Posts sobre alergias

Disminuir la contaminación diésel: un alivio alérgico

Es sabido por todos que la escasa concienciación de los humanos en materia de preservar el planeta es responsable de un cambio climático. La contaminación ambiental es uno de los factores que más daño produce en la salud de las personas que viven en las grandes ciudades. Entre las principales consecuencias nocivas de la contaminación se encuentra el aumento que se ha producido en la última década de alergias y enfermedades de vías respiratorias, incluso en la gente que no está predispuesta. Pero, ¿realmente existe alguna relación entre la contaminación en las ciudades y la incidencia de alergias?

Nuestro cuerpo tiene algunas formas de manifestarse ante los contaminantes ambientales. Una de ellas es el rechazo a estos contaminantes por medio de estornudos. En segundo lugar, el cuerpo se manifiesta a través de agotamiento físico, y finalmente a través de la presencia de síntomas de enfermedades específicas como las alergias, problemas respiratorios o enfermedades cutáneas.

Entre los síntomas más frecuentes destaca los estornudos repetidos, picor de nariz y de ojos, enrojecimiento y lagrimeo de ojos y congestión nasal, principalmente. En muchos casos se acompaña o puede evolucionar a síntomas bronquiales con dificultad para respirar, sensación de opresión torácica y tos seca sobre todo por la noche. Estos síntomas son más frecuentes e intensos durante los días soleados y empeoran cuando hay viento.

Alérgenos cada vez más agresivos

Los altos niveles de contaminación urbana impulsan el fenómeno de inversión térmica que impide a los pólenes abandonar la atmósfera sobre las ciudades y, así, aumentan el tiempo de su exposición sobre las zonas urbanas. Esto explicaría por qué en las zonas rurales hay un menor número de alérgicos a pesar de que haya mayor cantidad de plantas que en las ciudades.

El diésel ha contribuido al incremento de pacientes alérgicos a diversos pólenes. Mientras que los pólenes en el campo están limpios, en las ciudades están recubiertos de partículas polucionantes, lo que produce que sean capaces de sensibilizar a un mayor número de pacientes e inducir una respuesta alérgica mucho mayor. Además, en el caso de los pacientes con asma y alergia, la contaminación puede tener un efecto directo en las vías respiratorias. Contaminantes como los óxidos de nitrógeno, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y el ozono favorecen la aparición de síntomas y exacerbaciones en niños con asma.

Además, las partículas eliminadas en la combustión de los motores diésel y por las calefacciones en las ciudades crean un ambiente hostil a las plantas, que para defenderse producen proteínas de estrés que hacen más agresivos a los pólenes, ocasionado una mayor capacidad para producir alergia.

Disminución en las emisiones contaminantes de vehículos

Con el aumento significativo del parque automovilístico de las ciudades muy pobladas como Madrid, Barcelona, Valencia o Bilbao, se da un fenómeno nada alentador para los aquejados de alergias respiratorias. Hay que tener en cuenta que alrededor del 60% de los vehículos que circulan en una gran ciudad funcionan con diésel, mientras que hace veinte años era un 25%.

En los últimos meses, muchos ayuntamientos han impuesto restricciones de tráfico por la alta contaminación. Los diferentes gobiernos han planteado distintos planes y programas para mejorar la calidad del aire, como el protocolo de contaminación de Madrid, que ha llevado incluso a la prohibición total de circulación de parte de los vehículos en el centro de la ciudad.

El prolongado uso de combustibles fósiles ha hecho que las reservas de este hayan menguado de manera considerable. Además de que han ido creando una huella ecológica que a día de hoy no podemos seguir ignorando. Por ello, la aparición de los coches eléctricos supuso un gran alivio.

Este tipo de vehículo no funciona únicamente con una fuente de energía. Al contrario de lo que ocurre con el coche tradicional, al cual sólo podemos alimentar con el tipo de combustible elegido por el fabricante, a un coche eléctrico podemos recargarle a través de diferentes vías. Por ejemplo, a través del sol mediante energía fotovoltaica, pero también gracias al aire que se transforma en energía eólica

Este problema podría evitarse de forma sencilla si se produjese un cambio hacia el coche eléctrico. Por ejemplo, un estudio del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) ha comprobado que si sustituyésemos tan sólo 2.000 coches tradicionales por coches eléctricos dejaríamos de emitir 4.471 toneladas de CO2  cada año.

El aire limpio es un beneficio muy importante para la salud y, por tanto, deberíamos trabajar desde muchos puntos de vista para conseguir esta calidad del aire.

