Posts sobre familiares

Encuentro con Conchita Momeñe: Tu mayor amiga, la tercera edad

Cuenta una leyenda japonesa que hay personas predestinadas a encontrarse, unidas por un hilo rojo que los dioses han atado a sus meñiques. En nuestro siglo, sin embargo, parece que estos hilos que unen a las personas se están rompiendo. Cada vez hay más gente, pero cada vez más sola, un problema que afecta especialmente a las personas mayores. ¿Cuántos caminan por la calle con la soledad como única compañera? ¿Cuántos ni siquiera salen de casa? Si los dioses no nos ayudan, ayudémonos las personas.

La esperanza de vida sigue aumentando en nuestro país, un dato alentador. Sin embargo, el estilo de vida va cambiando conforme avanza la edad, y en muchas ocasiones sucede que las personas mayores van encontrando más dificultades para poder seguir con una vida social plena.

La soledad como problema multifactorial

A ciertas edades, los hijos se han marchado de casa, y en el peor de los casos, la pareja o los amigos han fallecido. Para poder seguir teniendo relaciones sociales las personas mayores se ven cada vez más obligadas a salir de casa, un hecho que puede no ser fácil en función de las infraestructuras que presente la vivienda, o de la movilidad de la propia persona para caminar sola. A esto se le une que la vida en las ciudades cada vez es más hostil para los ancianos, los ritmos de vida han cambiado, las barreras arquitectónicas a veces son insalvables, los comercios tradicionales donde el tendero te conoce personalmente se han ido sustituyendo por franquicias y grandes superficies, y la situación de las pensiones hace que la economía resulte un factor limitante. El barrio de toda la vida ha pasado a ser un lugar desconocido para la persona.

La soledad es un problema social, porque es el resultado de la falta de relaciones sociales. Pero la soledad no tiene que ver tanto con la edad de por sí, como con circunstancias del envejecimiento que hacen que las personas mayores sean más vulnerables a ella. Además, las relaciones sociales son cada vez las débiles. Herramientas como Facebook o Whatsapp facilitan la conexión con mucha gente, pero son relaciones a menudo más superfluas y efímeras, donde un solo clic puede hacer que la amistad no continúe, una dinámica a la que la persona mayor no está acostumbrada.

El recuerdo como piedra de apoyo

Pero, la alegría en la vejez también se puede potenciar a través del recuerdo. Por ello, en la medida en que los mayores recuerden las grandes amistades que han labrado, el amor que han sentido o los éxitos profesionales alcanzados, mejorará su estado anímico. Asimismo, algunas personas mayores dejan de soñar porque piensan que ya lo han vivido todo. Sin embargo, hay que seguir marcándose metas, que no tienen que ser grandes proezas, pero sí objetivos que a uno le estimulen y le hagan más agradable la rutina.

Quizás deberíamos aprender de ellas a tener un poco más de paciencia. Hoy os invitamos a escuchar las sabias palabras de una mujer mayor llamada Conchita. Le agradecemos su tiempo y enseñanzas.

Función de la terapia ocupacional frente al ictus

Imaginemos que cada día nos miramos al espejo y este nos devuelve una visión agradable, que nos gusta; un reflejo en el que hemos trabajado toda la vida. De pronto, ese espejo se rompe y cuando intentas juntar todos los trozos te devuelve una imagen desfigurada y muy diferente a la que veías. Puedes intuirte en esa imagen, pero no es a la que tanto tiempo y esfuerzo has dedicado. Algo parecido suelen experimentar las personas con daño cerebral sobrevenido. Por ello, cuando se produce una lesión cerebral supone un cambio radical en la vida de la persona afectada y en la de su familia. Situaciones cotidianas que antes se hacían con total normalidad ahora suponen un reto para todos. En este artículo nos centramos en la importancia que tiene la terapia ocupacional tras sufrir un daño cerebral en general, y un ictus en particular.

