Posts sobre Acuerdo Colaboración

Elena Arranz: Entrevista a la Ganadora del Concurso de Relatos sobre empleo y discapacidad

Me considero una apasionada de la vida. Puede que por ello viniera al mundo antes de lo que me correspondía, nací un siete de septiembre de hace ahora algo más de treinta y tres años. Dicen que las prisas no son buenas y puede que por ello todo se complicara un poco, el resultado, tengo una parálisis cerebral desde que nací, y eso no me ha impedido hacer casi nada de lo que me he planteado en esta vida.

Elena Arranz

Soy Elena Arranz Martínez, la mediana de tres hermanos y ya desde muy pequeña entendí que ellos, junto con mis padres, íbamos a hacer buenas migas y romper todas las barreras prestablecidas.

He tenido una infancia privilegiada, he sido educada para saber comprender la vida, enfrentarme a sus dificultades y disfrutar de sus placeres. Nadie me exigió que estudiara, pero yo quise hacerlo y con la inestimable ayuda de todo un grupo de profesionales que he tenido la suerte de encontrar a mi servicio y nuevamente mi familia, conseguí abrir un camino no previsto para personas con nuestra discapacidad y obtener la ESO y un módulo de FP.

En la actualidad estoy convencida de que con los medios necesarios y una toma de conciencia adecuada es posible mi incorporación al mercado laboral, en donde el 2017 espero sea un año definitivo y pueda demostrar que los limites no los pone la discapacidad sino cómo se visualiza la misma.

Así soy, una apasionada de la vida y sus cosas, me encanta escribir, practicar running con mis hermanos, conocer rincones del mundo y no detenerme ante nada.

ENTREVISTA:

¿En qué consiste la parálisis cerebral?

Situemos al lector con una definición conceptual. La parálisis cerebral es una lesión neurológica que describe un grupo de trastornos  del desarrollo sensorio-motor, que causan una limitación en la persona, atribuida a problemas en el desarrollo cerebral del feto o del niño,  existiendo casos en los que también altera el área intelectual. Dicho de un modo más comprensible, cercano y personal  requiero ayuda física por ejemplo para vestirme, comer, asearme o desplazarme a la hora de salir.

¿Qué consejo darías a las familias que luchan con esta condición?

Los familiares en algún momento se han tenido que enfrentar a la realidad que engloba esta breve, pero contundente frase: “Su hijo/a tiene Parálisis cerebral”. Detrás de esta misma realidad y esta etiqueta, cada persona vive una historia y una experiencia vital completamente distinta. Considero fundamental que se eduque la paciencia en dosis ingentes, la capacidad de escucha y en definitiva que acepten tanto la situación como a la persona tal y como es, haciendo una vida lo más normal posible.

Elena Arranz

Además del tratamiento médico, ¿qué medidas se deben adoptar para mejorar la calidad de vida de las personas con parálisis cerebral?

El tratamiento neurológico diario debe ser la base, pero no hay que olvidar que como personas que somos, como todo el mundo, tenemos ilusiones, proyectos, opinión,  derechos y obligaciones. Nosotros necesitamos que se nos  den las mismas oportunidades de cumplir nuestros sueños, como por ejemplo: formarnos, encontrar un empleo, desarrollarnos plenamente como personas y vivir de manera independiente…

¿Cuáles son las principales barreras que has encontrado a lo largo de tu vida?

Las personas que convivimos con esta discapacidad hemos crecido superando las numerosas limitaciones que nos encontramos desde que nos levantamos hasta que finalizamos nuestro día a día; lo que suele pasar desapercibido o es un automatismo para la gran mayoría, es un reto diario para nosotros. Personalmente me afectan tanto las barreras arquitectónicas como las psicológicas y socioeconómicas; aunque no me resultan tan limitantes unas como otras, son las psicológicas las que más me “atan”, por ejemplo los prejuicios de la sociedad, que no se valore mi productividad, que nos vean como niños perpetuos sin apreciar que en algunos casos coincide nuestra edad mental con la biológica, falta de empatía con mi situación…

  ¿Crees que la sociedad está preparada para afrontar y convivir con la diversidad funcional? ¿Por qué?

