Posts sobre Igualdad

Proyecto “Todos somos Todos”: una realidad que urge

En España hay 63.610 personas con discapacidad intelectual (DI) o del desarrollo que tienen grandes necesidades de apoyo. Son personas con trastornos de salud mental o conducta, problemas de movilidad, dificultades de comunicación u otras discapacidades asociadas a su discapacidad intelectual. Personas invisibles de las que apenas se habla ni se tienen datos, y que se caracterizan por necesitar apoyos intensos en una gran parte de actividades que suponen el bienestar de cualquier persona: el cuidado personal, la vida en el hogar y en la comunidad, las relaciones sociales, la educación, el ocio, el empleo…

Apoyo gubernamental para aumentar la visibilidad

Dada la situación de invisibilidad y mayor vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual y mayores necesidades de apoyo, Plena Inclusión España adopta el lema “Todos somos Todos” y financia un estudio con apoyo del Real Patronato sobre Discapacidad y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad cuyos objetivos principales son: (1) examinar y sintetizar los datos existentes en España sobre las personas con mayores necesidades de apoyo y discapacidad intelectual o del desarrollo; (2) detectar las necesidades de este colectivo y el grado de cumplimiento de las mismas; y (3) proponer orientaciones claras y basadas en el conocimiento para asegurar el bienestar y el cumplimento de los derechos de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y grandes necesidades de apoyo.

 

 

 

 

 

 

Los resultados del informe constatan que las personas con DI y mayores necesidades de apoyo siguen haciendo frente a situaciones frecuentes de exclusión. Destacando algunos datos, sólo seis de cada 100 personas de este colectivo ha trabajado alguna vez a lo largo de su vida; el 49% refiere un mal estado de salud o una salud ‘regular’; uno de cada cinco tiene dificultades para acceder a las ayudas técnicas que necesita; precisan de 111 horas de media de cuidados semanales (frente a las 71 horas que requieren sus compañeros con discapacidad intelectual y menores necesidades de apoyo).

Formación, aumento de fondos y acceso al mercado laboral

El documento presenta una serie de líneas de actuación cuya puesta en marcha permitiría mejorar el conocimiento sobre las condiciones de vida de las personas con DI y el desarrollo de buenas prácticas en la provisión de apoyos a este colectivo. Algunas de ellas son las siguientes:

– Mejorar la formación de los profesionales sanitarios en lo que a DI se refiere, enfatizando la incorporación de módulos específicos de formación que presten mayor atención a aquellos con mayores problemas de salud.

– Priorizar, a pesar de la situación económica en la que pueda encontrarse nuestro país, el mantenimiento (y de manera deseable el incremento) de la partida presupuestaria destinada a las ayudas para la prevención de la dependencia y la promoción de la autonomía personal.

– Fomentar el acceso a las diferentes formas de contratación de las personas con DI y mayores limitaciones, conjugando la posibilidad de que sigan recibiendo la prestación que cobran por derecho.

 

 

 

 

 

No queremos hablar de un colectivo específico de personas, sino de cada una de las personas que tiene grandes necesidades de apoyo. Hay hombres y mujeres, adultos, jóvenes, ancianos, niños y niñas, bebés, con diversos orígenes culturales, como ocurre en el resto de la sociedad. En Gerosol Asistencia, sabemos que cualquiera de nosotros podría tener grandes necesidades de apoyo en algún momento de su vida.

Además, especial mención merece la situación de las familias de las personas con grandes necesidades de apoyo. El desgaste físico y psicológico al que se ven sometidas, por tanto, requieren respuestas firmes de apoyo. Acompañar en su trayectoria vital a un familiar con gran discapacidad es la carrera más compleja a la que pueden enfrentarse las familias.

Todos debemos formar parte de los avances y progresos de nuestra sociedad, nadie puede quedarse fuera, independientemente de sus capacidades o de cualquier otra condición personal. Porque todos somos todos.

Entrevista: Pasión por ser una mujer gran dependiente, muy independiente

Desde Gerosol teníamos muchas ganas de hablar, preguntar, conocer, más a fondo, a nuestra maravillosa redactora que todas las semanas hace posible, gracias a su esfuerzo e investigación, que nuestro blog siga aportando información relevante a nuestros lectores. Hoy preguntamos a Elena Arranz sobre la Mujer. Tenemos claro que una persona como ella, nos va a aportar muchas cosas, no solo por el hecho de ser una mujer dependiente sino por su personalidad y su gran corazón que nos ha ido mostrando cada día.

¡Comenzamos!

Antes de hacer preguntas, nos gustaría saber un poco de ti. Lo que nos quieras contar, que sueles hacer, tus gustos y aficiones. De qué y de quién te gusta rodearte….

Soy una mujer activa, me apasiona vivir rodeada de mi gente, mi familia, mis amigos… Intento disfrutar de cada momento. Ante las dificultades que se me plantean a cada ratito, procuro tomármelo con buena cara y una sonrisa. Me encanta practicar running, conocer mundo viajando y ayudar a la gente.


¿Cómo te defines Elena?

No soy perfecta, y me alegro de no serlo. Experimentar, abrir ventanas al mundo, sentirme parte de algo, cuando me asomo a la vida diaria de la sociedad actual, es difícil encontrar el hueco donde ser escuchada, donde se pueda “perder” un minuto. La sociedad intenta automatizar todo, solo quedan pequeños huecos donde se aprecie lo hecho a mano, donde la dedicación del tiempo sin esperar una contraprestación a cambio no suponga un problema. Por ello, quizá la paciencia, el sentido del humor, la capacidad de escucha, la empatía y la constancia son las principales características que me definen, pero lo que me apasiona de corazón es vencer los límites disfrutando al máximo junto a mis seres queridos. También soy una persona que me gusta aprender de los demás y de mis propios errores.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para ti, ¿qué es la felicidad?

Para mí la felicidad es saber sacarle jugo a cada momento. No es un estado permanente. Es algo que está dentro de cada uno. Las circunstancias que nos rodean, nos pueden favorecer o no, pero la actitud que tengas antes ellas es lo que te acerca o aleja de la felicidad.

¿Cuáles son tus objetivos a corto y largo plazo?

Soy una mujer con muchas inquietudes. Tengo ya previsto un viaje en el que me reencontraré con familia y amigos que hace tiempo que no veo.

En el futuro, me gusta imaginarme como alguien que ayuda a otras personas utilizando la comunicación.

¿En qué te apoyas y te sirve de motor cada día para vivir con ilusión?

Mi motor, sin duda, y desde hace ya 35 años, es mi madre. Aunque, para ser justa, debo decir que no es el único, tengo a mi lado a tres hombres inmejorables que son mi padre y mis dos hermanos. Con todos ellos, he podido superar barreras que parecían insalvables.


¿Qué ha supuesto para ti todo este tiempo que llevas trabajando en Gerosol?

Empezar a trabajar como bloguera para Gerosol supuso una oportunidad para mostrar que las dificultades de vivir con parálisis cerebral, no son motivo para dejar de luchar por hacerme un hueco en el mercado laboral. Ahora que ha transcurrido algo más de dos años, me doy cuenta que he adquirido una dimensión más amigable sobre la enfermedad y el maravilloso colectivo de las personas mayores.

 ¿Cómo vives todo el movimiento feminista? 

Como mujer, me siento muy comprometida con el movimiento feminista. Tuve la oportunidad de asistir a la manifestación del pasado 8 de marzo en Madrid donde pude vivir una jornada muy emocionante y vibrar junto a miles de personas. Me pareció necesario estar allí como modo luchar colectivamente por una sociedad más próspera.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Crees que puedes ofrecer un enfoque o perspectiva diferente?

Sinceramente, no tengo una receta propia, pero sí que creo que el factor diferenciador es la actitud. No permanecer impasible ante cualquier granito de arena que pueda aportar como mujer. Dejarme ver y escuchar asistiendo a manifestaciones o dando mi opinión en entornos más reducidos. Por supuesto creo que la educación desde la infancia es el enfoque más eficaz para redirigirnos hacia una sociedad más igualitaria.

 ¿En qué te consideras muy independiente?

Si nos fijamos en los “papeles”, se puede ver que soy persona gran dependiente. Y, siendo esto cierto, no lo es menos que, puedo tomar decisiones y dirigir mi vida cotidiana. Aun necesitando una tercera persona para que me ayude en todas las actividades de mi vida diaria (desde comer hasta peinarme), yo puedo tomar decisiones y así lo hago en mi día a día. De modo que me considero una mujer gran dependiente, muy independiente.

