Posts sobre alteraciones en el sueño

Tabaquismo: Una adicción social

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Muchos momentos claves de la vida en nuestra sociedad están asociados al consumo de cigarrillos: bodas, bautizos o cualquier tipo de celebración social. Las personas adictas al tabaco comienzan a fumar a temprana edad, mayoritariamente en la adolescencia. Entre los diversos motivos está el imitar a determinados ídolos o personas que uno admira como padres, profesores, artistas, deportistas o amigos que tienen el mal hábito de fumar. Así que es importante que nos informemos acerca de la adicción, que la Organización Mundial de la Salud ha catalogado como la primera causa de muerte prematura en el mundo.

Una enfermedad de adicción física y psíquica

El tabaquismo es considerado una enfermedad adictiva, lo mismo que el alcoholismo o la dependencia a otras drogas prohibidas como la cocaína y la heroína. Tan sólo un cigarro contiene más de tres mil compuestos químicos que llegan directo a la sangre y viajan por todo el organismo, haciéndolo propenso a desarrollar innumerables enfermedades. La persistencia en el consumo se da porque el fumador desarrolla una dependencia física y psicológica.

Tabaco 2jpg

La dependencia física es debido a que la nicotina es una sustancia altamente adictiva, y   tras un breve periodo de consumo, el organismo se adapta a la sustancia y necesita dosis cada vez más altas. Por otra parte, la dependencia psicológica se asocia con una sensación placentera causada por los efectos físicos de las sustancias. Además, como cualquier otro comportamiento repetido, la conducta se automatiza y el acto se vuelve parte de la vida cotidiana.

La industria tabaquera hace uso de herramientas sutiles pero eficientes para fomentar el inicio al tabaquismo, incluso a edades tempranas: lanza marcas baratas, más accesibles para los jóvenes; presenta los cigarrillos como algo que les convierte en adultos; relaciona el consumo de tabaco con actividades que tienen un fuerte impacto en la gente muy joven como determinados deportes y actividades de riesgo. Esto incita a que el joven pruebe el tabaco y a continuación experimente un proceso de adicción o “engancharse”, para poco a poco desarrollar dependencia a la nicotina. Así consiguen clientes fieles que les durarán años.

Enfermedades asociadas al consumo activo y pasivo

Es bien sabido que fumar tabaco causa graves daños a la salud de las personas. Reseca gravemente la piel, deteriora los órganos internos, dificulta la circulación, disminuye la capacidad pulmonar, causa cáncer y endurecimiento de las arterías, hipertensión, enfermedades del corazón, gastritis, colitis, ulceras entre otros efectos, pero a pesar de ello, su consumo está muy extendido en todo el mundo.

El tabaquismo no sólo afecta a la salud de los fumadores, sino también a la personas no fumadoras que están expuestas al humo de tabaco por convivir con fumadores. Se los denomina fumadores pasivos porque su organismo también se ve afectado por las toxinas y sustancias nocivas del humo de tabaco. En especial, esta situación resulta sumamente perjudicial para los niños pequeños.

Tabaco 5

Durante los últimos años, especialmente con la prohibición de fumar en espacios públicos, el consumo del tabaco se ha reducido, aunque sigue siendo relevante. Abandonar el hábito del tabaco es un deseo fuerte para muchos fumadores, y cada vez más se plantean dejar el consumo para siempre. Para ello, existen diferentes opciones, desde fármacos, parches o chicles de nicotina, hasta otros métodos, más personalizados, como la acupuntura e incluso terapias de grupo.

La prevención y el control de la epidemia del tabaquismo pasan por la concienciación y el compromiso social de todos. Sólo así conseguiremos que cambie la percepción que tiene nuestra sociedad sobre el tabaquismo, alcanzando así una mejor salud para todos.

