Posts sobre Hábitos saludables y bienestar

Soluciones digitales para nuestros mayores

No podemos olvidar que vivimos en una sociedad centrada cada vez más en la información y la comunicación. Las TICs (tecnologías de la información y la comunicación) sin duda están cambiando la sociedad, la educación, el trabajo, la formación y la manera de recibir y procesar la información. Palabras como: Informática, Internet, Teletrabajo o App, son ya usuales y a nadie le sorprenden.

La tecnología al servicio de los mayores

Las personas mayores se están viendo afectadas por esta revolución tecnológica, de la misma manera que cualquier otro ciudadano, y además necesitan en mayor medida beneficiarse del enorme potencial que ofrecen. Para ellos, las TICs no sólo sirven para potenciar sus capacidades, sino también para paliar y compensar posibles limitaciones. Pero para que sus beneficios lleguen a todos es necesario hacerlas accesibles. Para que una persona mayor pueda tener acceso a todas las posibilidades que proporciona el ordenador y el teléfono móvil, es necesario que estén configurados y equipados con programas y dispositivos adecuados, y adaptados en función de las capacidades funcionales y de las necesidades de cada usuario.

Pero, ¿cuáles son los beneficios que Internet puede aportar a los más mayores? A continuación, se describen diversas tecnologías que mejoran la vida de las personas de la tercera edad.

Beprevent: esta empresa cordobesa nace con el lema “vive en tu vida”, ya que pretende conseguir que las personas mayores puedan vivir con independencia en sus hogares y, al mismo tiempo, que sus familiares sepan en todo momento lo que están haciendo para que estén más tranquilos. Eso sí, respetando siempre su privacidad.

También dota de inteligencia a cualquier objeto de uso cotidiano a través de sus etiquetas, mediante el acoplamiento de un pequeño dispositivo, que puede fijarse a casi cualquier cosa, aunque solo funcionan en interiores. Se conectan a dispositivos móviles de iPhone, iPad, Android y Windows Phone y los familiares reciben notificaciones en tiempo real cuando se utilizan los objetos a los que están adheridos.

 

 

 

 

 

 

Además, la App permite crear alertas o recordatorios como, por ejemplo, cuándo tienen que tomar la medicación. Del mismo modo compara el nivel de actividad diario, previene de salidas a la calle de duración excesiva e informa del ritmo de sueño alterado.

Desde pruebas médicas hasta mejora del entorno

Con sede en Madrid, Life Length es la empresa líder mundial de pruebas diagnósticas para la medición de telómeros. La medición de estas secciones del cromosoma sirve como un reloj biológico, y puede estimar la esperanza de vida de una célula y un organismo. Life Length da servicios a varias industrias dentro de los sectores farmacéutico y biotecnológico.

La media de estos telómeros mediante el Test de Análisis Telomérico (TAT), está reconocido como el indicador más preciso de envejecimiento celular, el mejor método para estimar la edad biológica y herramienta para el desarrollo de productos en proyectos de I+D.

Cabe destacar que una de las páginas más actualizadas en  avances de la tecnología orientada a personas dependientes es tecnobility.

Silincode SOS: esta pulsera de silicona dispone de un código QR que proporciona acceso a los datos personales y médicos de la persona que la lleva puesta: nombre, fotografía, teléfono de contacto en caso de emergencia, alergias, grupo sanguíneo… Todos estos datos se actualizan fácilmente a través de una app o con un ordenador conectado a Internet.

“Utilicemos el afecto de manera transversal sumándolo a las nuevas tecnologías y al diseño, así mejoraremos el bienestar de nuestros mayores”, propone Lekshmy Parameswaran, cofundadora y directora de Ideas y Estrategias en The Care Lab de FuelFor, una consultoría de diseño de experiencia especializada en asistencia sanitaria, con sede en Barcelona y Singapur.

 

 

 

 

Su última propuesta innovadora tiene un claro objetivo: crear un ecosistema alrededor de las personas mayores que favorezca su salud y bienestar hasta el último de sus días, dando un uso diferente y adaptado de las nuevas tecnologías, y envolviéndolas en diseños atractivos.