¿Qué mensaje de igualdad darías?

Soy una mujer dependiente que, al igual que otras, está siempre en la búsqueda de oportunidades mejores con el fin de sentirme realizada. Resulta duro comprobar en tu piel las escasas oportunidades que se nos brinda, bien por ser mujer, bien por tener una discapacidad y, seguramente por esas dos condiciones juntas.

Mujeres como yo, estamos en constante demostración y reinvención para, en definitiva, sentirnos útiles y parte de la sociedad.

Todas podemos hacer algo que suponga un cambio. Considero que la mejor manera de reivindicar igualdad es sintiéndome igual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué cambiarias de urgencia socialmente hablando y por qué?

En los últimos años hemos sido testigos o protagonistas de situaciones en las que demostramos la pérdida de tolerancia en nuestra sociedad. En las mínimas actividades cotidianas, como conducir, vemos a personas que se gritan, se insultan y, en muchos casos, utilizan la violencia para resolver sus desacuerdos.

Esta situación me preocupa y alarma, a la vez, porque una sociedad sin tolerancia puede tener repercusiones muy graves como acabar con la vida de una persona y, lastimosamente, se dan multitud de casos.

En mi opinión, los valores se aprenden tanto en el hogar como en los colegios. De allí la importancia de que las familias den ejemplo y que la escuela esté debidamente preparada para educar.

Por tanto, podemos empezar por cambiar nuestra actitud en la calle, comprendiendo que cada persona tiene su forma de pensar y de actuar, y se le debe respetar. De eso se trata vivir en sociedad.

 

Influencers senior al poder

Parémonos un minuto a reflexionar sobre la imagen mental que se tiene de una influencer de moda al uso: unas medidas que suelen rozar la perfección, un estilo muy definido (pero a la vez versátil), un pelo perfecto independientemente de la hora que marque el reloj, una piel suave y tersa… y, sí, también una edad que difícilmente rebasa los 35 años. Y es que desde los inicios de la era influencer, las tornas han estado muy claras y eran las más jóvenes las que se llevaban el gato al agua. Hasta ahora.

Contra todo pronóstico, lejos de dedicarse a tareas del hogar, perfeccionar las recetas para complacer a los nietos o aficionarse al punto de cruz, se han subido al carro. Tienen millones de seguidores, el pelo canoso y un cuerpo que se ha rendido a los efectos de la gravedad. Cuando creíamos que la moda solo se fijaba en cuerpos esculturales, caras esculpidas por ángeles y la juventud eterna, han venido esta oleada de nuevas influencers que, lejos de la jubilación, superan los 60 años y siguen sumando likes y seguidores. Tienen una frescura, un descaro y un estilo que ya quisiéramos algunas. Y lo mejor es que disfrutan haciendo lo que hacen. Los códigos de belleza están cambiando.

La edad ya no es un requisito

La segmentación por edad carece de sentido, ya que lo importante es la vinculación por el estilo de vida. Hay intereses transversales en los que la edad no es una barrera, como el deporte, la gastronomía, la moda, los viajes, la decoración…. Si un influencer aporta un estilo propio y contenidos de interés sobre un tema, conseguirá seguidores con los mismos intereses.

 

 

 

 

 

 

La industria de la moda se adapta a los nuevos tiempos y cada vez son más marcas las que acuden a este tipo de perfil para posicionarse. Cada una a su estilo, pero ¡todas nos encantan! ¿No las conoces? Pues mira la selección de nueve influencers con más de 60 años que te traemos.

Empezaremos por Lyn Slater, de 64 años. Se convirtió en bloguera e instagramer bajo el nombre de “Accidental icon” y a día de hoy ha pasado a ser una auténtica inspiración para miles de personas que ven en ella una manera diferente de entender la moda.

Yasmina Rossi, a sus 60 años, ha llegado a ser proclamada como «la abuela más sexy de Instagram». Y es que el éxito de esta veterana modelo e influencer radica en la aceptación de su edad, por lo que no esconde ni sus arrugas, ni tampoco su melena plateada.

Sarah Jane Adams de 62 años. Esta australiana empezó a adentrarse en el mundo de las redes sociales para promocionar su marca de joyas.

