Posts sobre Educación

Guía del buen trato a nuestros mayores

Al nacer se nos hace entrega, a cada uno de nosotros, de un gran libro en blanco que poco a poco iremos rellenando con nuestras continuas vivencias, experiencias, éxitos, alegrías, angustias y miedos…Es el libro de nuestra vida.

Las páginas en blanco irán disminuyendo según van pasando los años; un día nos daremos cuenta de que nos llaman “joven” y nos extrañará; pasados los años, alguien, con la mayor naturalidad, nos dirá “señor” o “señora” y nos quedaremos sorprendidos; con el tiempo alguien más joven se dirigirá a nosotros llamándonos “anciano” o “abuelo”. Cada vez que esto suceda, tomaremos conciencia de que habremos pasado a una nueva etapa para la que pocos estaremos preparados.

Alejemos a nuestros mayores de los estereotipos.

Es la sociedad, en general, la que ha ido creando una serie de estereotipos y prejuicios referidos a las personas mayores (están enfermas, son dependientes, no coordinan bien, se olvidan de las cosas…), que condicionan la forma en que se les trata y contribuyen a que el propio mayor asuma, como impuestos, unos roles, unos comportamientos y actitudes que encajen en el papel que se espera de él/ella. Esta imagen de la persona mayor unida a la pérdida de influencia social y mediática, no ayudan a cambiar las cosas.

 

 

 

 

 

 

 

Pero, cuando desde la juventud o la edad adulta pensamos en envejecer, nos es francamente difícil discernir la línea que divide a un adulto mayor, de la tercera edad, con la imagen de un anciano con algún grado de dependencia por enfermedad u otros “achaques” de la edad.  Lo cierto es que, en ambos casos, estamos hablando de una persona que ha trabajado toda su vida y tras la jubilación no tiene por qué pasar a un estado de incapacidad como los niños. Por ello, el buen trato a nuestros mayores es imprescindible. Decir que hay que tratarlos bien es cosa fácil pero… ¿Sabemos realmente cómo?

Aquí os dejamos algunas premisas básicas a modo de guía para el buen trato hacia las personas mayores:

Hablarles con respeto: El trato de usted, por sí mismo, implica respeto. Otras fórmulas como “por favor”, “perdón” o “gracias” también refuerzan el buen trato hacia alguien a quien tenemos respeto. Lo cierto es que deberíamos utilizarlas con cualquiera, pero en el caso de los mayores, no deberíamos dudarlo.

Ayudarles en lo que podamos: los mayores llevan toda la vida ayudando a los demás y ya es hora de que se les mime como corresponde. No solo hay que hacer buenas acciones con las personas que conocemos, sino también con gente con la que nos vamos cruzando en la vida. Ofrecer a un mayor el asiento en el metro o autobús, llevarle las bolsas de la compra, abrirles la puerta para que pasen sin dificultad o resolverle una duda son acciones que no nos suponen un gran esfuerzo y, sin embargo, son gestos maravillosos que pueden alegrarle el día.

Tener mucha paciencia: ser mayor no es ser tonto ni mucho menos, pero hay ciertas actividades que cuestan más según con qué edad. Los mayores suelen tener dificultad a la hora de caminar rápido, de ser ágiles con determinadas cosas o con la tecnología ¡y es normal!

Dejarles que se sientan útiles: ser mayor no es sinónimo de inutilidad, todo lo contrario. En los momentos difíciles es cuando los mayores son más resolutivos. Los jubilados han apoyado a las familias en el cuidado de los más pequeños; han dado parte de sus pensiones, si no entera, para que a los suyos no les faltase de nada; cocinan, conducen, viajan, van a museos, cines y teatros…  en definitiva, son capaces de casi todo lo que se propongan.

Fomentar su aprendizaje: nunca dejamos de aprender y nunca es demasiado tarde para aprender algo, da igual la edad que tengamos, lo importante es el interés que pongamos y las ganas por descubrir cosas nuevas.

Evitar el aislamiento: lo importante es estar en contacto con los demás, hablar con la gente, tener un día a día en el que comunicarse con otros, querer y ser querido, sociabilizar.

Conocemos bien esta serie de premisas, puesto que en Gerosol Asistencia somos un equipo de profesionales de la salud y de lo social que trabaja desde el respeto a la persona.

