En este momento estás viendo Qué ventajas aportan las mascotas a las personas mayores

Qué ventajas aportan las mascotas a las personas mayores

Puede ser un perro, un gato, un pez, un periquito o una serpiente. Lo cierto es que queremos a nuestras mascotas como a un miembro más de nuestra familia. Cada 20 de febrero se celebra el Día Mundial de Amar a tu Mascota, con el objetivo de promover la adopción de animales de compañía, fomentar su cuidado para prevenir el abandono y el maltrato animal.

Efectivamente, no importa la raza, el tamaño, el color del pelaje, ni el largo de la cola. Cada mascota es especial para su dueño, dado que forma parte de su vida. El cariño y fidelidad que proporciona tener un animal en casa no es algo a lo que haya que renunciar conforme nos vamos haciendo mayores, ¡todo lo contrario! En las siguientes líneas quiero mostrarte algunos de los beneficios para las personas mayores al tener un animal de compañía.

Uno de los grandes problemas que tienen especialmente algunos mayores es la soledad. Pasan mucho tiempo sin compañía, incluso algunos en toda la semana no ven a nadie. Una mascota puede darles la compañía que necesitan. De hecho, si cuentan con un perro, puede ser una ayuda para socializar con los dueños de otros animales. ¡Una mascota les puede devolver la sonrisa!

Está demostrado, por ejemplo, que el ronroneo de los gatos reduce el estrés. Los felinos tienen la capacidad de detectar si una persona mayor está más o menos nerviosa, por lo que les ayudan a equilibrar su estado emocional.

Tener una mascota en muchos casos ayuda a que el adulto mayor haga más ejercicio físico, sobre todo si es un perro, puesto que tendrá que sacarlo a pasear varias veces al día, lo que le ayudará a fortalecer el corazón, controlar el peso, robustecer huesos y articulaciones, favorecerá el sueño y estimulará su inmunidad. No obstante, a la hora de elegir al animal hay que tener en cuenta las circunstancias de tu ser querido. Por ejemplo, si tiene dificultades de movilidad, no sería adecuado tener un perro, quizás en esos casos sea más práctico un gato, un pájaro o cualquier otra mascota que no requiera salir de casa con frecuencia.

La atención que las personas mayores tienen que prestar a sus mascotas les impide descuidar su propia salud: llevar al animal al veterinario, asegurarse de que se alimenta correctamente y jugar juntos son tareas que pueden parecer obvias, pero que cambian el día a día de alguien mayor porque está ocupado y se siente útil.

También las personas mayores con alguna limitación de sus capacidades corren un riesgo añadido en su seguridad. En este caso, los perros entrenados pueden ser de gran ayuda, ya que pueden dar una señal de alerta si se da determinada situación (suena el teléfono, algo se quema, el dueño se encuentra en peligro).

El personal de Gerosol nos sentimos afortunados al comprobar que en los domicilios donde prestamos servicio de asistencia a personas mayores, tanto dueños como mascotas se protegen y se aman, una medicina de lo más beneficiosa.

Desde mi experiencia, el vínculo que se crea entre el animal, en este caso una perra, y toda la familia es tan fuerte, que muchas veces me sorprende su reacción cuando nos ve, incluso si tan solo hace unos minutos que estamos separados de ella, regalándonos buenos momentos.

¿A qué esperas para tener un compañero peludo, con escamas o con plumas? Ciertamente las mascotas aportan numerosas ventajas a las personas mayores. Sin embargo, recuerda que nada puede reemplazar una conexión humana, especialmente si la persona mayor está en situación de dependencia.