Posts sobre Semana Santa

Semana Santa: sin accidentes con nuestros mayores

La Semana Santa ha llegado y con ella la necesidad de descansar o disfrutar unos días alejados de la rutina diaria. Nuestros mayores siempre han vivido esta época con mucha ilusión y rodeados de tradiciones, pero a veces las personas mayores o en situación de dependencia suelen experimentar una pérdida paulatina en su capacidad de movimiento así como en su agudeza visual y auditiva. Esta falta de reflejos unida al contexto cada vez más complejo en el que vivimos hace que estas personas sean más susceptibles a sufrir accidentes, así como a experimentar consecuencias más graves tras los mismos.

A continuación, enumeramos una serie de consejos para evitar los accidentes entre personas mayores y dependientes en los espacios más comunes de la vida cotidiana. No hay que olvidar que el miedo a caer es algo que la mayoría de mayores sufre en silencio

Un hogar ordenado y adaptado

Las caídas en la escalera suelen ser un tipo de accidente bastante recurrente. Lo más importante es agarrarse bien a la barandilla, por lo que necesitaremos tener libre una de las manos como mínimo. También es recomendable que los escalones cuenten con bandas antideslizantes en los bordes y que la suela de los zapatos sea de goma, y por supuesto, nunca tratar de subir o bajar unas escaleras a oscuras.

En la habitación es importante dejar un espacio amplio para acceder a la cama, de forma que podamos acostarnos e incorporarnos fácilmente sin obstáculos en el camino. También es recomendable quitar alfombras, en especial las más pequeñas, ya que éstas suelen ser las culpables de numerosas caídas. También existe la opción de fijarlas al suelo si no queremos prescindir de ellas. Por último, colocaremos una luz tenue durante la noche para los casos en los que necesitemos levantarnos.

Resulta transcendental colocar agarraderas tanto en el inodoro como en la ducha. Siempre es más funcional contar con un plato de ducha que con una bañera, por la facilidad de acceso que ofrece el primero. También es importante colocar una alfombrilla antideslizante dentro de la ducha para evitar caídas. Recuerda airear adecuadamente el baño, dejando la ventana abierta si es posible, para evitar un exceso de vapor que pueda causar mareos.

La cocina es posiblemente uno de los puntos más críticos dentro del hogar en lo que se refiere a accidentes. Para prevenir los cortes trataremos de no tener cuchillos excesivamente afilados, utilizando una tabla de cortar siempre que vayamos a trocear alimentos.

Esta estancia también es un punto crítico en lo que se refiere a quemaduras. Para evitarlas trataremos siempre de utilizar los fogones del fondo, es decir, los que más lejos quedan del borde de la cocina. Del mismo modo no dejaremos que los mangos de sartenes y cazuelas sobrepasen el borde de la cocina. Tendremos especial cuidado al trasvasar líquidos calientes de un recipiente a otro, especialmente cuando se trate de aceite. Además, recuerda no colocar nunca agua sobre un recipiente que todavía contenga aceite caliente.

En caso de que tengamos una cocina de gas siempre nos preocuparemos de dejar las llaves de paso cerradas cuando no estemos cocinando o estemos fuera de casa, es recomendable adquirir el hábito de comprobar esto cada día antes de irse a dormir.

Conocer nuestras limitaciones en la calle

Los accidentes más comunes en la calle suelen ser caídas. Para evitarlas es recomendable caminar a un ritmo lento, siempre con calzado cómodo y seguro, con la ayuda de un bastón si fuese necesario o incluso de una segunda persona.

A la hora de cruzar el paso de cebra es importante doblar la precaución y escoger el momento correcto para cruzar, siendo conscientes de las limitaciones de velocidad y movimiento con las que contamos. Del mismo modo, a la hora de subir a un transporte público también lo haremos a un ritmo tranquilo y valiéndonos de barandillas.

Cuando el accidente se ha producido, mantener la calma, actuar con rapidez y saber lo que es correcto puede ser vital y reducir las consecuencias. Un buen botiquín, en lugar accesible y seguro, alejado de los niños, puede ser de gran utilidad en los primeros momentos. Además, los teléfonos de emergencia deben estar colocados en lugar visible: centro de salud, urgencias, policía, bomberos y ambulancias.

Si se tiene pensado efectuar un desplazamiento de ciudad es muy importante llevar a cabo una correcta planificación del viaje, teniendo en cuenta al realizar la maleta el meter ropa cómoda, medicación, material necesario de curas, ayudas técnicas, documentación sanitaria, etc. Igualmente hay que planificar el viaje con sus paradas correspondientes. Es fundamental que el mayor se encuentre dentro de un ambiente tranquilo y sin mayor alteración que disfrutar de unos días de relajación y alegría.

Existe un último consejo que, sin duda, es de gran relevancia. Cumpliendo todos los puntos anteriores, nuestros mayores deben por encima de todo disfrutar de estos días y socializar con amigos, familiares y compañeros. Nuestros mayores deben disfrutar de la Semana Santa, contarnos que hacían en el pasado e incluso, cocinar alguna torrija si se atreven a ello y con precaución.

 

La Semana Santa y las personas mayores

Llega la Semana Santa y, con ella, una de las fiestas más típicas de nuestro país. Mientras unos aprovechan para disfrutar de las cofradías que procesionan por cada localidad otros simplemente lo toman como un período vacacional de descanso y disfrute. También nuestros mayores.

La participación del colectivo de mayores en la Semana Santa es un claro ejemplo de envejecimiento activo, de actitudes positivas y de relaciones entre generaciones diferentes con lo que eso supone.

La semana santa es un periodo que muchos esperan durante meses en el cual las personas mayores salen de la rutina, cambian de aires y se manifiestan de manera diferente. Es importante aprovechar el tiempo y tomar estos días con ganas de hacer cosas que habitualmente no se hacen (leer, relacionarse con gente nueva, visitar lugares desconocidos, dedicar tiempo a uno mismo o a familiares, etc). Vivir cada momento como algo especial que, con el tiempo, nos ofrezca a todos un grato recuerdo de un momento vivido: ¡Carpe Diem!

Fuente:https://ajp.com.au/news/new-insights-into-90-year-olds-show-we-need-better-knowledge/

Fuente: https://ajp.com.au/news/new-insights-into-90-year-olds-show-we-need-better-knowledge/

Debido a las vacaciones escolares los menores también se ven implicados en preparativos y actuaciones, motivando relaciones intergeneracionales y encuentros entre abuelos y nietos. Estos momentos son socialmente valiosos porque conllevan una reintegración en la familia y en la vida comunitaria, así como una disminución de la soledad y del aislamiento. Estos momentos son socialmente valiosos porque conllevan a una reintegración en la familia y en la vida comunitaria, así como una disminución de la soledad y aislamiento.

Todos los espacios vacacionales son valiosas oportunidades de convergencia entre los mayores e incremento de los encuentros generacionales. Hay que tener presente que al disminuir los tiempos de presencia laboral y escolar de los menores y los adultos jóvenes, se favorecen dichos encuentros. Los mayores según un dicho son los “dueños del tiempo libre“. Esta idea, aunque no del todo verdadera, es fundamental en la sociedad contemporánea porque permite planear una integración participativa del colectivo de mayores.

Nos permitimos desde Gerosol Asitencia algunas recomendaciones prácticas para estos días:

1. Cambio de temperaturas e hidratación
A pesar de que el invierno ha pasado rozando la península y de que las temperaturas no han sido demasiado bajas, estos días podemos tener temperaturas más altas en algunas zonas del país. Este primer contacto con el calor para las personas mayores unido a la cantidad de horas que se suele estar en la calle en Semana Santa hace que sea muy importante la hidratación y los descansos pautados. No olvides tu botella de agua en el bolso o mochila en previsión de las aglomeraciones típicas de Semana Santa.

En esta misma línea: ¡Ojo con el sol y la piel¡ Suele lucir con intensidad, por lo que la radiación ultravioleta es intensa. Una buena medida es usar siempre protección solar para evitar problemas con la piel, especialmente cuando se trata de personas mayores con poca cantidad de pelo. En este caso, no olvides la gorra o el sombrero.

2. Más complementos
Y ya que estamos con los complementos… A las horas centrales hará calor, pero por la noche refrescará e incluso hará frío. Esto quiere decir que debemos prever ropa fresca para las horas centrales pero llevar siempre alguna prenda de abrigo si pensamos estar viendo cofradías hasta el anochecer o simplemente trasnochar más de la cuenta.

Del mismo modo, es muy importante huir de calzados incómodos como tacones o zapatos a estrenar. La cantidad de horas que se pasa de pie en Semana Santa puede verse agravada si además son momentos prolongados estando incómodos.

3. Procesiones y descanso: comodidad

5634643349_67b4a48df7_b

Fuente: https://www.flickr.com/photos/archivalladolid/5634643349

Y hablando de comodidad y de horas estando de pie… Cuando contamos con personas mayores es recomendable valorar dónde puede ser el mejor lugar para ver las cofradías. Evitar aglomeraciones y calles estrechas. Basta con aplicar el sentido común al ver los itinerarios en los clásicos programas de manos, e intentar ver las procesiones por grandes avenidas, especialmente si éstas poseen árboles.

La comodidad también es importante a la hora de hacer trayectos en transporte. Previsión, cautela y calma deben ser una constante en los viajes, más si nos acompañan personas mayores. Hacer pequeñas paradas en trayectos largos es necesario y muy recomendable. El objetivo es disfrutar al máximo, pero siempre teniendo cuidado con los excesos.

Alternar momentos de pie con momentos andando e incluir periodos de descanso sentados es una práctica que, más que recomendable, se torna imprescindible si contamos con personas mayores. No olvidar especialmente estos días el ejercicio físico aprovechando el espacio en el que nos encontremos, ya sea la naturaleza en un pueblo o la playa, como contrapunto a las comidas típicas de estas fiestas.

4. La comida

Ya que hablamos de comidas típicas, en Semana Santa es muy habitual que algunos establecimientos pretendan “hacer el agosto” y tengan comidas preparadas con mucha antelación, estando éstas mal conservadas. Por esto, es importante que evitéis comidas que contengan ingredientes como el huevo.

La opción de merendar alguno de  los clásicos dulces de Cuaresma o Semana Santa como torrijas, mantas, pestiños o rosquillas es muy recomendable, pero cuidado con las personas mayores que tienen problemas con el azúcar, ya que éstos contienen importantes cantidades.

5. La familia
Y por último, la familia. Aprovecha estos días para disfrutar de ellos y de ellas, de los nietos/as, biznietos/as, de los hijos/as, nueras, yernos, etc. Todos serán una compañía espléndida para estos días tan especiales.

¡Disfrutad de una espléndida Semana Santa!

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.

Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Número de autorización S2941 y S5424, posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ACEPTAR

Aviso de cookies