En este momento estás viendo Nuestros oídos son un importante tesoro que hay que cuidar

Nuestros oídos son un importante tesoro que hay que cuidar

La audición es la percepción de los sonidos mediante el sentido del oído. Por eso, una buena escucha nos conecta con el mundo, nos permite disfrutar, informarnos, comunicarnos y mejora la autoestima, la estabilidad emocional y nuestra independencia. Los oídos son órganos complejos y delicados que debemos proteger. Aunque algunos factores genéticos o el proceso natural de envejecimiento no se pueden prevenir, hay otros que sí podemos controlar. En esta entrada te doy más detalles de cómo cuidar tus oídos a diario.

Aproximadamente un 8% de la población tiene algún problema de audición que puede afectar a una comunicación socialmente aceptable

Uno de los errores que solemos cometer a la hora de la higiene de nuestro oído, es introducir algún objeto, como bastoncillos, horquillas o algodones para limpiarlos. Debemos tener mucho cuidado con hacerlo porque, además de que puede dañar el conducto auditivo, no es necesario eliminar la cera ya que deja el oído desprotegido y lo hace más propenso a la acumulación de bacterias. Basta con mojarse los oídos en la ducha y secar bien el pabellón con una toalla fina.

Resulta importante limitar el tiempo de uso de auriculares a 60 minutos. En algunos casos puede ser necesario proteger los oídos del ruido con tapones, que nos ayudarán a amortiguar el ruido ambiental del tráfico u otras fuentes ruidosas como discotecas o conciertos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el nivel de ruido recomendado para garantizar una buena salud es de 65 dB; con sonidos superiores a 85 dB ya habría riesgo de pérdida auditiva crónica.

También la humedad puede provocar algunos problemas como infecciones por hongos. Por eso, cuando vayas a nadar sumérgete lentamente para evitar contraer otitis, un problema que podría presentarse si el agua se queda almacenada en el oído.

Hay quien, ya sea por motivos personales o porque forma parte de su trabajo, se pasa el día hablando por teléfono. Si es tu caso, puede que incluso notes el oído adormecido al terminar la conversación. Esto no es positivo para conservar tu salud auditiva, por lo que debes evitar llegar a ese punto. Importante, fíjate en ir cambiando el auricular de oído de vez en cuando y procura no presionarlo demasiado contra la oreja.

El viento muy fuerte puede hacer que notes zumbidos en tus oídos y que se inflamen. Por este motivo, intenta no abrir completamente la ventana del coche, sobre todo cuando circules a altas velocidades o por mucho tiempo.

Aunque siempre has de prestar atención al cuidado de los oídos, has de extremar estas precauciones siempre que tengas un resfriado o una gripe, porque en estos casos tienes más predisposición a contraer cualquier infección.

En Gerosol te recordamos que el cuidado preventivo es fundamental para preservar una buena audición a lo largo de la vida. Si experimentas cambios en tu capacidad auditiva o te preocupa tu salud, busca la orientación de un profesional. A su vez te recomendamos que empieces a hacerte revisiones auditivas pasados los 50 años para un buen cuidado del oído.

Los audífonos de última generación son pequeños dispositivos electrónicos diseñados para mejorar la audición de aquellas personas que experimentan una pérdida auditiva. Ofrecen características como cancelación de ruido, conectividad Bluetooth y ajustes personalizables para adaptarse a tus necesidades.

En mi opinión, nuestra salud auditiva es un tesoro que merece nuestra atención. Cuidar de nuestros oídos no solo mejora la calidad de vida, sino que también nos permite disfrutar plenamente de todas las maravillas del sonido que el mundo tiene para ofrecernos.