«Belleza es tener una sonrisa encantadora, ser considerada, educada y tener estilo». Así es como Maye Musk define la belleza. Esta mujer de 69 años ha protagonizado cientos de portadas y lleva casi medio siglo trabajando como modelo.

La neoyorquina Iris Apfel, con 96 años, es una de las influencers más longevas y seguidas del momento. Si algo la destaca son sus coloridas tendencias extravagantes dentro del mundo de la moda.

Con 71 años y derrochando estilo propio, Jenny Kee es una diseñadora australiana polifacética, formada en la escena londinense de los años 60 y 70 y artista multidisciplinar hasta la fecha.

La extravagancia en estado puro. Eso es lo que ofrece Dee Goldie, con quien no va el “menos es más” ni lo de que la edad está reñida con los excesos.

Gma Coop, conocida como @insta_babsy, nos enseña cómo llegar a los 91 años y seguir con la misma vitalidad que a los 20 años.

Beatrix Ost ¡Es imparable! A sus 77 años es icono de moda y arte de vanguardia. Su cuenta de Instagram transmite un auge que la aleja de lo mundano. Cada una de sus fotografías está perfectamente cuidada en composición, donde todo está en armonía.

Cada vez van desapareciendo más estereotipos

¿A qué se debe que la industria se incline por mujeres mayores? cada vez hay más conciencia de la importancia de la influencia de las mujeres mayores y su poder de consumo.

Por esta razón, vivimos en un momento en el que la moda premia lo diferente, las pasarelas se llenan de todo tipo de cuerpos y la edad empieza a dejar de ser tabú. Todo parece indicar que esta tendencia seguirá su curso. La moda será más inclusiva en todos los aspectos, tanto por la edad de los modelos como por el tipo de cuerpo. Esta es una tendencia que se convertirá en una realidad y que se reflejará sobre todo en las redes sociales, ya que permiten una conversación abierta.

 

 

 

 

Además, Instagram es la red social que más ha crecido en el último año, en la cual casi el 90% de las visualizaciones se realizan por el teléfono móvil, deslizando los contenidos a golpe de dedo. Así es que se ha convertido en uno de los espacios estrella de difusión de blogueros; incluso ya hay Influencers que sólo son Instagramers.

 

Son modelos, empresarias y tienen un sentido de la moda muy particular. Nos han enseñado que las arrugas pueden ser bellas y que las canas son sinónimo de elegancia y sabiduría. Aunque todas ellas superan los 60 años, han revolucionado el mundo de la moda en Instagram con sus looks más innovadores y atrevidos. Y es que estas mujeres y sobre todo influencers han querido demostrar que ellas también dominan el mundo de las redes sociales y de las últimas tendencias.

Accesibilidad Cognitiva: Comprender significa ser capaz de hacer

Cuando se piensa en una persona con discapacidad, inmediatamente viene a la mente una persona en silla de ruedas. Pero no todas las limitaciones son físicas, sino que también existen las sensoriales, psicosociales y cognitivas o intelectuales.

Las capacidades cognitivas son aquellas que permiten a las personas conocer y entender lo que les rodea a través del procesamiento de la información que reciben, y que se gestionan a través de la atención, la percepción, la memoria, la resolución de problemas, la comprensión, la toma de decisiones, el aprendizaje y el procesamiento del lenguaje.

Por ello, cuando personas con alguna dificultad en estas capacidades se enfrentan a un entorno desconocido o cambiante, donde la información no es clara, ven limitada su participación en la sociedad.

Adaptación e interpretación del entorno

Orientarse en la vía pública para encontrar una dirección, ir a hacer un trámite al ayuntamiento, encontrar los servicios o la cafetería en un museo, o el destino buscado en el transporte público, puede resultar hoy una odisea para las más de 300.000 personas que viven en España con discapacidad intelectual y que se encuentran con un entorno sin señalizaciones que les permitan desarrollar una vida diaria de manera autónoma.

 

 

 

 

 

 

La accesibilidad cognitiva es la característica que tienen los entornos, los procesos, productos, servicios, objetos y textos, entre otros, que permiten su fácil comprensión por parte de toda la ciudadanía. Gracias a la accesibilidad cognitiva, las personas comprenden todo lo que pueda parecerles complicado o difícil de entender.