En definitiva, lo que las personas mayores demandan es más sencillo de lo que parece. Quieren ser valorados sin caer en los prejuicios de la edad, ya que no todos los mayores son dependientes y aún con cierto grado de dependencia, siguen teniendo derecho a tomar sus propias decisiones. Evitar caer en los prejuicios, cuidando a nuestros mayores, sin infravalorar sus capacidades cognitivas, es la base para un trato digno. De este modo, la mejor forma de cuidar a nuestros mayores es respetar su identidad personal, aprendiendo del testigo de su memoria, pues es nuestro mejor legado.

Acompañamiento médico: obesidad, una realidad incomoda

En el pasado, el concepto de “gordura” se relacionaba más con la salud que con la enfermedad. Un chico gordito era un chico sano y bien alimentado, un marido gordo era un hombre feliz, y una embarazada tenía que comer por dos para llevar adelante un buen embarazo.

Las modas cambian, y ahora es la gente delgada la que está de moda. Sin embargo, no todo queda en una cuestión de gustos ya que, en los últimos años, la obesidad ha dejado de ser un problema exclusivamente estético y ha traspasado la barrera de la salud y la sanidad, al convertirse en una auténtica epidemia a escala mundial que requiere ingentes recursos humanos, técnicos y económicos para combatirla.

Graves consecuencias de la obesidad sobre la salud

La obesidad es un trastorno metabólico y multifactorial complejo que suele iniciarse en la infancia o en la adolescencia, que tiene su origen en una interacción genética/ambiental y que consiste en tener una cantidad excesiva de grasa corporal de un individuo por encima de unos patrones determinados en base a su altura, su talla y su complexión física.

A corto plazo, las consecuencias del exceso de peso parecen lejanas o carentes de importancia; un problema de estética, una limitación menor de la movilidad. Pero los expertos coinciden en que los efectos más graves en los que deriva la obesidad son a largo plazo. Hablamos de patologías como la diabetes, la hipertensión, complicaciones cardiovasculares e incluso algún tipo de cáncer.

Según la Organización Mundial de la Salud, entre 1975 y 2016, la prevalencia mundial de la obesidad se ha casi triplicado. Solo en 2016, 340 millones de niños y jóvenes tenían problemas de sobrepeso y obesidad. Por si todo esto fuera poco, en personas mayores va alterando la función de distintos órganos, como el hígado, y deteriora la musculatura, haciendo que se pierda movilidad. Y es que la acumulación de peso suele aumentar en detrimento de la masa muscular, por lo que la persona mayor se ve cada vez con menos fuerza para mover y sostener su cuerpo y se entrega al sedentarismo. Por supuesto, estas tendencias afectan también a España.

Por desgracia, nuestra sociedad parece haber aceptado que el aumento de peso es la consecuencia inevitable de vivir en un lugar con fácil acceso a las calorías y en el que la actividad física desempeña una función cada vez menor en nuestra vida privada y profesional. Pero no tiene por qué ser así.

Conocer qué comemos y cuánto comemos

Nos alimentamos entre 3 y 5 veces al día, por lo que es necesario conocer qué nos llevamos a la boca. Se sabe que la alimentación consiste en un aporte calórico y de nutrientes, pero no todas las calorías son iguales. Necesitamos ciertos nutrientes esenciales y el aporte calórico debe proceder de todos los grupos de alimentos, carbohidratos, grasas y proteínas, pero la proporción entre ellos debe estar dentro de unos valores. Sin embargo, la información es muy extensa, y en ocasiones es fácil que nos lleve a equívocos. Por esta razón, se han creado estrategias para ayudar al consumidor. Recuerda que en las dietas es recomendable que haya acompañamiento médico.

Entre ellas, está la creación de un nuevo código de etiquetado denominado Nutriscore. Este “semáforo nutricional” se podrá ver en los supermercados en breve, y nos dará una idea sobre la calidad nutricional del alimento en cuestión, valorando con el color verde los de mejor calidad y de color rojo los menos adecuados para su consumo. Este nuevo sistema de etiquetado está siendo utilizado de manera voluntaria por la industria, aunque no se descarta que pase a ser obligatorio con el tiempo. Es importante destacar que la comparación entre los códigos de colores debe realizarse entre alimentos del mismo grupo.