Considero que lo intenta y en muchos aspectos ha mejorado, por lo cual  ya nos estamos beneficiando de este importante avance, pero veo que el camino es largo y costoso. Porque el avance que percibo es lento y a grandes rasgos noto que no se quiere involucrar. También veo la diferencia de aceptación entre los que normalmente me rodean y el resto de la sociedad. En definitiva reconozco que la sociedad va cambiando positivamente en este aspecto gracias a su mejor formación y a tantos y tan distintos grupos que se esfuerzan en concienciar al mundo de nuestras realidades, a los cuales quiero mostrar mi agradecimiento aprovechando la ocasión.

¿Por qué? Por falta de formación e interés.

Elena Arranz

¿Podemos hacer algo para disminuir el “miedo” hacia lo diferente?

Tenemos por delante una gran tarea de formación y concienciación, por parte de nosotros mismos sobre todos los ámbitos de la sociedad, por lo que pienso que la manera idónea de mejorar es actuando, no hablando, recordando que, “la silla de ruedas está en el culo, no en la cabeza”. Porque vivimos en un mundo individualista, competitivo, dependiente del dinero y lleno de prejuicios al que tendremos que sacudir con constancia y fuerza hasta que dejen de vernos como “bichos raros” y perciban que precisamente lo más duro de esta discapacidad es que encierra grandes mentes y corazones muy sensibles en cuerpos imperfectos. Resumiendo: concienciación y formación de la sociedad.

Por último, ¿qué opinión te merece el curso de orientación laboral que estás realizando en Bobath?

Después de años luchando por acceder al mercado laboral y probando varias vías, sinceramente, el curso que estoy realizando en Bobath está siendo un soplo de aire fresco, pues solo hace unos meses estaba llena de pesimismo y falta de motivación y ahora veo que se me abren puertas que creía cerradas por completo. Este curso me resulta de gran valía porque es muy realista, ya que se ha propuesto objetivos alcanzables y prácticos. Esto hace que personalmente vuelva a sentirme más útil y reconfortada por lo que me alegro de estar realizándolo y agradezco la oportunidad recibida.

 

Muchas gracias, y nuestra sincera enhorabuena, a nuestra ganadora del Concurso de Relatos sobre empleo y Discapacidad. A continuación os dejamos un video, realizado por nuestros compañeros de Fundación Bobath en colaboración con “Samaria Social” y “La Frontera Audiovisual”, en el que participa Elena: #YOSOYBOBATH

“La vida a través de mis ojos” por Elena Arranz

A continuación os dejamos el escrito ganador de nuestro “Concurso de Relatos sobre empleo y discapacidad” que llevamos en colaboración con Fundación Bobath y su “Curso de Formación para el Empleo”.

Enhorabuena a la ganadora, Elena Arranz quien ha realizado un trabajo excelente, tanto en este concurso como en el Curso que está realizando con nuestros compañeros de la Fundación Bobath.

Gracias a Elena y a todos los integrantes del “Curso de Formación para el Empleo” por participar en nuestro concurso. De nuevo, enhorabuena a la ganadora y felicidades a los demás, ha sido una difícil decisión coronar a uno de vosotros, ¡gran trabajo!.

Disfrutad!

Elena Arranz realizando sus tareas como recepcionista en la Fundación Bobath

La vida a través de mis ojos

Sí, Parálisis Cerebral es el nombre de la lesión neurológica que me lleva acompañando desde hace tres décadas. Aunque implique necesitar ayuda para por ejemplo vestirme, comer, asearme o desplazarme a la hora de salir, soy una persona que veo esta discapacidad como una oportunidad para aprender y enseñar cosas que para la mayoría de la gente resultan insignificantes por el simple hecho de alcanzarlas  de manera automática con un “chasquido de dedos”. La paciencia, el sentido del humor y la constancia son las  principales características para poder ir superando los retos que me va proponiendo la vida.

Cuento con una familia como pocas, la cual contribuye a que las dificultades en muchas ocasiones desaparezcan y en otras tantas se hagan más llevaderas. Sin lugar a dudas, mis seres queridos son los pilares para lograr las metas que me propongo, pero también la fuerza interior que me inyecto  a mí misma cada día es fundamental.

La Parálisis Cerebral es una gran desconocida para la inmensa mayoría de la sociedad. Uno de los motivos se debe a la amplia variedad de problemas motores que entraña. Aún así, directa o indirectamente, de forma permanente tratamos de demostrar nuestras capacidades para poder jugar en una liga similar; así es como me siento a veces. Pienso que una buena manera de mejorar es actuando, no hablando, recordando que, “la silla de ruedas esta en el culo, no en la cabeza”.