Una lesión cerebral con consecuencias variables

Con el término “ictus” nos referimos a cualquier trastorno de la circulación cerebral, de comienzo súbito, y que puede ser consecuencia de la interrupción del flujo sanguíneo a una parte del cerebro (isquemia cerebral) o por el contrario a la rotura de una arteria o vena cerebral (hemorragia cerebral).

El cerebro está formado por células (neuronas) y fibras nerviosas que controlan el resto de nuestro cuerpo. Es el responsable de actividades voluntarias como caminar, pensar o hablar, y también de actividades involuntarias como ver o parpadear. La afectación de cada persona va a depender del lugar y la extensión del daño, por lo que pueden aparecer diferentes alteraciones a nivel cognitivo (memoria, percepción o alteraciones del lenguaje) y sensorio-motor (hemiplejia, hemiparesia…), que pueden provocar o no dificultades a nivel afectivo-emocional o de desarrollo social.

Es fundamental reconocer los síntomas de un ictus (pérdida de fuerza o visión, dificultades de expresión y dolor de cabeza intenso de inicio brusco), ya que las primeras horas son fundamentales para su buen pronóstico. Desde el momento del daño, el trabajo del equipo de profesionales encargado de la atención de la persona irá encaminado a preservar las estructuras y funciones conservadas e intentar conseguir la máxima capacidad física, funcional y social para una adecuada reintegración en su entorno social, familiar y laboral.

Terapia ocupacional personalizada según las necesidades.

Tanto en la fase aguda como a largo plazo, la figura del terapeuta ocupacional va a ser muy importante para el día a día de la persona. Desde el inicio en terapia ocupacional se van a evaluar las capacidades y necesidades de la persona para desarrollar las actividades más habituales y la intervención irá dirigida a recuperar la máxima independencia en el desarrollo de las mismas.

En un inicio, cuando la lesión acaba de suceder, el tratamiento se centra en la prevención de alteraciones secundarias a la lesión, el desarrollo de programas de estimulación sensorial, y en dar pautas y apoyo psíquico a la familia.

Cuando la persona se encuentra estable, la terapeuta ocupacional valorará las capacidades y necesidades físicas, cognitivas, sociales y del entorno físico y social de la persona. Junto al paciente y la familia se consensuan objetivos de tratamiento, que irá enfocado al entrenamiento de las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria, reeducación de la destreza manual y mejora de la tolerancia al esfuerzo; buscando la recuperación de las capacidades sensoriales y motoras.

Dependiendo de la afectación, la persona podrá recuperar todas las actividades que realizaba antes de la lesión, solo algunas o precisar apoyo para la mayoría de ellas. En el primer caso habrá una fase de readaptación en la que el entrenamiento realizado tendrá que generalizarse al entorno físico y social de la persona.

En los casos en que las secuelas, con mayor o menor intensidad, se mantengan en el tiempo, el tratamiento sigue en diferentes recursos asistenciales en los que se trabaja por identificar las necesidades y deseos de la persona y la familia para generalizar aquellas actividades conseguidas e identificar y entrenar otras nuevas, desarrollar programas de ocio, favorecer la máxima integración social, orientación laborar y adaptación del puesto laboral.

La incidencia global del Ictus en España no se conoce con precisión y se estima que puede oscilar entre 120-350 casos por 100.000 habitantes/año. Las tasas se duplican por 10 en la población mayor de 75 años.

Cabe mencionar que el Día Mundial del Ictus se celebra cada 29 de octubre, con el propósito de mejorar la prevención de esta patología y sensibilizar a la sociedad sobre la gravedad de dicha situación.

Está claro que cada caso puede presentar una patología distinta, pero con un programa interdisciplinar de rehabilitación del ictus realizada por un buen equipo de profesionales, puede mejorar considerablemente.

 

“Pequeños Amos de Casa es una gran solución para un problema global”

Hemos tenido el placer de hablar con Ana Sancho, creadora del proyecto “Pequeños amos de casa”, una iniciativa que pretende fomentar valores de igualdad a través de las tareas del hogar

Aprovechamos el momento para darle las gracias por habernos dedicado parte de su tiempo.

 

¡Empezamos la entrevista!