 

Fuente de información

https://noticias.eltiempo.es/contaminacion-y-alergias/

 

Hipersensibilidad: un trastorno cuestionado

El intenso desarrollo tecnológico apoyado en la emisión de ondas electromagnéticas de baja frecuencia, expone al ser humano, incluso desde el vientre materno, a los campos de baja o muy baja frecuencia cuyos efectos a medio y largo plazo desconocemos. Es muy difícil encontrar un lugar donde no exista una conexión wifi, ya sea pública o privada, por lo que si en los últimos años comenzaste a sentirte mal, puede que la culpa no la tenga un virus o una bacteria, sino que quizá internet inalámbrico tenga algo que ver.

Un causante que no se ve

¿Conocías un trastorno llamado hipersensibilidad electromagnética? Se trata de una dolencia bastante poco común, en que la persona experimenta una serie de síntomas causados por las ondas liberadas, no solo por el wifi, sino también por teléfonos móviles y casi cualquier aparato que libere este tipo de radiación.Electrosensibilidad 1

Todos estamos rodeados por un campo electromagnético en el cual circulan diferentes tipos de ondas sin que nos demos cuenta, pero quienes padecen de hipersensibilidad electromagnética sienten sus efectos, incluso cuando el nivel de radiación provocada por estas ondas es mucho menor a los máximos permitidos.

El organismo de los afectados reacciona frente a la “contaminación electromagnética” al considerarla una agresión externa, lo que se traduce en diferentes problemas de salud como insomnio, nerviosismo, fatiga crónica, mareos, cefaleas, taquicardias, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria, alteraciones digestivas, infecciones recurrentes y sensación de tristeza sin motivo. La razón por la que este trastorno es conocido como “alergia al wifi” es porque los síntomas también se notan en la piel en forma de enrojecimiento, picazón y sensación de quemazón ante las ondas, de manera similar a una dermatitis de contacto.

Consejos ante una sintomatología no enmarcada en el ámbito sanitario

En España oficialmente no está tipificada ni aceptada por el Ministerio de Salud, lo que hace que se tilde a las personas afectadas como alarmistas o hipocondríacas pero ellas ven enormemente mermada su calidad de vida, no sólo por sus síntomas físicos, sino también por los profundos cambios emocionales que suele llevar aparejados.

Es muy difícil diagnosticar hipersensibilidad electromagnética, ya que sus síntomas pueden corresponder casi a cualquier cosa y en la mayoría de los que la sufren no tienden a ser demasiado graves, pero su vida sí se ve complicada.

Todavía no se conoce ningún tratamiento que corrija la hipersensibilidad electromagnética, y se ha observado que los afectados se hacen progresivamente más sensibles a estas emisiones, por lo que lo único que pueden hacer para aliviar sus síntomas es evitar la exposición todo lo posible, tomando medidas como:

  • Solicitar que un especialista examine el hogar y lugar de trabajo para que determine las principales fuentes de radiación que podrían estar afectando, para minimizar la exposición a sus emisiones.
  • Sustituir los teléfonos inalámbricos por teléfonos fijos, y las redes wifi por conexión por cable.
  • No utilizar el teléfono móvil a menos que sea imprescindible y, en ese caso, hacerlo en zonas con buena cobertura y utilizando el altavoz para mantenerlo lo más apartado posible de la cabeza.
  • Emplear tejidos naturales y evitar los sintéticos (que favorecen la electricidad estática), tanto en la ropa de hogar como en las prendas de vestir.
  • Mantener cualquier dispositivo desconectado cuando no se utilice.

Electrosensibilidad 3

Con estas indicaciones, en muy pocos casos es necesario que quienes padecen estos síntomas se vean obligados a mudarse a lugares donde las tecnologías no estén tan instauradas.

Pese a que los síntomas pueden ser incapacitantes, quienes los padecen no cuentan con el respaldo de la comunidad científica, quien afirma que no existe una relación causa-efecto que se pueda probar, ni de la Organización Mundial de la Salud, que no lo considera una enfermedad, y lo enmarca en el campo de los trastornos psicológicos. Pese a todo, en los últimos años, jueces de todo el mundo han reconocido casos de incapacidad laboral a personas afectadas por la electro-sensibilidad.

Como ha ocurrido en otras épocas de la historia de la medicina ante nuevas enfermedades la respuesta ante el desconocimiento y es el rechazo. ¿Existe la hipersensibilidad electromagnética? La ciencia insiste en que no, pero la gente sigue enfermando. El debate está sobre la mesa.