El cómo y el cuándo son cuestiones que en un porcentaje elevado no dependen de ti, sino de los que te rodean ¿Cuándo o cómo haces…? Pues cuando se pueda o como se sepa. Es decir, convivir en general supone una adaptación a las circunstancias, pero cuando se tiene una diversidad funcional (discapacidad), la adaptación al entorno se multiplica, de forma que en muchos aspectos no puedes elegir lo que realmente quieres o te apetece por el escaso abanico de posibilidades que encuentras. Los estudios son un claro ejemplo, haces lo que te ofrecen, no lo que te gustaría. Este puede ser el lado más complicado de encajar, la falta de libertad y oferta para elegir: o no se tienen oportunidades o las mismas están tasadas o preestablecidas.

Indiscutiblemente, hasta que cada persona no experimenta en su piel o en su entorno cualquier limitación, resulta muy difícil querer, o más bien necesitar, que exista un profundo conocimiento e igualdad en oportunidades. Pero las barreras, tanto arquitectónicas como humanas son continuas para poder, desde dar un simple paso, hasta para acceder al mercado laboral. ¿Por qué ocurre esto? Porque vivimos en un mundo individualista, competitivo, dependiente del dinero y lleno de prejuicios, que parece que sólo disminuye un poco en determinadas fechas y entornos. En concreto, la imagen que percibo de la sociedad sobre mi discapacidad es primeramente el miedo al ver acercarse la silla. Luego, si se paran para observar, sus caras reflejan asombro, pena y condescendencia. Y por último, si dicen algo, sus conclusiones son positivas pero insuficientes. En definitiva, da la impresión de que somos “bichos raros”, se nos quiere pero no se nos incluye en el ritmo real de la vida social.

Mis sueños y deseos no creo que disten demasiado de los de cualquier otra persona que se sienta joven, con infinita ilusión por llevar a cabo su proyecto de vida. Esto significa acceder a un puesto de trabajo digno, tener opciones de independencia viables que no sea la típica residencia… y el deseo más importante es que me encantaría hacer ver a la gente, que abran los ojos, teniendo en cuenta que el corazón no tiene ninguna minusvalía para amar la vida en general, ni mucho menos a alguien en particular.       

Puedo trabajar, ¿puedo?

La búsqueda de empleo está siendo desde hace aproximadamente seis años una carrera de fondo en la cual a veces la impotencia y la resignación parece ser la meta más cercana. Aunque se trate de un tema complicado, la fuerza mental es el mayor secreto.   

En 2010 obtuve el título de Grado Medio en Gestión Administrativa en la Fundación Bobath y, gracias a ello, pude realizar unas prácticas en Repsol en el departamento de gestión laboral, desempeñando las siguientes funciones: 

  • Proceso de altas y bajas de los contratos en la aplicación de gestión laboral. 
  • Extracción de ficheros de SAP de empleados. 
  • Comunicación, seguimiento, y actualización de contratos en la web contrat@ del Servicio Público de Empleo Estatal. Verificación de la actualización de los datos. 
  • Análisis de datos y elaboración de gráficos sobre ficheros Excel de empleados temporales. 

El grado de discapacidad que tengo no me ha impedido además desarrollarme profesionalmente como auxiliar de gestión de contenidos web en la Fundación Bobath durante 5 años. Actualmente, me encuentro colaborando como recepcionista en el centro de adultos de esta misma fundación.

Esta experiencia me ha servido también para descubrir que soy excesivamente perfeccionista y que esto, a veces, incide en mi lentitud en la ejecución de tareas. No obstante, mi afán de superación y mi sentido de la perseverancia me ayudan a concluir mis tareas siempre con diligencia.

Cuando comencé la aventura de intentar hacerme un hueco en el mundo laboral imaginaba que sería una misión complicada, pero parto de la base de que nada es fácil. Ahora bien, creo que influyen varios factores: el desconocimiento de la  ley de inserción laboral de personas con discapacidad (LISMI), que establece una cuota mínima de un 2% de empleados con discapacidad para empresas de 50 o más empleados; la dificultad de encontrar personas con discapacidades compatibles con el puesto de trabajo disponible; el coste de adecuación del puesto de trabajo a la discapacidad del trabajador y un teórico mayor absentismo de nuestro colectivo.  Sin duda también la crisis económica ha agudizado esta situación.