 

En primer lugar, Cuéntanos un poco sobre ti… ¿Quién es Ana Sancho?

Soy emprendedora nata, madre de dos niños y con ganas de mejorar el mundo.

 

Explícanos brevemente ¿en qué cosiste el proyecto denominado “Pequeños Amos de Casa”? ¿Desde cuándo está en marcha?

Es un proyecto educativo sobre corresponsabilidad e igualdad de género orientado a niños, niñas y adolescentes a través de las tareas del hogar. Comencé con él en septiembre de 2015.

¿Se trata de un proyecto local, autonómico y/o estatal? ¿Tienes previsto ampliar esta iniciativa a más ciudades de nuestro país?

Yo diría global. Pequeños Amos de Casa es una gran solución para un problema global. Educa en la igualdad, en la corresponsabilidad y en la conciliación con naturalidad e ingenio gracias a las tareas del hogar. Damos respuesta a las necesidades de esta sociedad de manera creativa.

Nos adaptamos a las necesidades de cada uno, bien sea con Talleres de Experiencias, Conferencias de sensibilización. www.pequeñosamosdecasa.com

¿Crees que educamos lo suficiente en igualdad?

Nunca es suficiente, ya que los resultados de momento no son los esperados por la sociedad. Queda mucho camino por recorrer pero cada vez estamos más cerca y si nos centramos en los más pequeños el acelerón será notable.

¿Por qué es necesario un aprendizaje en valores de corresponsabilidad? ¿Debemos enseñar los niños/as a que se responsabilicen de las tareas domésticas? ¿Por alguna razón no es algo que puedan aprender a hacer solos?

Partiendo de la base que es responsabilidad de todos dejar un mundo mejor, el inculcar valores de corresponsabilidad, igualdad, organización, trabajo en equipo, autonomía personal y conciliación es una apuesta segura para crear una sociedad fuerte y todo ello se enseña invitando a colaborar en las tareas del hogar a Grandes y Pequeños. La mejor forma de aprenderlo es siendo ejemplo los Grandes para los Pequeños. Esa fórmula no falla, hacemos y repetimos lo que vemos.

¿Cuáles son las reacciones más destacadas entre el colectivo infantil cuando se les presentan las distintas acciones a realizar?

Entusiasmo, Alegría, fuerza, motivación, voluntad…Son increíbles, una vez más son ellos quienes nos enseñan!

Estas actividades educativas de carácter domestico ¿tienen la misma acogida entre las madres que entre los padres?

Cada vez somos más conscientes de que la Familia es un EQUIPO y como tal tenemos que poner nuestro granito de arena para que funcione. Todos los miembros deben colaborar y aportar lo mejor de cada uno. Es importante valorar la tarea que cada uno realiza y no criticar el resultado. Por lo tanto, la acogida para todos los miembros de la familia es Positiva, una vez hemos tomado conciencia de los valores que potenciamos con ella.

 ¿A qué edad recomiendas iniciar a niños/as en la participación en las tareas del hogar? ¿Cómo podemos conseguir que los pequeños se motiven para obtener la colaboración de ellos/ellas en casa y qué beneficios aporta este aprendizaje?

Cuanto antes mejor, desde bien pequeños podemos invitarles a colaborar a participar en cualquier tarea del hogar acorde con la edad, (recoger juguetes, regar plantas, ordenar zapatos…..) cuanto antes inculquemos el hábito mejor para todos. La motivación se consigue creando hábito y dando ejemplo. Es importante entender que nadie ayuda a nadie, que todos colaboramos porque convivimos bajo el mismo techo y es nuestra responsabilidad. Muy importante no imponer tareas, son tantas que el dejar elegir siempre ayuda a que la colaboración fluya de una forma natural. Los beneficios que obtenemos son infinitos tanto para los miembros de la familia como para uno mismo.

¿Existe mayor conciencia al respecto en nuestra sociedad? (Sea cual sea el ámbito)

Sin duda. Es un gran motivo para sentirnos optimistas y ver que vamos por buen camino.  