Además, pese a las ayudas para conocer el alimento procesado y saber la conveniencia de su consumo, siempre es altamente recomendable el consumo de alimentos frescos, si puede ser de temporada, como fruta, verdura, carnes y pescados.

Sabemos que la obesidad tiene consecuencias importantes para la salud y que además puede ser un estigma, ya que empeora la calidad de vida, impidiendo que te manejes bien en situaciones cotidianas. Resulta más difícil encontrar ropa de tu talla, los asientos de los aviones resultan incómodos, el uso de la bicicleta o salir a dar un paseo puede ser un suplicio, y el ámbito sexual puede verse deteriorado por disfunción eréctil o imposibilidad física.

Estas limitaciones pueden causar una gran frustración, pero también pueden ser una motivación para tomar la decisión de pedir ayuda y perder peso. ¡No dejes que la obesidad te ponga límites e inicia ahora el camino a una vida llena de salud!

“Pequeños Amos de Casa es una gran solución para un problema global”

Hemos tenido el placer de hablar con Ana Sancho, creadora del proyecto “Pequeños amos de casa”, una iniciativa que pretende fomentar valores de igualdad a través de las tareas del hogar

Aprovechamos el momento para darle las gracias por habernos dedicado parte de su tiempo.

 

¡Empezamos la entrevista!

 

En primer lugar, Cuéntanos un poco sobre ti… ¿Quién es Ana Sancho?

Soy emprendedora nata, madre de dos niños y con ganas de mejorar el mundo.

 

Explícanos brevemente ¿en qué cosiste el proyecto denominado “Pequeños Amos de Casa”? ¿Desde cuándo está en marcha?

Es un proyecto educativo sobre corresponsabilidad e igualdad de género orientado a niños, niñas y adolescentes a través de las tareas del hogar. Comencé con él en septiembre de 2015.

¿Se trata de un proyecto local, autonómico y/o estatal? ¿Tienes previsto ampliar esta iniciativa a más ciudades de nuestro país?

Yo diría global. Pequeños Amos de Casa es una gran solución para un problema global. Educa en la igualdad, en la corresponsabilidad y en la conciliación con naturalidad e ingenio gracias a las tareas del hogar. Damos respuesta a las necesidades de esta sociedad de manera creativa.

Nos adaptamos a las necesidades de cada uno, bien sea con Talleres de Experiencias, Conferencias de sensibilización. www.pequeñosamosdecasa.com

¿Crees que educamos lo suficiente en igualdad?

Nunca es suficiente, ya que los resultados de momento no son los esperados por la sociedad. Queda mucho camino por recorrer pero cada vez estamos más cerca y si nos centramos en los más pequeños el acelerón será notable.

¿Por qué es necesario un aprendizaje en valores de corresponsabilidad? ¿Debemos enseñar los niños/as a que se responsabilicen de las tareas domésticas? ¿Por alguna razón no es algo que puedan aprender a hacer solos?

Partiendo de la base que es responsabilidad de todos dejar un mundo mejor, el inculcar valores de corresponsabilidad, igualdad, organización, trabajo en equipo, autonomía personal y conciliación es una apuesta segura para crear una sociedad fuerte y todo ello se enseña invitando a colaborar en las tareas del hogar a Grandes y Pequeños. La mejor forma de aprenderlo es siendo ejemplo los Grandes para los Pequeños. Esa fórmula no falla, hacemos y repetimos lo que vemos.

¿Cuáles son las reacciones más destacadas entre el colectivo infantil cuando se les presentan las distintas acciones a realizar?

Entusiasmo, Alegría, fuerza, motivación, voluntad…Son increíbles, una vez más son ellos quienes nos enseñan!

Estas actividades educativas de carácter domestico ¿tienen la misma acogida entre las madres que entre los padres?

Cada vez somos más conscientes de que la Familia es un EQUIPO y como tal tenemos que poner nuestro granito de arena para que funcione. Todos los miembros deben colaborar y aportar lo mejor de cada uno. Es importante valorar la tarea que cada uno realiza y no criticar el resultado. Por lo tanto, la acogida para todos los miembros de la familia es Positiva, una vez hemos tomado conciencia de los valores que potenciamos con ella.