Robots que transforman en amena y divertida la rehabilitación o dispositivos con diseños cuidados, como los audífonos en forma de pendiente para que las señoras no los escondan bajo el pelo. Estos son algunos ejemplos que mejoran el día a día de las personas de edad avanzada

Por todo ello, en Gerosol Asistencia creemos firmemente que la tecnología, si está bien diseñada, puede mejorar la seguridad de las personas mayores en sus hogares y brindarles una vida mejor y más independiente. Pero, aunque cada vez son más los adultos mayores que se suben al carro de las nuevas tecnologías, aún queda mucho camino por delante. No obstante, cabe recordar que la tecnología tiene que establecer la equidad en nuestra sociedad, y esto pasa por ser inclusivos con nuestros mayores.

Feng Shui: decoración acogedora en los hogares de mayores

Si la cara es el espejo del alma, la casa es el espejo de tu vida diaria, dice mucho de cómo eres, de cómo vives y de cómo te sientes. Si vives rodeada de cosas que te hacen feliz, seguro que serás más feliz. Y al contrario, si tu ambiente más íntimo no encaja con tus intereses vitales, te sentirás mal en tu propia casa, sin saber por qué. El tema que te planteamos hoy es algo fuera de lo común pero muy real para mucho; la decoración de habitaciones para personas mayores, cómo amueblarla, qué elementos son imprescindibles y todos los consejos que necesitas saber al adaptar una habitación para ellas.

El Feng Shui como patrón de decoración

Sobre decoración hay mucho escrito, pero cuando miramos el mundo a través de los ojos del Feng Shui comprobamos que todo está vivo, cumpliendo una función al mismo tiempo, que todo cuanto nos rodea puede servirnos para mejorar nuestra vida. Se trata de un arte ancestral chino que utiliza colores, símbolos y los cinco elementos de la naturaleza (agua, fuego, metal, tierra y aire) para fomentar el bienestar y la armonía del individuo con su entorno. Cada vez es tenido más en cuenta en el mundo occidental y muchos diseñadores de interiores y decoradores siguen sus pautas para aportar equilibrio.

En el caso de las personas mayores, necesitan que todo lo que les rodea en su espacio sea alegre para evitar momentos de depresión o melancolía que los entristezca. Además, como ya sabemos, el dormitorio ha de ser un espacio relajado y calmado, (especialmente para ellos) en el que poder descansar plácidamente y levantarse de buen ánimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta filosofía oriental del Feng Shui evita la acumulación de objetos para mantener el orden del espacio y transmitir limpieza visual; para garantizar la serenidad en el dormitorio. La cama es la protagonista de esta estancia. El cabecero debe ser sólido, estar apoyado sobre una pared firme y sin ventana para que nos aporte seguridad. Debemos colocar la cama en la pared opuesta diagonalmente a la puerta para que no encontremos obstáculos al entrar y no esté mirando hacia ella.

Un aspecto que es recomendable para personas mayores es que el colchón sea de buena calidad, y de la dureza que más les guste. A poder ser, busca un colchón antiescaras ante una posible larga temporada en cama.

Al mismo tiempo, la renovación de aire es fundamental para la salud. Los mayores pasan mucho tiempo en casa haciendo uso de este espacio y por tanto necesitas tener una ventana accesible a través de la que renovar el ambiente con asiduidad. Por ello, evita colocar muebles y cortinas pesadas que entorpezcan su apertura.

Tranquilidad, practicidad y presencia de la naturaleza

Es mejor no poner nada que cuelgue encima de la cama, como doseles o estantes ni nada debajo. Con respecto a los colores, se deben elegir aquellos tonos claros y pasteles que invitan a la tranquilidad y al descanso. Los materiales siempre naturales, de fibras, algodón, madera…

 

 

 

 

 

 

 

 

También colocar algunos cuadros o fotografías en el dormitorio con el elemento tierra es uno de los consejos básicos de la decoración Feng Shui. Pueden ser montañas, desiertos, campos, flores o plantas. Incluso en los dormitorios, para atraer y estabilizar la energía, se recomienda colocar objetos que se relacionen con este elemento, como floreros o vasijas de cerámica o barro.

