un audiolibro. En este caso, los contenidos del libro son leídos en voz alta por profesionales y grabados. Por tanto, disfrutar de la lectura es más sencillo y accesible para las personas mayores y/o dependientes. La mayoría de los títulos nuevos de los editores principales se publican en formato audiolibro simultáneamente con su edición impresa. En la actualidad, hay multitud de títulos y muchos de ellos gratuitos.

Podemos encontrar los audiolibros en CDs o en DVDs, pero el soporte más habitual suele ser en formato digital, para descargar directamente desde internet o escuchar a través de podcast, y poder usarlos en nuestros smartphones, tabletas…pudiendo parar y comenzar desde ese punto cuando se necesite.

La lectura de audiolibros requiere su tiempo (al igual que hay tener tiempo para sentarse a disfrutar con un libro entre las manos). El planing es sencillo: estar relajada, concentrada en el libro y sentarse a escuchar.

Os recomendamos algunas direcciones en las que se pueden encontrar gran variedad de audiolibros. Generalmente, pasado un periodo de prueba, hay que pagar. 

www.sonolibro.com

www.kobo.com

www.storytel.com

 

También proponemos un portal de descarga gratuita y legal de audiolibros:

LibriVox (librivox.org)

 

La feria del libro sigue creciendo

No debes faltar a la Feria del Libro, un encuentro anual que se celebra desde 1933 en Madrid (Parque del Retiro) con el fin de promover el libro, la lectura y la actividad de quienes se dedican a la edición, distribución o venta de libros al público. En este 2019 celebra ya su 78ª edición, desde el pasado 31 de mayo hasta el próximo 16 de junio, con República Dominicana como país invitado bajo el lema: “Descubre un país de cultura”.

La literatura es una cura para la soledad. Cuando el libro es interesante, atrae toda nuestra atención y la soledad simplemente desaparece porque el libro se va convirtiendo en una agradable compañía. Además, la escucha de audiolibros puede suponer un efecto positivo en el lector al traer a su memoria los momentos de lectura compartida en su infancia. Una práctica que sabemos es altamente beneficiosa para niños (y no tan niños)

Arte terapia: un mundo con multitud de beneficios

Hay quienes creen que la creación de arte les pertenece sólo a unos cuantos elegidos rebosantes de talento. Sin embargo, pese a que puede ser que sean sólo algunas personas las que eligen desarrollar alguna disciplina artística profesionalmente, esto no significa que sólo ellos puedan beneficiarse física, mental y emocionalmente del arte. De hecho ¡todos podemos! Puede sorprenderte saber que el arte sea una herramienta terapéutica muy efectiva para el tratamiento de patologías asociadas a la salud.

¿Qué busca el arte terapia?

Dentro del ambiente en el que vivimos, marcado por respuestas inmediatas y zapping, se plantea como un canal de comunicación. De esta forma, a través del uso de las expresiones artísticas como el dibujo, la pintura, el modelado, la escritura, la música, el teatro o la danza, se piensa que pueden ayudar a las personas que simplemente buscan conocer su interior y tener una vida más plena.

Sin embargo, también se emplea con individuos con estrés postraumático, resultante de conflictos bélicos, abusos sexuales o desastres naturales; con personas que sufren enfermedades físicas como el cáncer; o con quienes padecen autismo, demencia, alzhéimer, depresión y otros trastornos de índole psicológica.

A diferencia de muchas otras terapias psicológicas, la terapia del arte funciona como un proceso en el cual intervienen tres vías, que son, la persona interesada, el terapeuta y el propio arte.

Las sesiones de arte terapia pueden ser individuales o grupales. En las primeras se trabaja de manera personal y cercana, acompañando al participante en la búsqueda de soluciones. En la terapia grupal se tratan temas comunes y se tiene la posibilidad de retroalimentar a los compañeros, aprender de los demás y encontrar apoyo y solidaridad en el grupo. La terapia puede llevarse a cabo en una variedad de escenarios, incluyendo consultas privadas, cárceles, escuelas y hospitales.

El teatro como compendio de desarrollo artístico

En concreto, cuando hablamos del alcance que tiene el teatro como arte nos damos cuenta de las infinitas posibilidades; el teatro es la más difícil de las artes porque incluye a todas ellas, una herramienta completa que puede utilizarse tanto de manera pedagógica, terapéutica o artística.

Por lo general, los recursos teatrales dirigidos a la terapia tienen como objetivo la relajación y la introspección, es decir, el conocerse a uno mismo por medio de sencillas técnicas teatrales, como el desarrollo de diversos personajes que encarnen las distintas facetas de la emocionalidad humana. Reír, llorar o enfadarse desde la ficción puede llegar a descubrirnos esa parte de nosotros que tanto nos cuesta mostrar o, en su caso, controlar.