Esperemos que con esta iniciativa se logren abran nuevos caminos hacia la educación en igualdad de género. Muchas gracias Ana por atendernos.

Personal interno: Una opción más para la atención a las familias

Se estima que en un 95% de los casos, los familiares de personas en situación de dependencia consideran que donde estas personas están mejor atendidas es en su propio domicilio. Esto puede ser cierto siempre y cuando la ayuda a domicilio viene de la mano de una empresa sociosanitaria con profesionales con experiencia y además si la vivienda se encuentra adaptada a las necesidades de la persona dependiente permitirá que ésta reciba una atención de calidad y adecuada a su situación.

Una figura en auge durante los últimos años para la atención y cuidado de familiares dependientes es la de la empleada de hogar interna. Las unidades familiares cuentan cada vez más con una persona ajena a la familia conviviendo en el domicilio. Según la información proporcionada por los sindicatos (CCOO y UGT) estiman que el número de empleados de hogar en España asciende a unas 700.000 personas.

En Gerosol hemos detectado este aumento de solicitudes y por ello hemos puesto en marcha un nuevo servicio de intermediación laboral para dar una respuesta profesional a esta nueva demanda de “cuidadora interna”, garantizando que el proceso se cumpla con la mayor calidad.

Nuestra intención es facilitar al familiar todo el proceso de selección, contratación e incidencias de sustitución que puedan surgir, ya sean vacaciones, enfermedad, etc. Del mismo modo, entendemos que el servicio de Gerosol no sólo se puede quedar en un mero trámite de intermediación, por ello, hemos incluido la figura de una supervisora, o Coach del Cuidado, siendo éstas una Trabadora social, como nexo de unión entre la familia y la evolución del servicio; así como la figura de una Enfermera que nos permitirá llevar a cabo un control y seguimiento del estado de salud y dar  soluciones a situaciones clínicas que así lo requieran.

Es importante enfatizar que esta figura de cuidadora interna, no siempre es la alternativa más adecuada para cuidar a nuestro familiar. Pues este tipo de servicio está dirigido para personas con plena autonomía o que se encuentren en una fase leve de dependencia. Cuando el nivel de dependencia es mayor y la persona requiere de una atención y cuidados éstos deben ser ofrecidos por profesionales con mayores conocimientos y experiencia profesional, ya que este hecho prolongará la posibilidad de estancia de los mismos en su hogar, en un  entorno de seguridad.

A lo largo de nuestra trayectoria hemos encontrado que muchos cuidadores no disponen de la formación necesaria en atención a la persona, y que no cuentan con los permisos para trabajar de forma reglada en nuestro país. Somos conocedores de la vulnerabilidad de las personas mayores y que son un blanco fácil de estafa y engaño, una contratación particular desde la desesperación de muchas familias por encontrar una persona que cuide de su familiar, puede acarrear situaciones desagradables pues ingresan en el domicilio sin pasar ningún tipo de filtro, ni control en el día a día.

En Gerosol nos ocuparemos de encontrar tu cuidadora interna ideal, para que tengas tranquilidad tú y los tuyos.

Personas mayores abandonadas en hospitales

Lamentablemente la violencia puede ocurrir en todos los escenarios de la vida. Hay, sin embargo, algunos contextos en los que ocurre con mayor frecuencia. El primero de ellos es, obviamente, la guerra. Pero el segundo, mucho más llamativo, es la familia, una estructura que, basada teóricamente en el amor entre sus miembros, parece que debería estar libre de conductas dañinas. Sin embargo, los casos de maltrato se suceden dentro de los núcleos familiares, una cuestión que en España que no había sido analizada con la profundidad que su gravedad merece hasta la actualidad.

Recordemos que la violencia consiste en una acción, por ejemplo, pegar o insultar a alguien. Pero también puede ser tipificada como violenta aquella conducta en la que se desatiende la obligación de dispensar los cuidados necesarios a una persona, cuando ésta presenta una dependencia. Esta última clase de violencia es la denominada “negligencia” o “abandono” y se trata de una forma de violencia muy presente en los casos de maltrato de personas mayores en la familia. ¿Pero cómo hemos llegado a esta situación de abandono de nuestros mayores?