Fuentes de información

http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/fumar-tabaco-tabaquismo.html

http://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/dejar-fumar/san005150wr.html

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

El asma, respirar es vida 

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Para entender el asma es necesario saber cómo funcionan las vías respiratorias. Las vías respiratorias son tubos que conducen el aire que entra y sale de los pulmones. En las personas que sufren de asma, las vías respiratorias están inflamadas. Esto hace que sean muy sensibles y tiendan a reaccionar fuertemente a la inhalación de ciertas sustancias.

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que inflama y estrecha las vías respiratorias. El asma causa períodos repetidos de sibilancias (silbidos al respirar), presión en el pecho, dificultad para respirar y tos. Con frecuencia, la tos se presenta por la noche o en las primeras horas de la mañana. El asma afecta a personas de todas las edades, pero por lo general comienza durante la infancia.

No hay que confundir asma con alergia: la primera es una enfermedad crónica, mientras que la alergia es una respuesta inmunológica o defensiva frente a sustancias que normalmente no provocan reacciones en la mayoría de las personas. Y aunque ambas enfermedades están relacionadas, no todos los asmáticos son alérgicos ni todos los alérgicos son asmáticos.

¿Cómo tratarlo? 

Durante un ataque de asma, las paredes de las vías respiratorias en los pulmones se inflaman, lo cual hace que las vías se vuelvan más estrechas. Menos aire entra y sale de los pulmones y el cuerpo produce una mucosidad que obstruye aún más las vías respiratorias.

Para el tratamiento del paciente asmático, se aconseja el uso de dispositivos inhalados con un corticoide y un broncodilatador para el mantenimiento del asma estable, y en los casos de crisis aguda, añadir un broncodilatador de acción rápida. En casos de crisis más serias, se debe acudir a un centro sanitario para intensificar el tratamiento y administrarlo por otras vías.  El objetivo consiste en reducir la carga para el paciente y el riesgo de sufrir exacerbaciones, evitar deterioro en las vías respiratorias y efectos secundarios de la medicación.

Imagen 1

A continuación os mostramos unas breves preguntas que le pudimos hacer a Luisa Rodríguez Barrio, Trabajadora Social en la Fundación Bobath que trabaja con personas con parálisis o daño cerebral. Ante todo muchas gracias por atendernos y ayudarnos a encontrar un punto de vista personal a esta enfermedad:

1-     Bajo tu experiencia personal y el conocimiento que te ha podido dar, ¿En qué consiste el asma?

Es una enfermedad del aparato respiratorio que cursa con los siguientes síntomas:

–        Respiración con Silvido

–        Tos (fundamentalmente por la noche)

–        Presión en el pecho

–        Dificultad para respirar

2-     ¿Te limita o ha limitado en tu vida tener asma? ¿en qué aspectos?

En este momento no. Con la medicación que tomo a diario lo tengo bastante controlado, y salvo casos puntuales (catarros), no tengo ninguna limitación por tener asma. Antes de estar correctamente medicada si tuve varias crisis relacionadas con el ejercicio físico, cambios de tiempo (primavera o zonas con un clima húmedo), catarros…

3-     ¿Se nace con la enfermedad o se adquiere? Cuál fue tu caso?

El asma afecta a todas las edades, pero generalmente comienza durante la infancia. En mi caso, me lo detectaron cuando tenía 7 años después de un estudio médico muy completo.

4-     ¿Qué diferencia existe entre ser una persona alérgica y asmática?

La mayoría de los casos de asma tienen un origen alérgico, pero existen casos que no están asociados con alergias.

5-     ¿El asma y la actividad son compatibles?

Con el tratamiento adecuado y las recomendaciones terapéuticas se puede mantener una vida normalizada. Existen también varios tipos de asma: leve, moderado o grave según la frecuencia e intensidad de los síntomas, la manera en la que repercute y el grado de obstrucción bronquial. El asma leve se suele controlar sin problema con tratamiento farmacológico y no suele alterar la vida cotidiana.

Fuentes:

CuidatePlus

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.

Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Número de autorización S2941 y S5424, posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Compartir postShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies