En este momento estás viendo Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

Entrevista a  Alberto Gutiérrez Pozuelo,  Fundador de Autism Friendly Club

No hay personas con discapacidad, sino sociedades inaccesibles a la diversidad

Se estima que más 600.000 personas en España y 7 millones y medio en Europa tiene trastornos del espectro autista (TEA). El principal reto al que se enfrentan estas personas es al desconocimiento que la sociedad tiene sobre lo que es el TEA y lo que supone. Por ello, con el objetivo de concienciar y visibilizar para luego poder implantar medidas que faciliten su accesibilidad nació Autism Friendly Club. En el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que se conmemora el 2 de abril, entrevistamos a Alberto Gutiérrez, el fundador de esta iniciativa para conocer cómo está ayudando a que estas personas tengan mayor autonomía.

 

¿Cuáles son las principales dificultades con las que se encuentran las personas con trastorno del espectro autista y sus familiares?

Son varias las dificultades y los retos que encaramos en este ámbito: para mí, el fundamental es el desconocimiento sobre el espectro del autismo, una realidad invisible que está presente en más 600.000 personas en España y 7 millones y medio en Europa. Nuestro primer objetivo es concienciar y visibilizar para luego poder implantar. Desde ese desconocimiento, surgen otras dificultades, sobre todo que los entornos no se diseñan ni plantean para esos cerebros que funcionan de forma diferente. Y ahí es donde radica el principal problema: que sean ellos los que se adapten a los entornos.

¿Cuándo y por qué surge la iniciativa Autism Friendly Club?

Autism Friendly Club surge en el año 2019 para intentar abordar una realidad sobre la que no se estaba trabajando (al menos desde nuestra perspectiva). Siempre he creído que debíamos intervenir en los entornos y no tanto en las personas. Llevamos años (demasiados) intentando que las personas neurodivergentes se aproximen a lo neurotípico, incluso intentando cambiar su propio funcionamiento. Y eso no da resultados. Ni es de justicia. Nacemos bajo la premisa de que no hay personas con discapacidad, sino sociedades inaccesibles a la diversidad. Y ese el gran reto que como organización encaramos.

¿Cuál es su objetivo principal?

El objetivo fundamental de Autism Friendly Club es la creación e identificación de espacios amigables con el autismo. Una vez realizada esa primera acción, nuestro compromiso es la creación de un mapa de recursos para que las personas en el espectro del autismo y sus familias puedan elegir donde pasar sus vacaciones, donde ir a comer o a qué clínica dental acudir (entre otros servicios). Si no somos útiles, estaremos fracasando en el proyecto.

¿Cómo considera que es España en lo que respecta a la accesibilidad cognitiva?

Vamos con retraso, no en la comparativa con otros países, pero sí en las necesidades que la población está manifestando. En ocasiones, no detenemos demasiado en evaluar, estudiar, analizar, crear comisiones entre grandes organizaciones, y nos olvidamos de ejecutar. Hay elementos que sabemos de forma clara y contundente que ayudan a la accesibilidad cognitiva como son la pedagogía, la formación, protocolos específicos, guías de anticipación… Mientras, sigamos “discutiendo” sobre pictogramas y apoyos visuales, pero no dejemos de hacer el resto de acciones. Estamos esperando a la Directiva Europea que tal vez ponga algo de luz sobre la materia.

¿Cómo debe avanzarse?

Debemos pasar de la palabra a la acción: ejecutar programas reales de espacios amigables en todos los ámbitos, no sólo en el espectro del autismo. Hay que pasar del discurso de la inclusión al de la creación de auténticos espacios convivenciales.

¿Cómo ha evolucionado el proyecto Autismo Friendly en estos años?

Somos humildes, pero con la ambición que la necesidad nos aporta. Uno de 80 nacimientos en España está dentro del espectro y crecemos más de 170% en los últimos 3 años. Autism Friendly comenzó con el trabajo en hoteles y restaurantes y en la actualidad contamos con más de 500 espacios autism friendly en el mundo en todos los sectores: salud, retail, cultura…

¿Qué logros destacaría?

Destacaría que somos una Asociación registrada a nivel nacional sin ánimo de lucro y que, sin recibir subvenciones públicas (no optamos a ellas porque no va con nuestros valores) hemos conseguido crecer de forma espectacular. Hemos traspasado fronteras y en la actualidad existe Autism Friendly Club USA, Argentina, México y Colombia. Y en Europa tenemos proyectos en Suecia, Portugal, Francia, Austria, Italia y Reino Unido.

¿Qué retos debemos abordar en el corto y medio plazo para hacer la vida más fácil a las personas con TEA?

El reto fundamental es que las empresas y los negocios incluyan de forma real el pensamiento de que entre sus clientes y sus trabajadores hay muchos neurodivergentes. Y que, por lo tanto, tienen que cambiar estrategias, dinámicas y acciones internas y externas. Para eso trabajamos en Autism Friendly Club, para incorporar el valor de lo diferente en las dinámicas ordinarias.