 

 

 

 

 

Especialmente, el teatro como terapia favorece a los adultos mayores, brindándoles un espacio para que desarrollen su creatividad.

A través de ejercicios y dinámicas teatrales se les propone a los pacientes circunstancias ficticias que le llevan a la acción y dichas acciones les hará conectar con diferentes emociones. Estos tratamientos pueden beneficiar la articulación de la expresión verbal -física-expresiva, mejorando así su memoria y creatividad.

Con personas en estado de mínima conciencia por lesión cerebral adquirida, se ha mostrado el amplio espectro de áreas de aplicación de las terapias basadas en las artes visualizando y buscando expandir el propio potencial de aquello que está en estado de latencia para ser activado y desarrollado, con la convicción de que a través de los procesos creativos siempre hay algo más por hacer y ofrecer.

Esta ejercitación en el papel de «autor» nos va acostumbrando a asumir un papel activo frente a los desafíos de la vida, donde reconocemos quiénes somos, lo que sentimos y deseamos, y tratamos de proyectarlo en los encuentros y situaciones. Nos vamos percibiendo como responsables de nuestras producciones, y a la vida misma como nuestra obra más importante.

Finalmente, crear, mostrar o contemplar una obra de arte es divertido, más aún si se comparte con otras personas. Y más allá de los beneficios del arte, desde el punto de vista terapéutico no hay

Tercera edad, la oscura cueva del olvido

“Cuando yo vivía en Segovia…”, “Cuando yo estuve en América…”, “Cuando trabajaba en Renfe…” Todos tenemos recuerdos y una memoria llena de imágenes, de sucesos lejanos y recientes, y de vivencias de nuestra infancia y adolescencia. Entrelazados en el tiempo con las emociones, conforman la historia de nuestra vida. Muchas personas mayores narran trozos de su historia, entre nostalgia e ilusión por encontrar alguien que les escuche. Pero a veces no resulta fácil, porque la historia se repite una y otra vez y terminan por contar siempre lo mismo.

Resulta un consuelo saber que según se envejece es normal olvidar ciertas cosas. La memoria, al igual que los músculos y los huesos, se debilita con el paso de los años. El flujo de sangre al cerebro en las personas mayores a veces disminuye, lo que puede perjudicar la memoria y causar cambios en las destrezas cognitivas.

Conocer la dimensión de cada olvido

Cuando comenzamos a olvidar cosas habituales, lo que más tememos es que sea el principio de una grave enfermedad, como el alzhéimer. Pero, aunque todos estamos expuestos a padecer algún tipo de demencia, las señales de olvido que aparecen de manera temprana, antes incluso de los 50 años, no conducen necesariamente a una enfermedad mental.

 

 

 

 

 

En general, en un olvido benigno, la persona olvida detalles de una situación y es consciente de lo que le pasa, se preocupa y trata de compensarlo dando una explicación o disculpándose. En cambio, un olvido patológico es un escenario completamente diferente: la persona olvida una situación por completo y es el familiar quien está preocupado. Hay que discriminar la causa entre vejez o enfermedad.

Es verdad que puede ser complicado para una persona sin formación en demencias saber cuándo debe buscar una opinión profesional ante los “fallos mentales” de un familiar cercano. Algo que puede ayudarnos es considerar las consecuencias de estos fallos en la vida diaria del individuo. A veces incluso se siente que la personalidad de nuestro ser querido está cambiando, que ya no parece el mismo. Si nos encontramos en la situación de llegar a plantearnos cosas como “últimamente no conozco a mi madre” o “cómo ha cambiado mi padre en los últimos meses”, no debemos dudar en pedir una opinión profesional acerca de esos cambios.

Una maraña de recuerdos cada vez más difícil de desenredar

A modo de ejemplo, para la persona con Alzheimer, presente, pasado y futuro se entremezclan en una suerte de nueva vida tejida con la lana deshecha de los recuerdos. Tiempo y espacio dejan de ser las bases sobre las que se apoya su sentido de la orientación, llegándose a sumir en una confusión que a veces, y ya en etapas avanzadas, pueden hacerle olvidarse hasta de sí mismo.

En Gerosol Asistencia, cuidamos de nuestros mayores de la mejor manera que sabemos, con calidad tanto profesional como humana.

El olvido involuntario va despojando una a una de hojas el árbol de la memoria. Ese olvido involuntario, que arranca episodios enteros de la vida, es un monstruo voraz que provoca un dolor extremo para quienes lo observan desde cerca. Por ello es tan importe que las personas mayores perciban en todo momento el afecto de quien le rodean.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!