Las plantas alegran cualquier espacio con sus formas. Las flores frescas aportan colorido y alegría. Es más, son seres vivos y ¿qué mejor manera de revitalizar un espacio?

El crecimiento y cuidado de una planta puede ser una actividad rutinaria muy positiva para nuestros mayores porque adquieren esta pequeña responsabilidad y se sienten útiles al tiempo que están ejercitando su memoria y concentración.

Por último, la habitación debe estar siempre ordenada, la cama bien hecha y no debemos dejar nada por el suelo. Debe reinar la tranquilidad.

Puede parecer cosa de magia, pero tan sólo es técnica y conocimiento llevados a la práctica. Los expertos en Feng Shui aseguran que la energía, pese a ser invisible, está en todas partes y, por supuesto, también en nuestros hogares.

En Gerosol Asistencia, somos un equipo de profesionales de la salud y de lo social que trabaja desde el respeto a la persona y su entorno para conseguir una atención domiciliaria altamente cualificada y cercana.

El Feng Shui recolocará tu espacio exterior para recolocarte por dentro. Porque con el Feng Shui es posible llegar desde dónde estás, hasta dónde quieres llegar. Está claro, que los años no tienen que ser un peso ni la funcionalidad de la casa una carga. Lo único en lo que debemos concentrar nuestras energías es en vivir en paz y hacer las cosas con amor. Ahora, solo queda ponerse manos a la obra y sobre todo preguntarle al auténtico protagonista, nuestra persona mayor, por sus gustos para hacerlo partícipe del proceso de adaptación a su hogar.

Influencers senior al poder

Parémonos un minuto a reflexionar sobre la imagen mental que se tiene de una influencer de moda al uso: unas medidas que suelen rozar la perfección, un estilo muy definido (pero a la vez versátil), un pelo perfecto independientemente de la hora que marque el reloj, una piel suave y tersa… y, sí, también una edad que difícilmente rebasa los 35 años. Y es que desde los inicios de la era influencer, las tornas han estado muy claras y eran las más jóvenes las que se llevaban el gato al agua. Hasta ahora.

Contra todo pronóstico, lejos de dedicarse a tareas del hogar, perfeccionar las recetas para complacer a los nietos o aficionarse al punto de cruz, se han subido al carro. Tienen millones de seguidores, el pelo canoso y un cuerpo que se ha rendido a los efectos de la gravedad. Cuando creíamos que la moda solo se fijaba en cuerpos esculturales, caras esculpidas por ángeles y la juventud eterna, han venido esta oleada de nuevas influencers que, lejos de la jubilación, superan los 60 años y siguen sumando likes y seguidores. Tienen una frescura, un descaro y un estilo que ya quisiéramos algunas. Y lo mejor es que disfrutan haciendo lo que hacen. Los códigos de belleza están cambiando.

La edad ya no es un requisito

La segmentación por edad carece de sentido, ya que lo importante es la vinculación por el estilo de vida. Hay intereses transversales en los que la edad no es una barrera, como el deporte, la gastronomía, la moda, los viajes, la decoración…. Si un influencer aporta un estilo propio y contenidos de interés sobre un tema, conseguirá seguidores con los mismos intereses.

 

 

 

 

 

 

La industria de la moda se adapta a los nuevos tiempos y cada vez son más marcas las que acuden a este tipo de perfil para posicionarse. Cada una a su estilo, pero ¡todas nos encantan! ¿No las conoces? Pues mira la selección de nueve influencers con más de 60 años que te traemos.

Empezaremos por Lyn Slater, de 64 años. Se convirtió en bloguera e instagramer bajo el nombre de “Accidental icon” y a día de hoy ha pasado a ser una auténtica inspiración para miles de personas que ven en ella una manera diferente de entender la moda.

Yasmina Rossi, a sus 60 años, ha llegado a ser proclamada como “la abuela más sexy de Instagram”. Y es que el éxito de esta veterana modelo e influencer radica en la aceptación de su edad, por lo que no esconde ni sus arrugas, ni tampoco su melena plateada.

Sarah Jane Adams de 62 años. Esta australiana empezó a adentrarse en el mundo de las redes sociales para promocionar su marca de joyas.

