En este momento estás viendo La naturaleza brinda bienestar a las personas mayores

La naturaleza brinda bienestar a las personas mayores

La densidad de población, la contaminación acústica, el humo de los coches y las motos, los desplazamientos largos, la prisa o el frenesí son algunos de los tantos elementos que forman parte de los núcleos urbanos dónde vive la mayoría de la población. Elementos que se han convertido en factores que hacen que crezcan las probabilidades de sufrir problemas físicos, como enfermedades respiratorias y cardiovasculares; y mentales, como puede ser un aumento de nivel de estrés o ansiedad. Así pues, a medida que avanzamos en la vida, la conexión con la naturaleza se convierte en un recurso valioso que no debemos subestimar. En este artículo, exploraré contigo por qué la naturaleza es un tesoro para la salud de las personas mayores y cómo podemos aprovechar sus beneficios.

Piensa en lo que ocurre cuando sales a la naturaleza. Puedes respirar el aire fresco de la mañana, ver la luz en el horizonte o sentir una suave brisa que te roza la piel. Puede que veas cómo el viento mueve las hojas de los árboles y oigas el canto de los pájaros. Tal vez notes que, al absorber los sonidos y las vistas de la naturaleza, te sientes…mejor. Estar en la naturaleza puede darte una sensación de satisfacción, presencia y paz.

La naturaleza proporciona un escenario perfecto para el ejercicio. Caminar por senderos naturales, nadar en lagos tranquilos o incluso practicar yoga bajo la sombra de árboles antiguos ofrece oportunidades para mantener la movilidad y la fuerza muscular, al tiempo que mejora la salud cardiovascular. El sol es una fuente natural de vitamina D, esencial para la salud ósea y el sistema inmunológico. Pasar tiempo al aire libre en la naturaleza permite a las personas mayores mantener niveles adecuados de esta vitamina de manera segura.

Abrazar la soledad en la naturaleza nos permite reconectar con nosotros mismos, fomentando una comprensión más profunda de quiénes somos y qué es lo que realmente importa.

La naturaleza también actúa como un punto de encuentro para la socialización de las personas mayores. Los parques, los grupos de senderismo y los clubes de jardinería son lugares ideales para conocer a otros entusiastas de la naturaleza. Esta interacción social contribuye a prevenir el aislamiento, un problema común en esta etapa de la vida. Por otro lado, la jardinería es una actividad relajante y gratificante que permite a las personas mayores conectarse con la tierra y ver florecer sus esfuerzos. Otra buena opción es planificar salidas regulares a parques cercanos, ya sea para caminar, hacer un picnic o simplemente disfrutar de la belleza natural.

Desde Gerosol corroboramos que el contacto diario con espacios verdes y azules anima a las personas mayores a salir de casa. Además, hemos comprobado los impactos positivos de la naturaleza en períodos de convalecencia. Incluso el mero hecho de ver árboles desde la habitación mejora la recuperación de los pacientes y su calidad de vida.

La naturaleza es un regalo que siempre está a nuestro alcance, y su influencia en la salud de las personas mayores es innegable. Promover la conexión con la naturaleza no solo mejora la calidad de vida de nuestros seres queridos en la tercera edad, sino que también nos recuerda la importancia de cuidar y conservar nuestro entorno natural para las generaciones futuras. ¿Listos para embarcarse en este viaje hacia un envejecimiento saludable y enriquecedor con la naturaleza como aliada? ¡Adelante!