No hay justificación válida para el abandono

A medida que nuestro país va envejeciendo, comenzamos a ver, con más asombro que frecuencia, cómo algunos de nuestros mayores son abandonados en centros geriátricos y hospitales. Los familiares responsables del ingreso del anciano en el centro, desaparecen cuando reciben la notificación de que tienen que recogerle de nuevo, o sencillamente alegan que no pueden hacerse cargo por falta de tiempo o exceso de trabajo.

Una justificación cada vez más común en el abandono de ancianos está relacionada con la falta de recursos y las deficiencias económicas del núcleo familiar, que considera que aunque en soledad, sus familiares podrán al menos comer y pasar la noche calientes. Este fenómeno incluso puede ser fruto de la evolución de la población de nuestro país, ya que es cada vez más mayor, aunque a estos motivos debemos añadir otro más, como es la evidente falta de valores en la sociedad actual.

Por sus cabezas jamás se les hubiera pasado que un día ellos serían los protagonistas de una historia de soledad y abandono, pero así ha sido. Se trata de trece ancianos que permanecen abandonados por sus familiares en el Hospital General de La Palma. Una cifra tras la que se esconden hombres y mujeres en plena vejez y sin patologías que obliguen a un ingreso hospitalario, algunos de ellos en procesos de depresión y todos víctimas de una profunda tristeza por la situación que les ha tocado vivir. Los perfiles más habituales son las personas de entre 75 y 85 años.

En casos como éstos, la labor del personal sanitario pasa en muchos casos a ser asistencial y hasta de acompañamiento y ayuda emocional. Pese a todo, ello no puede suplir la enorme decepción que les sobrecoge, aunque sigan defendiendo que lo más importante es la familia.

Sin el respaldo de la justicia

A la hora de ingresar a una persona en el hospital hay un trámite legal que se puede seguir, sin embargo para dar un alta los médicos se encuentran desamparados ante la ley. El profesional puede forzar un ingreso por orden judicial yendo a un juzgado de guardia, pero al contrario es un problema, porque si la familia se niega, no hay nada que hacer. Si el médico, por ejemplo, lo lleva a una residencia por su cuenta, la familia le puede denunciar. Este es un problema muy serio que requiere de un abordaje social, jurídico y político urgente.

Cuando se produce un abandono en el hospital, las soluciones son diversas, dependiendo de la situación. Generalmente se les traslada a un centro de mayores o se les facilita asistencia a domicilio. Sin embargo, hay ancianos que no tienen un entorno que pueda apoyarle y otros casos en los que se carece de una vivienda digna o que no cumple las condiciones necesarias para habitarla.

Las denuncias ante la Fiscalía por abandono no suelen tener éxito debido a que dicho delito no está lo suficientemente tipificado en el Código de Derecho Penal. De hecho, dado que los ancianos siguen siendo atendidos en los hospitales, no se produce un abandono real.

En Gerosol Asistencia trabajamos por tu calidad de vida y la de los tuyos

Debemos trabajar como sociedad, con más ahínco, en el fortalecimiento de nuestros valores. Vienen tiempos diferentes, pero lejos de que este sea el cambio que tenemos que vivir, comprometámonos a trabajar, para convertir el envejecimiento en una oportunidad, en lugar de un problema.

logo-suma-de-todosEMPRESA AUTORIZADA POR LA CONSEJERÍA DE POLITICAS SOCIALES Y FAMILIA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
Gerosol Asistencia presta sus servicios en todo el territorio regional.
Números de autorización S2941, S5424 y S6584 (Rehabilitación Médico Funcional), posee todos los certificados necesarios para prestar sus servicios con la máxima garantía de calidad.

Satellite
CENTRO ACREDITADO por la D. G. de Coordinación de la Dependencia para la prestación del CHEQUE SERVICIO.

Si desea solicitar más información sobre este servicio, cómo tramitarlo y los requisitos necesarios para su gestión, puede hacer link en el siguiente enlace

.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Llámanos!