Aun siendo tanto consciente como compresiva con lo expuesto anteriormente, resulta duro comprobar en tu piel las escasas oportunidades que se nos brinda. Estamos en constaste demostración y reinvención para, en definitiva, sentirme/sentirnos útiles e integrados de verdad en este ámbito. ¿Consideran que pido demasiado?

 

 

Ganador del concurso de relatos

Ya tenemos Ganador del Concurso de Relatos. Desde Gerosol queremos daros las gracias a todos los que habéis participado, estamos realmente encantados con el seguimiento constante que nos estáis brindando, no sólo con este concurso si no a través de todas nuestras Redes Sociales y queríamos aprovechar esta ocasión para agradecéroslo. ¡GRACIAS!

paisaje

Enhorabuena al ganador, ahí lo tenéis:

Silencio. Respiro

Silencio. Respiro. Y terminaron amándose en una constante e inquietante calentura. Sollozando de rabia, de olvido. Prostitución sumergida. Sentía ya su amor como agujas de hielo. Y se hicieron mayores. Eran malos amores percutidos. Recordaban aún el alucinante calor del pasado y la ilusión intacta. Lo hacían después de poseerse. Ella era una perfecta cuerda de violoncelo, boca abajo, con la mirada ensanchada y la pasión intacta. Risas, retozos, descubrieron el sexo después del sexo. Los cuchicheos y la pena. El sexo también a veces les conducía hacia el inmenso vacío de no tenerse….el era harina apremiante de voracidad, de tierra regalada, de Mar proclive, de velero y pólvora. Sus ojos aún guardaban el impacto del primer día. Abordaje pleno. Descubrimiento exacto de una perfecta geometría. Era el paroxismo del amor. Era también resaca de un mundo acabado, de este o de otro mundo. Que se yo. Era un mundo definido y decorado de nostalgia.

Volvieron a amarse entonces en el sosiego de la misma manera que antes lo habían hecho en el escándalo.

Y sólo siento ya sus uñas malvas, un calor intenso, y la incansable nostalgia de su sexo. Tu pelo en bucles, tu pelo en liso, de guerras al fin exhausto, de mundos privados. Las letras como el alambre, dibujaban en la pared el imborrable recuerdo de tu sexo. Volvió el mal, en su forma más descarnada, atroz, fulgurante y ciclón. Sangre. Cenizas. Huele a destino. A rencor y a odio. Ya no le hacía el amor. Dureza cruel y deseada. Dominio pleno y absoluto. No existieron ya más las caricias, nunca más los besos, Nunca ya nada existió. Se disfrazó un día de cariño, para poseerla de nuevo, derrotarla, violencia al fin.

Hacían el amor bajo los toldos, en los negros acantilados del olvido. En el escueto tremedal del recuerdo. A pleno día, y casi siempre en la inconsciencia, en la inquietante e insoportable calamidad de los recuerdos. Pero hacían el amor, y se encontraban. Reemplazaban la soledad por sangre y pólvora. Sangre y pólvora. Luego, en unos segundos, sus ojos recuperaban el naufragio… se cerraban los toldos, cobertizos de cal, generosos al fin de recuerdos….cuando ella buscaba el olvido.

A veces prefería no escarbar en lo que pensaba. No tengo el valor de mirarte, de ver como han pasado los años… los olvidos, pero ya no puedo correr más…. Huele a sangre y a estiércol, a leña y a clavo. A pólvora. A columnas de cieno que me abrazan en un abrazo infinito. Me embadurnan y me llevan. Pasarela de incienso, de cenizas recientes. Me aferro al recuerdo. Me golpean. El clavo, la sangre, tu olvido.

Ahora ya solo veo el escaparate de vidrios de colores. No es real. Se dibuja. La impiedad se alza en personal desprecio hacia el recuerdo. Sin reproche. Sin aliento. Es el infinito poder del olvido. Me limpio los labios a fuego lento, y acaricio, con solemne consciencia tu fuego. Clavo y sangre. Se juntan y acarician en una ceremonia de inusitada comicidad. Sin gracia. Sin lagrimas que perdonen. Recoge ya todo, dobla las esquinas de los recuerdos. Vuelve al castaño, y espera. No queda nada para que llegue. Silencio. Se pudre. Marchito. Se muere.

Y se hicieron mayores. Hacían el amor bajo los toldos, el lo hacía ya desde la muerte, y ella lo hacía desde la vida.

productos

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.

Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Número de autorización S2941 y S5424, posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ACEPTAR

Aviso de cookies