Posts sobre cuidados personas mayores

Primeros auxilios: abrimos la botica de nuestros abuelos

El aspecto más importante de la vida es nuestra salud. Hoy en día, cuando algo va mal en nuestro cuerpo, buscamos una solución al problema a través de la medicación. La ciencia moderna nos ofrece un sinfín de drogas efectivas a las que recurrir, sin embargo, nuestras madres y abuelos suelen ser especialistas en esos remedios caseros que hacen pequeños milagros. Lógicamente no son soluciones a enfermedades graves, pero ciertamente pueden resolver un problema simple o ayudarnos en caso de emergencia.

Los remedios caseros son muy fáciles de conseguir, basta con abrir los armarios, la nevera o salir al jardín y encontrarás fácilmente los ingredientes necesarios para acabar con un enfriamiento o dar fin a la acidez, por ejemplo. Hablemos de algunos de ellos.

Derivados vegetales como base de muchos remedios naturales

Nuestros mayores nos dicen, «si al niño le duele la tripa, hazle un té de hierbas». Las infusiones ayudan a pasar el dolor, acidez o las molestias que causan una mala digestión. La de manzanilla es, de entre todas, la más recomendada por las abuelas.

 

 

 

 

 

 

Para mejorarnos de un enfriamiento, los clásicos vahos con eucalipto van al pecho para reblandecerlo y evitar que el frío se nos baje hasta los pulmones. En ese caso te recomendamos que utilices una cacerola con agua hirviendo y cubras tu cabeza completamente con una toalla durante unos minutos. Haciendo la misma operación varias veces al día, notaras que respiras con menos dificultad. Otra opción consiste en poner una cebolla cortada en la mesita de noche, aunque su olor no resulta muy agradable.

En el caso de los eccemas, un remedio casero es el aceite de oliva. Aplícalo sobre la zona afectada después de la ducha para hidratar la piel y evitar que pierda su humedad. La vitamina E del aceite de oliva es un hidratante natural perfecto y te ayudará a calmar el eccema, un problema doloroso y molesto a nivel estético.

Si te duele la cabeza, antes de lanzarte de lleno a los analgésicos puedes probar a morder un lápiz. Las cefaleas tensionales a veces pueden surgir al apretar la mandíbula de forma inconsciente. Por esa razón, sostener un lápiz entre los dientes ayuda a que los músculos que conectan la mandíbula con la sien se relajen y se alivie el dolor.

Infusiones, decocciones o mezclas naturales

Muchos años atrás, cuando alguien sufría una picadura de abeja y no se podía ir al servicio de emergencias, se utilizaba el lodo o barro para calmar el dolor e hinchazón. Bastaba con frotar un poco de esta sustancia en la zona para que los síntomas desaparecieran.

 

 

 

 

 

 

A la hora de hacer remedios caseros para dolores musculares, las plantas se convierten en grandes aliados. En concreto, los macerados de plantas son una buena solución. Son sencillísimos de hacer y de aplicar y nos permiten disfrutar de todas las propiedades de las plantas.

Por ejemplo, ¿sabías que el romero reduce la inflamación? Por eso es perfecto para tratar el dolor muscular. Puedes hervir 30 g de romero seco en agua y utilizar la decocción para poner paños húmedos en la zona a tratar o para hacer friegas. Por otra parte, la lavanda tiene propiedades relajantes, perfecto para aliviar los músculos. Puedes hacer con ella una decocción o un aceite de lavanda para dar un masaje. En este caso, solo tienes que poner a macerarla con un aceite vegetal.

¿Qué te han parecido estos remedios? ¿Los vas a poner en práctica la próxima vez? Y tu abuela ¿qué remedio casero te ha transmitido que funciona?

Desde Gerosol, comprobamos una vez más que los abuelos siempre han sido un legado de amor y una biblioteca ambulante en medicina natural y casera en todas nuestras familias, transmitiendo conocimiento de generación en generación a través de los tiempos. Siempre nos han dejado las huellas con la enseñanza como ejemplo en el uso de la naturaleza y el descubrimiento de las propiedades de las plantas para recuperar nuestra salud.