 

Fuentes de información

https://www.ara.cat/es/Hipersensibilidad-electromagnetica-trastorno-desconocido-alza_0_1688231329.html

http://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/hipersensibilidad-electromagnetica-wifi-telefonia-movil-electrosensibles_0_460904772.html

Seguridad alimentaria: Una práctica cotidiana

Hay cosas que, por estar tan presentes en los actos cotidianos, ni siquiera nos damos cuenta de que existen. A pocos se les ocurre pensar, delante de un plato de pescado, verdura, carne o una atractiva fruta, que detrás hay todo un proceso, no sólo para pescarlo, plantarlo, criarlo o procesarlo, sino para proteger ese alimento y hacerlo seguro.

La seguridad alimentaria es el conjunto de medidas que garantizan que los alimentos que consumimos sean inocuos y conserven sus propiedades nutritivas. Para garantizarla y evitar enfermedades de origen alimentario es de vital importancia conocer y cumplir con la normativa en materia de higiene a lo largo de la cadena alimentaria, haciendo especial hincapié en aquellas etapas o procesos que requieran la manipulación de los alimentos.

La producción primaria es el primer eslabón de la cadena y proporciona la materia prima: agricultura, ganadería, pesca y caza. La industria alimentaria prepara y elabora los alimentos usando esas materias primas. Las tiendas, supermercados e hipermercados o establecimientos similares se encargan de la distribución y la venta. El último eslabón de la cadena son los consumidores sobre los que recae la responsabilidad final de una buena manipulación.

Los cambios de tendencias del consumidor y del estilo de vida de la sociedad actual son factores de riesgo que favorecen las temidas toxiinfecciones alimentarias. Los patógenos son todavía, a día de hoy, el mayor problema de seguridad alimentaria. El consumo masivo de alimentos, productos con un proceso complejo de elaboración o una mala conservación y manipulación en casa son los principales factores que potencian las infecciones alimentarias. En este sentido, si bien no todo está al alcance del consumidor en cuestión de prevención, sí puede responsabilizarse de la manipulación y la conservación cuando el alimento ya está en casa.

Higiene 5

Seguridad alimentaria desde nuestra cocina

¿Sabes que aproximadamente el 60% de los virus transmitidos por alimentos pueden estar en la cocina de tu casa ahora mismo? La cocina de tu domicilio es tan importante como una cocina de restaurante en términos de seguridad alimentaria, por lo que no está de más recordar algunos consejos para evitar que proliferen las bacterias.

Con frecuencia, las manos transportan microorganismos de un lugar a otro, por lo que el lavado de las manos es muy importante. Muchas personas se lavan mal las manos. No utilizan jabón o se lavan sólo una parte de ellas. Al lavarnos las manos, no hay que olvidarse de las yemas de los dedos, las uñas, los pulgares, las muñecas y los huecos entre los dedos.

Es importante distinguir entre “limpiar” e “higienizar”. “Limpiar” es el proceso de eliminación física de la suciedad y los restos de comida. “Higienizar” consiste en desinfectar o matar los gérmenes. Debemos fregar con especial cuidado los utensilios que se utilizan para comer, beber y cocinar que hayan estado en contacto con alimentos crudos o con la boca. El lavavajillas suele ser un buen aliado para la limpieza y desinfección por las temperaturas que emplea.

Buenas prácticas de manipulación

Para evitar la contaminación cruzada, es importante separar las carnes rojas, las carnes de ave y el pescado de los demás alimentos, usando equipos y utensilios diferentes. A la hora de conservarlos, hacerlo en recipientes distintos para evitar el contacto entre los crudos y los cocinados.

Las sopas y guisos deben llegar a ebullición para asegurarnos que han alcanzado los 70°C. La cocción de las carnes rojas y de ave, debe ser tal que los jugos sean claros y no rosados.

Los alimentos perecederos deben guardarse en refrigeración lo antes posible, así como aquellos que han sido cocinados. El proceso de descongelación debe realizarse en el frigorífico, y una vez descongelados no deben volver a congelarse.

El cuidado en la selección de las materias primas y la adopción de medidas simples como el lavado y el pelado pueden reducir el riesgo de contaminación.

El cubo de la basura debe estar alejado de los alimentos, limpio y tapado. Se debe tirar la basura diariamente.