 ¿A qué edad recomiendas iniciar a niños/as en la participación en las tareas del hogar? ¿Cómo podemos conseguir que los pequeños se motiven para obtener la colaboración de ellos/ellas en casa y qué beneficios aporta este aprendizaje?

Cuanto antes mejor, desde bien pequeños podemos invitarles a colaborar a participar en cualquier tarea del hogar acorde con la edad, (recoger juguetes, regar plantas, ordenar zapatos…..) cuanto antes inculquemos el hábito mejor para todos. La motivación se consigue creando hábito y dando ejemplo. Es importante entender que nadie ayuda a nadie, que todos colaboramos porque convivimos bajo el mismo techo y es nuestra responsabilidad. Muy importante no imponer tareas, son tantas que el dejar elegir siempre ayuda a que la colaboración fluya de una forma natural. Los beneficios que obtenemos son infinitos tanto para los miembros de la familia como para uno mismo.

¿Existe mayor conciencia al respecto en nuestra sociedad? (Sea cual sea el ámbito)

Sin duda. Es un gran motivo para sentirnos optimistas y ver que vamos por buen camino.  

Esperemos que con esta iniciativa se logren abran nuevos caminos hacia la educación en igualdad de género. Muchas gracias Ana por atendernos.

El agua potable segura es esencial

Un europeo consume hasta 30 litros diarios de agua, cantidad con la que vive una familia africana durante días. Un elemento tan vital y con un valor tan diferente dependiendo del lugar dónde hayas nacido. Tareas cotidianas como bañarse, lavarse los dientes o beber un trago de agua no suponen una tarea difícil para un ciudadano del mundo occidental. Sin embargo, para muchos habitantes de zonas rurales de África, Asia y América Latina, poder conseguir un poco de agua supone tener que recorrer a pie decenas de kilómetros equipados con bidones de plástico o barreños de metal, sin la garantía de que el agua que consumen sea apta para el consumo humano. Pero sería magnífico lograr que el agua fuera segura para el consumo con sólo dejarla al sol un par de horas, sin usar baterías ni químicos ni ningún otro combustible más que la energía solar, ¿verdad?

Un método rápido de purificación

Petra Wadstroem, una diseñadora de Suecia, inventó un maletín llamado Solvatten que purifica el agua utilizando la energía solar. Actualmente, Solvatten proporciona purificantes de agua para gente que no tiene acceso al agua limpia en 45 países, la mayoría en África.

Su inventora creó el producto pensando en la gente que vive con agua sucia alrededor del mundo y en los niños que están padeciendo enfermedades por ella, lo cual es fácilmente prevenible. Solvatten ha sido probado en Kenia y Nepal con buenos resultados y las respuestas han sido positivas por que la facilidad de uso, pues no se necesitan conocimientos técnicos para entender cómo emplearlo.

Mediante este maletín de plástico, se pueden purificar hasta diez litros de agua. El recipiente se abre como si fuera un libro, y cada una de las mitades consta de superficies acrílicas transparentes, consistentes de una malla densa de moléculas que permiten el acceso de los rayos ultravioleta.

Cuando el Solvatten se activa y queda expuesto al sol, el agua se calienta hasta aproximadamente 55 °C, por lo que las bacterias no se reproducen. Al cabo de un par de horas, una carita feliz de color verde aparece en medio de los dos paneles para indicar al usuario que el agua está lista para consumirse.

2020 como fecha de estabilización de su uso

Este descubrimiento proporciona agua purificada y caliente donde es necesario, sin quemar combustibles y sin necesidad de utilizar químicos, evitando también el uso de carbón o leña, lo que disminuye la deforestación. Tiene una durabilidad de entre 7 y 10 años y un sólo bidón cubre las necesidades de una familia de 5-6 miembros.

La ONG Soroptimist International las vende ahora a las mujeres de Kenia a través de once clubes por 1.000 chelines la unidad, unos 8 euros. El objetivo es que un millón de personas utilicen los bidones para 2020.

Tenemos que creer que hay una vida mejor en el horizonte. Todo el mudo debería tener acceso a agua potable y segura en su casa, puesto que se trata de un derecho fundamental. También debemos considerarnos, por lo tanto, personas afortunadas que podemos disfrutar del agua no sólo para vivir y alimentarnos, sino también, para desarrollar actividades de ocio.