La discapacidad se expresa cuando una persona encuentra limitaciones significativas al interactuar con el entorno. Por tanto, depende tanto de la propia persona como de las barreras u obstáculos que encuentra. Según el entorno sea más o menos facilitador, la discapacidad se expresará de manera diferente, manifestándose en mayor o menor grado. Podemos afirmar, por tanto, que hay entornos más incapacitantes y entornos más facilitadores.

El problema radica en que la diversidad humana no está, por lo general, tenida en cuenta en el diseño. Es el diseño el que no logra comunicarse con las personas. La arquitectura, tanto la menor como la de gran importancia, crea espacios tan complejos o tan iguales que no siempre es posible reconocer desde un origen (el acceso) cómo llegar a un destino y utilizar adecuadamente las distintas zonas funcionales del edificio.

Aunar la creatividad con la accesibilidad

Consciente de esta situación, la Fundación Vía Célere y Afanias han firmado un convenio para, junto a la arquitecta Berta Brusilovsky (Asociación para la Comprensión Fácil de Entornos y Edificios), el Centro de Estudios Superiores La Salle y otros agentes del sector de la construcción, contribuir a la inclusión social de personas con discapacidades intelectuales o del desarrollo e incidir en la calidad de vida de todas las personas a través del fomento del diseño comprensible y accesible del hábitat.

Espacio fácil es un proyecto pionero en el campo de la accesibilidad inclusiva y nace con el objetivo de investigar, evaluar, diseñar y adaptar espacios para transformarlos en espacios fáciles que permitan que cualquier persona pueda orientarse dentro de ellos. A la hora de diseñar espacios, hacerlo a través del diseño accesible inclusivo permite crear un sistema de apoyos, similar al utilizado con las personas con Discapacidad Intelectual, que ajuste el entorno, los edificios y servicios a las personas.

Esta iniciativa abre un camino muy poco explorado en España y consolida un modelo de diseño y una metodología participativa que, entre otras cosas, tiene como resultado que personas con discapacidad intelectual se conviertan en agentes de cambio para una sociedad más accesible, generando así oportunidades de trabajo para ellos y revirtiendo el ciclo asistencial donde tradicionalmente este colectivo es mero sujeto pasivo.

La accesibilidad cognitiva pensada inicialmente para la adaptación de los espacios a las personas con discapacidad intelectual, ofrece sin embargo una excelente oportunidad para mejorar la accesibilidad y orientación que permita que cualquier persona acceda de una forma clara, rápida y directa al sitio buscado.

 

 

 

 

 

 

Cuando un espacio arquitectónico se comunica, es decir, refleja su función a través de formas claras con una estética comprensible, ese espacio es accesible. Por tanto, lo importante es que cada espacio con sus formas, sus dimensiones, sus materiales, sea lo que realmente son: si vas a acceder a un edificio, que la puerta se reconozca, no quede oculta en un mar de cristales; que el interior reciba, oriente y direccione; y que todos los elementos de comunicación se diseñen para ser utilizados, no para perderse como si fuera un laberinto para jugar.

También las señales deben aparecer cuando el espacio no sea capaz de orientar por sí mismo. Si llegas a un punto y te encuentras con un centro del que parten varios caminos, si cada camino está pintado de un color, sabes que para llegar a la sala verde tienes que coger el camino verde. El diseño son formas, colores, pictogramas, iluminación y por supuesto también señales, cuando sean necesarias.

La accesibilidad cognitiva es importante porque es la puerta de entrada para la participación y la inclusión social, ya que las barreras que encontramos en el entorno no están solo en los espacios físicos sino especialmente en la información y en las actitudes de otras personas. Además, según Berta Brusilovsky Filer, “llevar a cabo diseños accesibles es, además de creativo, un reto para los profesionales de la arquitectura”

Imagen personal en la dependencia: Tú propones, yo elijo

Existe la creencia generalizada de que cuidar la imagen personal es algo frívolo y superficial. Nada más lejos de la realidad, puesto que, gustarse y gustar es fuente de autoestima y satisfacción personal, se tengan las necesidades que se tengan y se viva donde se viva. Cómo dice el refrán, una imagen vale más que mil palabras

Desde esta perspectiva, el cuidado de la imagen de las personas que no pueden hacerlo por sí mismas se convierte en una dimensión que, no por no haber sido considerada hasta ahora, es un asunto menor. Por el contrario, incluirla en los procesos de apoyo y atención integral, tanto si éstos se desarrollan en el ámbito familiar como si se llevan a cabo en el seno de un alojamiento para personas con discapacidad o para personas mayores, se convierte, hoy, en un objetivo irrenunciable.