Higiene 3

Por último, es muy importante leer las etiquetas de los alimentos. Nos dan información sobre la conservación y fecha de caducidad. Recuerda que una vez abiertos por lo general los alimentos, sobre todo precocinados y crudos, deben consumirse rápidamente.

Se recomienda seguir estos pasos. Conforme los repitas lograrás convertirlos en un hábito diario. La seguridad alimentaria de tu familia está en juego.

 

Fuentes de información

http://www.cofepris.gob.mx/Paginas/Temas%20Interes/Tips%20Sanitarios/HigieneEnAlimentos.aspx

http://www.federacionunae.com/DBData/InformesFicheros/40_fi_Boletin24.PDF

 

La automedicación no es sinónimo de autocuidado

Al medicamento lo podríamos definir como un principio activo, o conjunto de ellos, que forma parte de una forma farmacéutica (comprimidos, gotas, jarabes, etc.), y que está destinado para su uso en animales o humanos, con el fin de prevenir, diagnosticar, tratar, aliviar o curar enfermedades, síntomas o estados patológicos. Es un bien creado por el hombre para mejorar su calidad de vida ypor ello, en general, se identifica medicamento con salud y casi todas las personas que padecen alguna enfermedad esperan encontrar en ellos la solución. Los fármacos han contribuido de forma notable a mejorar la salud de la población: enfermedades que hace poco eran incurables hoy tienen tratamiento; la mortalidad por cáncer o por infarto de miocardio se ha reducido gracias a los medicamentos; las vacunas han hecho disminuir la incidencia de enfermedades infantiles y la mortalidad ligada a ellas. Pero considerar sólo los efectos beneficiosos de los medicamentos es tener una visión parcial de la cuestión.

Un mal uso de los medicamentos puede tener efectos adversos

Vivimos en una sociedad que favorece la automedicación. En primer lugar, la disponibilidad de medicinas que no exigen receta médica es amplia y de fácil acceso, lo que unido a la falta de tiempo para acudir a la consulta del médico en busca de un remedio para combatir cualquier dolencia ha convertido la automedicación en un hábito común, en una costumbre. Es ya parte de la rutina tomar fármacos para animarse, para relajarse, para el dolor de cabeza, el dolor de estómago…

Pero los peligros de esta práctica son múltiples. Por ejemplo se abusa de los antibióticos para cuestiones que nada tienen que ver con sus propiedades. El resultado es el contrario al deseado, pues cuando nuestro organismo no los necesita, las bacterias se hacen resistentes y cuando posteriormente lo necesitemos será más difícil de tratar.Cosa parecida puede ocurrir con el uso indiscriminado de paracetamol, que puede además ocasionar daños importantes en el hígado si no se controla su uso y las dosis recomendadas. Incluso hay medicamentos que pueden crear dependencia o adición.

Imagen 1 (4)

Minimizar la práctica de la automedicación

La educación y la información son fundamentales. No debemos suplantar al médico, ni siquiera ante una pequeña infección y sin saber exactamente cuál es. Solicita información y pregunta siempre que tengas dudas.

Otra medida que puedes poner en práctica es limpiar el botiquín de casa. Seguro que muchas de las medicinas que guardas ya no son necesarias, han caducado o simplemente no sabes para que sirven. Recuerda que es muy fácil reciclar los medicamentos. Basta con que los lleves a uno de los puntos de recogida instalados en algunas farmacias.

Es cierto que ir a la farmacia o al botiquín de primeros auxilios del baño de nuestra casa, es más rápido para “aliviar” nuestros síntomas en comparación al tiempo de espera para una consulta con el médico. Sin embargo, automedicándote puede que estés generando un nuevo problema a tu organismo en lugar de solucionarlo. Más vale prevenir que curar.

 

Fuentes de información

http://www.salud180.com/salud-dia-dia/alerta-por-el-uso-incorrecto-de-medicamentos

https://www.alimentatubienestar.es/consumo-de-medicamentos/

¡Ojo con las alergias en Navidad!

Cenas y comidas es la tónica común estos días de Navidad pero debemos tener especial cuidado sobre todo con las personas más sensibles estos días. La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) alerta de que el cambio de hábitos dificultan el control de alérgenos ocultos en los alimentos y pueden aumentar el riesgo de sufrir reacciones alérgicas. Siete de cada diez reacciones alérgicas graves ocurren cuando se come fuera de casa, algo muy frecuente estos días, advierte la sociedad médica, debido a la introducción en la dieta de productos altamente alergénicos (huevo, leche, frutos secos, marisco, etc.) típicos de esta época.