“Belleza es tener una sonrisa encantadora, ser considerada, educada y tener estilo”. Así es como Maye Musk define la belleza. Esta mujer de 69 años ha protagonizado cientos de portadas y lleva casi medio siglo trabajando como modelo.

La neoyorquina Iris Apfel, con 96 años, es una de las influencers más longevas y seguidas del momento. Si algo la destaca son sus coloridas tendencias extravagantes dentro del mundo de la moda.

Con 71 años y derrochando estilo propio, Jenny Kee es una diseñadora australiana polifacética, formada en la escena londinense de los años 60 y 70 y artista multidisciplinar hasta la fecha.

La extravagancia en estado puro. Eso es lo que ofrece Dee Goldie, con quien no va el “menos es más” ni lo de que la edad está reñida con los excesos.

Gma Coop, conocida como @insta_babsy, nos enseña cómo llegar a los 91 años y seguir con la misma vitalidad que a los 20 años.

Beatrix Ost ¡Es imparable! A sus 77 años es icono de moda y arte de vanguardia. Su cuenta de Instagram transmite un auge que la aleja de lo mundano. Cada una de sus fotografías está perfectamente cuidada en composición, donde todo está en armonía.

Cada vez van desapareciendo más estereotipos

¿A qué se debe que la industria se incline por mujeres mayores? cada vez hay más conciencia de la importancia de la influencia de las mujeres mayores y su poder de consumo.

Por esta razón, vivimos en un momento en el que la moda premia lo diferente, las pasarelas se llenan de todo tipo de cuerpos y la edad empieza a dejar de ser tabú. Todo parece indicar que esta tendencia seguirá su curso. La moda será más inclusiva en todos los aspectos, tanto por la edad de los modelos como por el tipo de cuerpo. Esta es una tendencia que se convertirá en una realidad y que se reflejará sobre todo en las redes sociales, ya que permiten una conversación abierta.

 

 

 

 

Además, Instagram es la red social que más ha crecido en el último año, en la cual casi el 90% de las visualizaciones se realizan por el teléfono móvil, deslizando los contenidos a golpe de dedo. Así es que se ha convertido en uno de los espacios estrella de difusión de blogueros; incluso ya hay Influencers que sólo son Instagramers.

 

Son modelos, empresarias y tienen un sentido de la moda muy particular. Nos han enseñado que las arrugas pueden ser bellas y que las canas son sinónimo de elegancia y sabiduría. Aunque todas ellas superan los 60 años, han revolucionado el mundo de la moda en Instagram con sus looks más innovadores y atrevidos. Y es que estas mujeres y sobre todo influencers han querido demostrar que ellas también dominan el mundo de las redes sociales y de las últimas tendencias.

Imagen personal en la dependencia: Tú propones, yo elijo

Existe la creencia generalizada de que cuidar la imagen personal es algo frívolo y superficial. Nada más lejos de la realidad, puesto que, gustarse y gustar es fuente de autoestima y satisfacción personal, se tengan las necesidades que se tengan y se viva donde se viva. Cómo dice el refrán, una imagen vale más que mil palabras

Desde esta perspectiva, el cuidado de la imagen de las personas que no pueden hacerlo por sí mismas se convierte en una dimensión que, no por no haber sido considerada hasta ahora, es un asunto menor. Por el contrario, incluirla en los procesos de apoyo y atención integral, tanto si éstos se desarrollan en el ámbito familiar como si se llevan a cabo en el seno de un alojamiento para personas con discapacidad o para personas mayores, se convierte, hoy, en un objetivo irrenunciable.

Es necesario tener en cuenta que la imagen que proyectamos es una potente herramienta de comunicación que, si se corresponde con la que sentimos como auténticamente nuestra, nos capacita para mantener una buena relación con los demás.

Cómo promover la imagen personal en las personas con dependencia.

Sabemos que cuidar el cuerpo desde el punto de vista de la imagen comporta tanto elementos de salud como de estética. Como popularmente se dice, “salud es belleza”. En este sentido, la higiene personal está directamente relacionada con la estética;  la higiene bucal, la hidratación de la piel, lavar el pelo o el uso de desodorante son la base para el cuidado de la imagen de cualquier persona.