Por eso son el mejor regalo que recogemos, son nuestros mejores amigos, que nos vieron venir a este mundo y que nos recibieron con sus brazos abiertos y acariciaron con sus manos. Además, siempre tienen en los labios ese refrán que dice: «más sabe el diablo por viejo que por diablo», con el que nos vienen a recordar que por algo peinan canas.

Las personas mayores LGTBIQ también existen

El pasado 28 de junio se celebró el Día Internacional del Orgullo LGTBIQ, una festividad que reivindica los derechos de la comunidad LGTBIQ en todo el mundo. Este año se cumple el 50 aniversario de la redada homófoba que tuvo lugar en un pub llamado Stonewall, en el neoyorquino barrio de Greenwich. Desde entonces, todos los 28 de junio, miles de personas salen a las calles para reivindicar la libertad sexual.

Gracias a estos movimientos, en general actualmente, no suele haber rechazo hacia este colectivo de personas cuando muestran signos indicativos, o declaran abiertamente, cuáles son sus preferencias sexuales. Sin embargo, esta aceptación se produce especialmente entre jóvenes y adultos, pero ¿qué pasa con las personas mayores?

Unos derechos adquiridos que no estaban hace 40 años

En primer lugar, tenemos que pensar cuáles son las vivencias que estas personas han padecido en su vida y cómo difieren de aquéllas que tendrá que vivir un joven que decide declarar su sexualidad hoy en día.

Pues bien, algunas de esas personas nacieron en plena dictadura franquista o incluso antes de la guerra civil, sufriendo el terrible miedo a ser uno mismo. Miedo a las represalias, a la persecución, al ostracismo, al rechazo del entorno social y a la condena penal. Probablemente podemos imaginarlo, porque todos hemos sentido ese tipo de miedo. Para entenderlo sólo debemos multiplicar esa sensación.

Durante esa época, muchos mayores no pudieron trabajar porque se vieron marginados o excluidos del mercado laboral. Las consecuencias son que ahora mismo se ven obligados a malvivir con pensiones muy bajas, en ocasiones teniendo que recurrir a ayudas sociales como comedores.

 

 

 

 

 

Las personas mayores LGTBI a menudo se encuentran con actitudes homófobas en las residencias de ancianos, los centros de día y otras instalaciones, por parte de otros residentes o incluso de algunos cuidadores. Se enfrentan a un doble estigma social. Nadie se preocupa de ellos. ¿Quién les va a atender si sufren patologías como un ictus, demencia, párkinson o alzhéimer? Ahora, en muchos casos, se ven obligados a volver al “armario” para que sean atendidos en residencias o por otros profesionales.

Atención personalizada para este colectivo vulnerable

Algunos profesionales sociales de este sector indican que una de las razones por las que estas personas mayores se quedan al margen de dichos servicios es porque normalmente son los familiares los que les llevan a las residencias, pero muchas personas LGTBI ya no tienen familia, nunca la han tenido, o han cortado la relación.

A esto hay que sumarle que tal y como están planteadas y organizadas la mayoría de estos centros, se impide que hombres y mujeres homosexuales se sientan con la comodidad y el bienestar necesarios para aceptarlas como su hogar.

Ante esta situación, la Fundación 26 de diciembre, trabaja con un grupo de voluntarios que ayuda a paliar el abandono y la soledad de los mayores LGTBI. El objetivo es construir, buscar y fomentar espacios físicos y sociales, así como actividades adaptadas y pensadas para el colectivo de mayores LGTBI.

El nombre de la organización engloba todo este lastre social que les hizo perder injustamente el derecho a vivir su identidad y su sexualidad con dignidad: el 26 de diciembre de 1978 fue el día en el que se modificó la ley franquista que tipificaba a la homosexualidad como un delito penado con cárcel.

Una residencia pública pionera en el mundo que ha despertado el interés fuera de nuestras fronteras. Federico Armenteros, el presidente de la Fundación 26D, ha presentado el proyecto de la residencia recientemente.

Por todo ello, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido dedicar la semana del Orgullo 2019 a los mayores LGTBIQ que suponen unas 800.000 personas en toda España, bajo el lema: «Mayores sin armarios. ¡Historia, lucha y memoria! Por una Ley estatal»

Algunos mayores de este colectivo nunca pudieron ser felices. Se acercan tímidamente a las discotecas, pasean por Chueca y ven la libertad de la que gozamos hoy en día. ¿Y qué piensan? ¿Se sienten felices por la vida que hoy tenemos o sufren por la que ellos no pudieron tener?

Debemos tener esto en consideración y conseguir espacios físicos y sociales de libertad y respeto a los mayores LGTBIQ para así tratar de cubrir sus necesidades particulares y colectivas. Pero a veces una sonrisa puede curar antiguas heridas.

Disfagia: no sólo es lo que comes sino cómo lo comes

La alimentación es un proceso fundamental en la vida de todos nosotros, puesto que nos garantiza los aportes nutricionales necesarios para sobrevivir. Pero la alimentación no es solo el acto de comer, es mucho más que alimentarse, es un placer sensorial que proporciona momentos de comunicación, de transferencia de afecto, fortalecimiento de vínculos, e integración en grupos sociales. En nuestra cultura, nuestra vida social se desarrolla en torno a la comida, e incluso aprendemos hábitos y rutinas alrededor de la misma.

La alimentación comienza por la deglución

Algo que parece tan sencillo como tragar es en realidad una acción muy compleja en la que participan numerosos músculos y nervios, y pensamos que no tienen importancia hasta que tenemos problemas de deglución o digestión, entre otros. En particular, la dificultad para deglutir o tragar alimentos, sólidos o líquidos de manera correcta se conoce como disfagia.

La disfagia no es una enfermedad sino un síntoma, el indicio de un trastorno que puede ser de origen neurológico, como daño cerebral adquirido, enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer o Párkinson) o parálisis cerebral infantil, o derivado también de complicaciones estructurales, causadas por ejemplo por envejecimiento natural.

 

 

 

 

 

El objetivo de una correcta deglución es evitar el paso del alimento a las vías respiratorias y contribuir por tanto a que la persona esté bien nutrida e hidratada. Para ello, es primordial adaptar la textura y consistencia de la dieta a cada situación. En este sentido, habrá que tener en cuenta el tipo de disfagia que presenta la persona. Podemos diferenciar entre dos tipos de dieta en función de la textura:

Dieta de fácil masticación

Elegiremos alimentos blandos, de textura suave y uniformes. Como ejemplo encontramos:

  • Lácteos: leche con espesante o yogur, flan y natillas. Evitaremos el arroz con leche, el queso fresco y quesos muy curados que se cuarteen.
  • Carnes, pescados y huevos: elegiremos las carnes blandas tipo muslo de pollo, albóndigas de ternera, hamburguesa, pescados sin espina y sin piel, tortilla francesa o de patata. Se cocinarán con salsas espesas para facilitar la masticación y la deglución.
  • Frutas y verduras cocinadas incluso trituradas si se desea.
  • Legumbres, patatas, pasta y arroz: en el caso de la legumbre mejor tomarla triturada y pasada por el pasapurés para evitar pequeños trozos de piel. La pasta se puede cocinar con verduras o salsa de tomate espeso y el arroz se puede tomar junto con la verdura o con la legumbre en puré para aportar hidratos de carbono. La patata se puede tomar cocida o como otro ingrediente en los purés.

Dieta triturada

 

 

 

 

 

Elegiremos esta opción cuando no haya posibilidad de tomar la dieta de fácil masticación. Los platos se prepararán triturados, de la manera más homogénea posible y espesados si hace falta una consistencia tipo pudding. Para ello elegiremos los alimentos mencionados en la dieta de fácil masticación y los trituraremos y espesaremos hasta conseguir una textura adecuada.

Existen en el mercado gelatinas para elaborar en casa que se pueden añadir a todo tipo de líquidos (agua, leche, zumo…) y que resultan muy importantes para mantener una hidratación adecuada. También con este objetivo encontraremos aguas gelificadas comerciales con o sin azúcar. Podemos utilizar además espesantes comerciales para dar la consistencia necesaria a los líquidos.

Resulta importante destacar algunos alimentos que tienen un riesgo elevado para quienes sufren disfagia:

  • Los que mezclan distintas consistencias: arroz con leche, sopa con fideos, yogur con muesli, fruta en almíbar con su caldo…
  • Los que contengan líquido al morderlos: naranja, mandarina, uva…
  • Alimentos con espinas, pepitas, pellejos o grumos, como puré poco pasado, sandía, aceituna, fruta con piel…
  • Alimentos secos que se desmiguen. Por ejemplo, galletas, queso curado, biscotes, patatas chips.
  • Alimentos que se pueden quedar pegados al paladar como el plátano o las bases de algunos pasteles.
  • Alimentos fibrosos como la piña, naranja, espárragos o borraja.

Como hemos visto, las alteraciones de la deglución pueden surgir por diversos motivos, pero en la mayoría de las patologías que la acompañan la persona está consciente y con ganas de participar de su vida familiar, empresarial o de ocio, y el hecho de poder contar con ideas asequibles para tener buenas y equilibradas ingestas es la mejor colaboración.

En Gerosol, tratamos que el momento de comer para todas las personas que atendemos con estas dificultades sea un placer para el paladar.

Propuestas en la gestión del patrimonio de nuestros mayores

Hace años que el sistema de pensiones en España y en Europa está en boca de todos. Se trata de un tema de gran relevancia social, económica y política. El progresivo envejecimiento de la población, y la cuantía cada vez mayor de las pensiones y de pensionistas, hace que muchos nos planteemos si el sistema de pensiones se podrá sustentar por sí solo en el futuro.

Para que las personas mayores puedan acceder y disfrutar de los mejores servicios asistenciales, como podrían ser los servicios de atención domiciliaria que Gerosol Asistencia presta, entre otros, residencia geriátrica, centro de día, necesitan contar con los suficientes recursos económicos, para ello, ya que en la mayoría de los casos las ayudas del sector público son insuficientes y/o tardías. Algunas entidades financieras han puesto en el mercado productos que pueden ayudar a resolver el problema económico en la tercera edad. Os hacemos un detalle de ellas:

La renta vitalicia concede al propietario de un inmueble, mayor de 65 años, la posibilidad de obtener ingresos extras para complementar su pensión, a cambio de transmitir la nuda propiedad (el derecho que se tiene sobre ese bien) reservando para sí, el usufructo vitalicio, con la ventaja añadida de dejar de pagar el IBI, las derramas extraordinarias de la vivienda y el seguro del continente de la casa, ya que con las Rentas Vitalicias Inmobiliarias sólo tendrá que pagar los gastos que están vinculados al uso de la casa (cuota ordinaria de comunidad, suministros de la vivienda y tasa de basuras).

 

 

 

 

 

 

Otra ventaja en este tipo de operaciones es que en su firma, no tendrá que asumir ningún gasto en el momento de la contratación, pues todos los gastos, honorarios profesionales e impuestos en las rentas vitalicias son a cargo del comprador de la nuda propiedad. Esta opción no admite cancelación, excepción hecha cuando el comprador deje de pagar la renta mensual. En ese caso, el titular puede ejercer el derecho de anular la operación, sin tener que devolver los importes percibidos; así se hace constar en la escritura pública firmada e inscrita en el Registro de la Propiedad.

Por otro lado, la hipoteca inversa es un producto financiero, diseñado para propietarios de un inmueble que permite convertir a dinero el valor patrimonial que representa la propiedad de su vivienda, sin perder la titularidad de la misma.

Es, por tanto, un préstamo o crédito hipotecario que permite al cliente disponer de parte del valor de su vivienda utilizando ésta como garantía

El importe  depende de la edad del prestatario, de las tasas de interés y del precio de la vivienda. No tiene cuotas de amortización, es decir, no hay que devolverlo mes a mes, sino únicamente tras el fallecimiento, la familia dispondrá del plazo de un año para la devolución.

A nivel fiscal, las cantidades que se reciben no tienen la consideración de renta, pues se trata de una disposición de un crédito, por tanto no tributan.

 

 

 

 

 

 

Así pues, a modo de resumen, podemos decir que hay al menos, dos productos estrella financieros que permiten a las personas mayores de 65 años obtener recursos económicos:

– La renta vitalicia inmobiliaria: Permite obtener una renta garantizada de por vida, transmitiendo la nuda propiedad pero sin perder el usufructo vitalicio de su vivienda.

– La hipoteca inversa: Permite obtener una renta vitalicia, temporal o un pago único sin perder la propiedad de su vivienda.

El único objetivo de estas soluciones, es que las personas mayores, lleguen a una jubilación digna, disfrutando tanto de su vivienda como de esas experiencias y vivencias que aporta el envejecimiento activo, manteniendo el bienestar de sus economías.