Fuente de información

https://agua.org.mx/biblioteca/filtro-purificador-solar-portatil/

La cárcel, último hogar de la tercera edad japonesa

Asomarse al mundo de la pobreza nos hace conectar ineludiblemente con el de la marginación, entendida como forma de exclusión social, soledad, discriminación y otros muchos modos de aislamiento, como el que se desprende de la vergüenza que se siente ante el pobre, quien no suele estar presentable, suele padecer enfermedades, va mal vestido, sucio, huele mal y su presencia a nuestro lado nos incomoda, entre otras razones, porque su necesidad le arrastra, a menudo, a desestabilizar e incumplir el orden establecido, incluso con la comisión de delitos.

Japón, ¿jubilación dorada?

En Japón, la población está envejeciendo a pasos agigantados. Tanto que casi no hay recursos para atenderlos. Ante el desamparo en el que viven, algunos ancianos toman decisiones desesperadas… como ir a la cárcel. La soledad y la falta de recursos económicos son las principales razones que empujan a delinquir a este colectivo, cada vez mayor en la sociedad japonesa.

Este  grupo de delincuentes tienen alrededor de 60 años. Son arrestados por robar en tiendas y por reincidir hasta seis veces en el mismo delito. Esto ocurre en un estado donde el hurto de un sándwich de 200 yenes (1,4 €), puede generar una sentencia de prisión de hasta dos años. De esta forma, los ancianos han encontrado en estos delitos una vía por la que tener un hogar y asistencia social gratis.

Las bajas pensiones públicas, la contraprestación mensual media es de 78.000 yenes (609 euros), impiden a estos ancianos adquirir los servicios y productos básicos para sobrevivir.

Como dato significativo, por primera vez en la historia, las ventas de pañales para adultos han superado a las de pañales para bebés.

El envejecimiento de la población del país y las escasas pensiones no lo explican todo. Atribuyen este fenómeno a los cambios registrados en la sociedad nipona, mucho más individualista y dura que antes. Se ha roto la tradición ancestral nipona de reunir bajo un mismo techo a tres generaciones de una misma familia, una situación que garantizaba a las personas mayores que en la etapa final de su vida estarían bajo el cuidado de sus familiares más próximos. Este panorama ha dejado prácticamente de existir.

En los tiempos actuales, los más jóvenes abandonan el hogar familiar antes y a menudo se trasladan a otra ciudad en busca de un trabajo. Una coyuntura que provoca que las personas de la tercera edad se encuentren solas, desorientadas, aisladas de la sociedad que las rodea.

La cárcel vista como un hogar.

Los presos en Japón tienen prohibido hablar en el trabajo, solo pueden caminar en fila india, y si tienen la rara oportunidad de asistir a un espectáculo artístico deben sentarse erguidos con las manos sobre su regazo y, por lo general, no pueden aplaudir.

Restricciones que, sin embargo, pasan a un segundo plano para muchos ancianos que encuentran una seguridad y un bienestar en la cárcel. Además, en el plano afectivo, en la prisión los ancianos son prisioneros mimados, mientras que la sociedad exterior es muy dura con ellos.

Por consiguiente, ante el aumento de la población carcelaria de la tercera edad, las autoridades japonesas han decidido adecuar sus instalaciones penitenciarias. Así, por ejemplo, una planta entera de la prisión de Onomichi, cerca de Hiroshima, ha sido adaptada a las necesidades de estos reclusos.

Es difícil de asimilar que en los tiempos que corren, la gente de avanzada edad después de trabajar toda su vida y sacar el hogar y una familia adelante, tengan que recurrir a la comisión de delitos para poder tener un plato de comida y asistencia médica, bien sea porque con su pensión no les llegue o por el hecho de que no tengan a nadie que les cuide.

A nuestra sociedad se le debe poder exigir una mayor lucha y respeto para que nuestros mayores, sean de donde sean, tuvieran una buena vida después de haber luchado tanto para que nosotros, los más jóvenes, pudiéramos disfrutar de los derechos y libertades que ellos nos consiguieron.

Fuente de información

https://m.magnet.xataka.com/en-diez-minutos/los-ancianos-en-japon-que-buscan-ir-a-prision-para-no-quedarse-solos-y-pobres

 

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!