En Navidad es más fácil que puedan surgir alergias

En Navidad es más fácil que puedan surgir alergias

Los alergólogos recuerdan que los síntomas de una reacción alérgica aparecen en las dos horas siguientes a la ingestión del alimento y que la gravedad varía en función de la cantidad de alérgeno ingerido, sensibilidad de la persona, y factores externos como el asma, el ejercicio físico o el consumo de analgésicos o alcohol. Aunque suelen ser leves, las reacciones a alimentos causan entre el 10 y el 50 por ciento de las anafilaxias tratadas en Urgencias, por eso es recomendable que las personas que conozcan su patología deben acordarse de llevar consigo un autoinyector de adrenalina.

En el caso de contar con un alérgico a alimentos en casa debemos tener cuidado al hacer la compra y leer atentamente los etiquetados. En ocasiones, los alérgenos pueden ocultarse en preparaciones típicas de la Navidad. El problema es que en esta época del año debutan muchos alérgicos.

Desde SEAIC advierten también de las consecuencias que los árboles de Navidad pueden acarrear a personas con alergia al polvo, los ácaros o el moho; los árboles naturales pueden acumular polvo, mientras que los naturales podrían desencadenar alergia al moho. Y el resto de la decoración tampoco está exenta de riesgo. Por ello, para evitar la sensibilidad al polvo que acumulan los trasteros los expertos aconsejan guardar los adornos en envases de plástico que se puedan limpiar con facilidad.

También debe vigilarse el cumplimiento de los tratamientos en los pacientes con alergias respiratorias. Esta patología no es exclusiva de los meses de primavera y verano. Por ejemplo, los pólenes de las arizónicas o cupresáceas comienzan su polinización en el mes de diciembre y alcanzan sus máximas concentraciones en enero y febrero. Las temperaturas relativamente cálidas para la época del año podrían propiciar una mayor polinización de las cupresáceas. Por otro lado, se incrementa la exposición a sustancias irritantes como el tabaco, y el frío también representa un factor agravante del asma.

Las fiestas y los días de vacaciones nos hacen romper con la rutina y los horarios se ven alterados. Los expertos han observado que estos días los casos de agudizaciones de asma o rinitis se deben a un mal cumplimiento en la realización de los tratamientos, algo que favorece la aparición de crisis. En este sentido, la SEAIC recuerda a los pacientes alérgicos que no deben modificar las pautas de tratamiento acordadas con su médico y que deben llevar su medicación cuando salgan de casa o de viaje. En el caso de personas con alergias alimentarias conocidas, especialmente si cursan con anafilaxia, es imprescindible llevar siempre consigo el autoinyector de adrenalina, sobre todo si se realizan comidas fuera de casa.

Por lo tanto Gerosol Asistencia, que vela por el bienestar de todas las personas, os deja unas recomendaciones que os pueden ser de mucha utilidad:

1. Extremar la precaución. Los pacientes alérgicos a alimentos deben extremar la precaución durante las fiestas navideñas. Los casos de reacciones alérgicas suelen aumentar durante la Navidad debido al mayor consumo de alimentos altamente alergénicos, así como al inicio en el consumo de ciertos productos. Frutos secos, marisco, pescado o algunas frutas son los que con mayor frecuencia se relacionan con reacciones alérgicas en estas fiestas.  Conclusión: si no sabemos lo que comemos… mejor no comerlo. Además, las personas alérgicas deben llevar un “kit” de medicación adicional y aquéllas con diagnóstico de anafilaxia, en cuyos casos puede producirse una reacción alérgica más grave, es fundamental que dispongan de una inyección intramuscular de adrenalina.

2. Debe mirarse con más atención el etiquetado. Es muy importante saber que pueden existir “alimentos ocultos”, es decir fuentes de alérgenos frente a los cuales se es alérgico y que pueden pasar inadvertidos al estar enmascarados o no contemplados en la etiqueta, sobre todo en los platos preparados.

3. Recetas alternativas. Las asociaciones de pacientes ofrecen en sus páginas web recetas alternativas a los dulces navideños sin huevo ni leche por ejemplo.

4. Cuidado con los cambios. Los cambios de hábitos y horarios en estos días disminuyen la correcta realización de los tratamientos, favoreciendo las crisis de alergias respiratorias como rinitis y asma bronquial.

5. Malos humos. La exposición a humos o irritantes como el frío pueden aumentar los síntomas en las alergias respiratorias. Toma precauciones.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.

Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Número de autorización S2941 y S5424, posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!