Gerosol Asistencia colabora con dos entidades como son Optima Mayores y Grupo Retiro que pueden ofrecer a sus clientes este tipo de operaciones.

Contaminación ambiental: el aire resta salud

Todos vivimos en este planeta. Todos respiramos el mismo aire, pero…

¿Cómo es a día de hoy nuestra relación con el espacio natural en el que vivimos?

Aunque no pueda mostrarse a simple vista, ahí está. Como consecuencia de la mala calidad del aire que respiramos, nuestra esperanza de vida puede reducirse considerablemente. El sistema inmunológico es el encargado de proteger al organismo frente a las enfermedades. Si este se encuentra expuesto de manera continuada a un aire contaminado, las defensas inmunitarias descenderán y su capacidad para reaccionar ante ataques a nuestro organismo se verá mermada.

Los principales agentes contaminantes del aire son:

  • las partículas en suspensión,
  • el dióxido de nitrógeno,
  • el ozono troposférico y
  • el dióxido de azufre.

Todas estas sustancias son originadas principalmente por el tráfico rodado, que es la mayor causa de emisiones contaminantes, a la que se suman las calefacciones, algunas industrias, centrales energéticas, refinerías o incineradoras.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de tres millones de personas mueren al año por patologías que están relacionadas con la exposición a la contaminación del aire. El nivel máximo no debería sobrepasar los 46 microgramos de dióxido de nitrógeno por metro cúbico pero en muchas poblaciones, estos índices se superan holgadamente.

Impacto en la salud de un aire contaminado.

Una exposición prolongada a las partículas contaminantes del aire podría ocasionar infartos de miocardio, ictus isquémicos, insuficiencias cardíacas, desarrollo del cáncer, alteraciones en el sistema inmunológico, diferentes problemas dermatológicos, alergias tanto cutáneas como oculares e incluso el aumento de linfomas.

Estudios recientes indican por primera vez que las facturas de cadera y los casos relacionados con la osteoporosis guardan un vínculo con la calidad del aire que respiramos.

 

 

 

 

 

 

 

La contaminación ambiental, de forma mantenida es una situación estresante que disminuye la concentración, aumenta las alteraciones de ansiedad y depresión, vuelve a las personas más irritables o agresivas, produce trastornos del sueño y otros tipos de alteración de la salud mental.

Al entrar los elementos contaminantes por nuestra nariz, producen daños en el sistema respiratorio y pueden aparecer molestias tales como dificultad para respirar, sensación de que nos falta el aire, estornudos, lagrimeo, tos, cansancio, sequedad en las mucosas,… un gran número de síntomas que dependiendo de cada uno se pueden manifestar en menor o mayor grado.

Esta situación no afecta a todo el mundo por igual, junto con las embarazadas, los niños, las personas mayores y los enfermos constituyen una población especialmente vulnerable a la contaminación.  De hecho, está constatado que en los meses de invierno, cuando hay un aumento de partículas contaminantes, se produce un incremento de las enfermedades respiratorias y son más frecuentes las visitas a urgencias como consecuencia de neumonías o exacerbaciones bronquiales. Los ingresos hospitalarios de pacientes con enfermedades respiratorias crónicas se disparan.

Es habitual que en los días de alta contaminación se vea en las grandes urbes, a la gente usando mascarillas. Se trata de un hecho mucho más común en los países orientales, pero que poco a poco va imponiéndose en ciudades occidentales.

También existe una estrecha relación entre el deterioro de la piel y la contaminación. De hecho, se cree que esta podría explicar por qué en la actualidad las personas tienen que luchar contra el envejecimiento desde una edad más temprana. Lo que sin duda ha hecho que las firmas de cosméticos hayan puesto la vista en esta circunstancia para crear líneas específicas de productos antienvejecimiento provocadas por esta causa.

Aunque los riesgos de la contaminación para la salud son elevados y los datos algo alarmantes, también hay espacio para el optimismo. Cada vez son más los ciudadanos e instituciones involucrados en mejorar esta situación y en los últimos años se está trabajando duramente para aportar ideas sostenibles en las ciudades. Conseguir el mejor mundo posible es compromiso de todos y las diferentes iniciativas ecológicas se dirigen firmemente hacia ese propósito.

 

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!