Es necesario tener en cuenta que la imagen que proyectamos es una potente herramienta de comunicación que, si se corresponde con la que sentimos como auténticamente nuestra, nos capacita para mantener una buena relación con los demás.

Cómo promover la imagen personal en las personas con dependencia.

Sabemos que cuidar el cuerpo desde el punto de vista de la imagen comporta tanto elementos de salud como de estética. Como popularmente se dice, “salud es belleza”. En este sentido, la higiene personal está directamente relacionada con la estética;  la higiene bucal, la hidratación de la piel, lavar el pelo o el uso de desodorante son la base para el cuidado de la imagen de cualquier persona.

 

 

 

 

 

 

Pero, prestar atención a la imagen personal de una persona en situación de dependencia es el primer paso para empezar a familiarizarse con nosotras. Observar el peinado, la ropa, los colores, el calzado, los adornos y complementos da “pistas” que estamos “diciendo” cómo es quien se tiene delante y cómo nos gusta presentarnos ante los demás.

Muchas personas tienen dificultad para hacerse una idea de cómo es su propia imagen y de cómo las ven los demás. Es importante que los demás “hagamos de espejo” y, de alguna manera, les transmitamos información y valoración sobre su aspecto exterior, sobre lo que les queda bien, lo que genera buena impresión, lo que produce desagrado o lo que es inconveniente en un contexto determinado. Siempre se debe hacer esto dentro del respeto a la persona, lo que requiere primero mirarla y conocerla, sólo después podremos ajustar la mirada externa a su manera de ser y de gustarse.

Para favorecer una imagen propia y singular es importante ofrecer oportunidades para que las personas elijamos las prendas, complementos, etc. que nos gustan y nos definen. Cuando existen dificultades de comunicación pueden ayudar algunas pautas. Por ejemplo, invitar a las personas a que señalen la prenda escogida o, en otros casos, se puede facilitar la elección reduciendo las opciones posibles.

También, las tallas, la morfología y las posturas de las personas mayores y con necesidades especiales deben ser tenidas en cuenta a la hora de proponer prendas cómodas y funcionales, además de ajustarse al estilo de la persona. Por ejemplo, prendas con velcro, corchetes y cremalleras grandes que se quiten y pongan con facilidad. Lo mismo ocurre con chaquetas, chalecos y prendas que se abrochen por delante.

 

 

 

 

 

 

Otro aspecto interesante es que las personas en situación de dependencia podemos beneficiarnos de nuevas propuestas y así probar cambios que nos hagan sentir mejor con nuestro aspecto (corte de pelo, combinación de colores, afeitado, tinte de pelo maquillaje etc.)

No es menos cierto, que el carisma es algo que se va trabajando cada día, con una actitud positiva y con las ganas de mejorar a nivel individual. La actitud es muy importante, ya que si es positiva, si es buena y la trabajamos ganaremos muchísimo a la hora de lograr lo que queramos.

La importancia de aunar el trato profesional y personal como valor indispensable.

En Gerosol Asistencia creemos que todas estas consideraciones definen un espacio relacional de gran delicadeza. Por ello, el modo en el que prestamos los cuidados personales es determinante para que una persona se sienta bien. No sólo es importante realizar con corrección técnica cada tarea asistencial, sino proporcionar atención a cómo se encuentra la persona y saber cómo se puede fomentar la autonomía y la independencia en cada situación. Es por ello que en Gerosol Asistencia incidimos mucho en el cuidado de la imagen personal de cada beneficiario/a.

De hecho, frases del personal del estilo de “¡Cómo te favorece ese pañuelo!”, “¡Qué chaqueta tan bonita!”, “¿Qué tal te ves con este sombrero?” contribuyen a que la persona en situación de dependencia valore la importancia de su aspecto y se interese por continuar cuidándolo.

Cuidar nuestra imagen es más fácil si se vive en lugares en los que este aspecto se valora y se dan oportunidades para desarrollarlo. Además, como dijo Frank Kafka  (escritor bohemio de origen judío) “Quien conserva la facultad de ver la belleza no envejece”.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!