 

 

 

 

 

 

Pero, prestar atención a la imagen personal de una persona en situación de dependencia es el primer paso para empezar a familiarizarse con nosotras. Observar el peinado, la ropa, los colores, el calzado, los adornos y complementos da “pistas” que estamos “diciendo” cómo es quien se tiene delante y cómo nos gusta presentarnos ante los demás.

Muchas personas tienen dificultad para hacerse una idea de cómo es su propia imagen y de cómo las ven los demás. Es importante que los demás “hagamos de espejo” y, de alguna manera, les transmitamos información y valoración sobre su aspecto exterior, sobre lo que les queda bien, lo que genera buena impresión, lo que produce desagrado o lo que es inconveniente en un contexto determinado. Siempre se debe hacer esto dentro del respeto a la persona, lo que requiere primero mirarla y conocerla, sólo después podremos ajustar la mirada externa a su manera de ser y de gustarse.

Para favorecer una imagen propia y singular es importante ofrecer oportunidades para que las personas elijamos las prendas, complementos, etc. que nos gustan y nos definen. Cuando existen dificultades de comunicación pueden ayudar algunas pautas. Por ejemplo, invitar a las personas a que señalen la prenda escogida o, en otros casos, se puede facilitar la elección reduciendo las opciones posibles.

También, las tallas, la morfología y las posturas de las personas mayores y con necesidades especiales deben ser tenidas en cuenta a la hora de proponer prendas cómodas y funcionales, además de ajustarse al estilo de la persona. Por ejemplo, prendas con velcro, corchetes y cremalleras grandes que se quiten y pongan con facilidad. Lo mismo ocurre con chaquetas, chalecos y prendas que se abrochen por delante.

 

 

 

 

 

 

Otro aspecto interesante es que las personas en situación de dependencia podemos beneficiarnos de nuevas propuestas y así probar cambios que nos hagan sentir mejor con nuestro aspecto (corte de pelo, combinación de colores, afeitado, tinte de pelo maquillaje etc.)

No es menos cierto, que el carisma es algo que se va trabajando cada día, con una actitud positiva y con las ganas de mejorar a nivel individual. La actitud es muy importante, ya que si es positiva, si es buena y la trabajamos ganaremos muchísimo a la hora de lograr lo que queramos.

La importancia de aunar el trato profesional y personal como valor indispensable.

En Gerosol Asistencia creemos que todas estas consideraciones definen un espacio relacional de gran delicadeza. Por ello, el modo en el que prestamos los cuidados personales es determinante para que una persona se sienta bien. No sólo es importante realizar con corrección técnica cada tarea asistencial, sino proporcionar atención a cómo se encuentra la persona y saber cómo se puede fomentar la autonomía y la independencia en cada situación. Es por ello que en Gerosol Asistencia incidimos mucho en el cuidado de la imagen personal de cada beneficiario/a.

De hecho, frases del personal del estilo de “¡Cómo te favorece ese pañuelo!”, “¡Qué chaqueta tan bonita!”, “¿Qué tal te ves con este sombrero?” contribuyen a que la persona en situación de dependencia valore la importancia de su aspecto y se interese por continuar cuidándolo.

Cuidar nuestra imagen es más fácil si se vive en lugares en los que este aspecto se valora y se dan oportunidades para desarrollarlo. Además, como dijo Frank Kafka  (escritor bohemio de origen judío) “Quien conserva la facultad de ver la belleza no envejece”.

Guía del buen trato a nuestros mayores

Al nacer se nos hace entrega, a cada uno de nosotros, de un gran libro en blanco que poco a poco iremos rellenando con nuestras continuas vivencias, experiencias, éxitos, alegrías, angustias y miedos…Es el libro de nuestra vida.

Las páginas en blanco irán disminuyendo según van pasando los años; un día nos daremos cuenta de que nos llaman “joven” y nos extrañará; pasados los años, alguien, con la mayor naturalidad, nos dirá “señor” o “señora” y nos quedaremos sorprendidos; con el tiempo alguien más joven se dirigirá a nosotros llamándonos “anciano” o “abuelo”. Cada vez que esto suceda, tomaremos conciencia de que habremos pasado a una nueva etapa para la que pocos estaremos preparados.

Alejemos a nuestros mayores de los estereotipos.

Es la sociedad, en general, la que ha ido creando una serie de estereotipos y prejuicios referidos a las personas mayores (están enfermas, son dependientes, no coordinan bien, se olvidan de las cosas…), que condicionan la forma en que se les trata y contribuyen a que el propio mayor asuma, como impuestos, unos roles, unos comportamientos y actitudes que encajen en el papel que se espera de él/ella. Esta imagen de la persona mayor unida a la pérdida de influencia social y mediática, no ayudan a cambiar las cosas.

 

 

 

 

 

 

 

Pero, cuando desde la juventud o la edad adulta pensamos en envejecer, nos es francamente difícil discernir la línea que divide a un adulto mayor, de la tercera edad, con la imagen de un anciano con algún grado de dependencia por enfermedad u otros “achaques” de la edad.  Lo cierto es que, en ambos casos, estamos hablando de una persona que ha trabajado toda su vida y tras la jubilación no tiene por qué pasar a un estado de incapacidad como los niños. Por ello, el buen trato a nuestros mayores es imprescindible. Decir que hay que tratarlos bien es cosa fácil pero… ¿Sabemos realmente cómo?

Aquí os dejamos algunas premisas básicas a modo de guía para el buen trato hacia las personas mayores:

Hablarles con respeto: El trato de usted, por sí mismo, implica respeto. Otras fórmulas como “por favor”, “perdón” o “gracias” también refuerzan el buen trato hacia alguien a quien tenemos respeto. Lo cierto es que deberíamos utilizarlas con cualquiera, pero en el caso de los mayores, no deberíamos dudarlo.

Ayudarles en lo que podamos: los mayores llevan toda la vida ayudando a los demás y ya es hora de que se les mime como corresponde. No solo hay que hacer buenas acciones con las personas que conocemos, sino también con gente con la que nos vamos cruzando en la vida. Ofrecer a un mayor el asiento en el metro o autobús, llevarle las bolsas de la compra, abrirles la puerta para que pasen sin dificultad o resolverle una duda son acciones que no nos suponen un gran esfuerzo y, sin embargo, son gestos maravillosos que pueden alegrarle el día.

Tener mucha paciencia: ser mayor no es ser tonto ni mucho menos, pero hay ciertas actividades que cuestan más según con qué edad. Los mayores suelen tener dificultad a la hora de caminar rápido, de ser ágiles con determinadas cosas o con la tecnología ¡y es normal!

Dejarles que se sientan útiles: ser mayor no es sinónimo de inutilidad, todo lo contrario. En los momentos difíciles es cuando los mayores son más resolutivos. Los jubilados han apoyado a las familias en el cuidado de los más pequeños; han dado parte de sus pensiones, si no entera, para que a los suyos no les faltase de nada; cocinan, conducen, viajan, van a museos, cines y teatros…  en definitiva, son capaces de casi todo lo que se propongan.

Fomentar su aprendizaje: nunca dejamos de aprender y nunca es demasiado tarde para aprender algo, da igual la edad que tengamos, lo importante es el interés que pongamos y las ganas por descubrir cosas nuevas.

Evitar el aislamiento: lo importante es estar en contacto con los demás, hablar con la gente, tener un día a día en el que comunicarse con otros, querer y ser querido, sociabilizar.

Conocemos bien esta serie de premisas, puesto que en Gerosol Asistencia somos un equipo de profesionales de la salud y de lo social que trabaja desde el respeto a la persona.

En definitiva, lo que las personas mayores demandan es más sencillo de lo que parece. Quieren ser valorados sin caer en los prejuicios de la edad, ya que no todos los mayores son dependientes y aún con cierto grado de dependencia, siguen teniendo derecho a tomar sus propias decisiones. Evitar caer en los prejuicios, cuidando a nuestros mayores, sin infravalorar sus capacidades cognitivas, es la base para un trato digno. De este modo, la mejor forma de cuidar a nuestros mayores es respetar su identidad personal, aprendiendo del testigo de su memoria, pues es nuestro mejor legado.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!